La paridad de género, su contraste y evolución/ Meridiano electoral  - LJA Aguascalientes
16/05/2022

El significativo, pero aún insuficiente avance de la participación política de las mujeres, ha caminado por un largo proceso histórico de persistencia y resistencia, pues desde inicios del siglo XIX, algunas mexicanas iniciaron la lucha por participar activamente en los asuntos políticos del país, siendo hasta 1953 cuando se logró el reconocimiento de su derecho a votar y posteriormente a ser votadas, siendo que en 1979, Griselda Álvarez fue electa como la primer gobernadora.

Así, en el año de 1993 se introdujeron por primera vez las entonces llamadas cuotas de género dentro de la normatividad electoral de nuestro país, sin embargo, estas disposiciones aún y cuando ya se encontraban reguladas, no sentaban una obligación vinculante para su cumplimiento, no obstante, se logró promover una mayor presencia de mujeres en la conformación del Congreso de la Unión, pues el porcentaje de curules ocupadas por mujeres pasó de un 8% a casi el 14% en la Cámara de Diputados; y de un 4% a un 13% en la Cámara de Senadores.

Actualmente, el ya renovado concepto de paridad de género, ha tomado un papel tan relevante a nivel mundial, que ya influye como parámetro para medir la calidad democrática de cualquier país. En México, la paridad de género se ha consagrado como un principio fundamental en nuestra Constitución Federal, buscando en todo momento una participación equitativa y justa, que asegure que al igual que los hombres y las mujeres tengan representación igualitaria y efectiva en el ámbito político.

Bajo tales consideraciones, no debe pasar desapercibido que estamos transitando por una realidad histórica, en el que los puestos de poder son y serán ocupados al menos por el 50% de mujeres y el 50% por hombres dentro de las diferentes funciones del Estado, en los tres niveles de gobierno, organismos autónomos, así como en las candidaturas de los partidos políticos a cargos de elección popular. Todo esto, derivado de la reforma constitucional del año 2019 denominada “paridad total”.

Con este relevante trabajo legislativo, se ha procurado transitar de una concepción tradicional de paridad formal y cuantitativa a una contemporánea de paridad sustancial y cualitativa, lo que se traduce en que las políticas públicas que se susciten en relación a la participación política de las mujeres, deberán seguir ampliando progresivamente el alcance del referido principio de paridad, de tal manera que se garantice su aplicación en todos los ámbitos posibles.

En ese sentido, se debe destacar que los partidos políticos nacionales y locales han contribuido de gran manera al desarrollo de este mandato constitucional, pues en el contexto de los avances de las mujeres en la consecución de puestos de poder, están logrando promover una concepción más amplia que optimice el principio de paridad, trayendo consigo cambios y avances significativos como: visibilizar a las mujeres en cargos que antes eran del dominio del género masculino, inspirar a más mujeres que quieran acceder a cargos de dirección y candidaturas, así como ser parte de la toma de decisiones de los propios partidos.

No olvidemos que, la inclusión de la mujer en cargos de elección popular y de toma de decisiones es de vital importancia para el fortalecimiento de la democracia en todas sus aristas de participación ciudadana, pues según cifras del INEGI, al año 2021, el 51.2% de la población de México son mujeres.

Es oportuno precisar, que se continúa recorriendo el camino del empoderamiento femenino y que aún quedan retos y obstáculos que superar. Por lo que es imprescindible la labor de todas las autoridades jurisdiccionales electorales, legislativas y organismos públicos en el sentido de reconocer, proteger y sobre todo potenciar los derechos político-electorales de las mujeres.

Debemos seguir trabajando arduamente para lograr una paridad efectiva, pues las mujeres son parte fundamental para el desarrollo y crecimiento de nuestro País. Eliminemos los estereotipos de género arraigados en la sociedad y luchemos por erradicar la violencia política contra las mujeres.


“Cuando una mujer ingresa a la política, ella cambia; Pero cuando muchas mujeres ingresan a la política, la política cambia”Michelle Bachelet, Expresidenta de Chile.


Show Full Content
Previous Intervenciones para mejorar la seguridad vial/ Agenda urbana 
Next “Al carajo con ese cuento”, dice AMLO sobre favorecer primero “a los de arriba”
Close

NEXT STORY

Close

Conmemoran el Día Mundial de las Víctimas de Accidentes de Tránsito

19/11/2015
Close