Año electoral/ Debate electoral  - LJA Aguascalientes
01/07/2022

Es curioso como, quienes hacemos de lo electoral nuestro modus vivendi contamos el tiempo. Escondida entre el amasijo legal que sustenta la materia se encuentra una disposición que previene que, mientras nos encontremos dentro del periodo que comprende el proceso electoral, desde su declaración de inicio hasta la clausura, todos los días y todas las horas serán consideradas como hábiles para efectos jurídicos.

Esa simple frase sustenta el que, quizá, es uno de los más grandes sacrificios de las personas trabajadoras electorales: durante los procesos no existen sábados ni domingos de descanso. Las tardes de pasar con la familia se vuelven tardes de oficina (pasando el tiempo con nuestra otra familia, la electoral). Los cumpleaños se celebran mandando mensajes a los grupos de redes sociales familiares, se pierden momentos importantes, aniversarios, primeras palabras, últimas palabras, y todo por hacer lo mejor posible nuestra encomienda.

Y esta encomienda de la que hablo no solamente es la de contar votos (plot twist: la autoridad electoral no cuenta votos, porque estos son contados por la ciudadanía en las casillas) sino verdaderamente generar paz social y estabilidad en la cotidianidad a partir de provocar la renovación periódica, e insisto, pacífica, de las autoridades ejecutivas y legislativas.

No se piense que es queja, por el contrario, además de lo que he expresado en cuanto a la medición del tiempo, el ciclo trianual de organización de las elecciones que se usa como parámetro para contar nuestra vida electoral, se vio alterado por la serie de modificaciones establecidas para el empate de los procesos federales y locales, por lo que tanto este año 2021 como el que en unos días más inauguraremos, son considerados años electorales, dado que en los dos habrá, distintas pero iguales, jornadas que permitan la renovación de las autoridades con las características que mencionaba anteriormente.

Siempre he considerado el año nuevo como una de mis festividades favoritas. El inicio de algo, lo que sea, es la oportunidad que nos da permanentemente la vida de enseñarnos que no importa lo bien o mal que te encuentres, eso no tiene porque ser así siempre. Iniciar un ciclo representa, desde mi punto de vista, pretender ser mejor cada vez dado el aprendizaje obtenido: lo que hiciste bien continúa haciéndolo, lo que hiciste mal mejóralo.

Enero, el comienzo de este nuevo año, de este nuevo ciclo, se dedicaba en sus orígenes al dios Jano, deidad cuya característica era la de poseer dos caras, por lo que le eran consagradas las puertas o los comienzos y finales. La simbología de cada que comienza este mes, y con él un nuevo año, es la de encontrarnos al mismo tiempo al final de un ciclo anterior, e inmediatamente al comienzo de uno nuevo. Es el portal que transpondremos hasta perdernos de vista, inaugurando con ello una nueva manera de enfrentar los acontecimientos.

Siempre ha sido una necesidad del ser humano el tratar de suponer su futuro y hacer las más inverosímiles actuaciones con tal de adivinar lo que vendrá. Para nuestra mala fortuna no existe una condición que nos remita, con certeza, a adivinar nuestro porvenir. No obstante, sí hay una forma de prever que nuestros actos se conducirán por un sendero de éxito, siempre y cuando pongamos de nuestra parte para que ello suceda.

En el camino de la vida no siempre encontraremos condiciones idóneas, e incluso en muchas ocasiones será preciso un golpe de timón para enmendar el plan original sin perder de vista el destino. Lo mismo sucede en materia electoral.

Nada ni nadie nos garantiza que el año electoral que comienza será un año de éxito, pero de lo que sí estoy seguro es de que la visión institucional en la que se fundamentará el accionar para lograr, a pesar de las adversidades, el mejor de los procesos electorales, será el que nos ha impulsado, justo este año que está por concluir, y los anteriores, a dar nuestro mejor esfuerzo.


Que este nuevo comienzo sea exitoso en todos nuestros ámbitos, y que esta oportunidad de ser mejores la conservemos durante todos los días a lo largo del año. Son mis mejores deseos.

 

/LanderosIEE | @LanderosIEE


Show Full Content
Previous 00:00/ Por mis ovarios, bohemias 
Next ¿Cómo usas los residuos orgánicos? Aquí te contamos de qué trata el compostaje
Close

NEXT STORY

Close

Enfermos renales cuestan al IMSS 118 millones al año

25/02/2017
Close