Noche de Fuego es un iceberg completo/ Por mis ovarios, bohemias  - LJA Aguascalientes
28/05/2022

Un iceberg es un bloque enorme de hielo que se desprende de glaciares y flota por los océanos. La punta del iceberg es sólo una octava parte y está compuesta de nieve que se derrite, mientras que el resto, un trozo descomunal de hielo duro, se esconde en las profundidades arrasando todo a su paso.

La analogía más repetida para clasificar la violencia de género es que el feminicidio es la punta del iceberg y por eso mismo es que Noche de Fuego es el iceberg completo.

Noche de Fuego es una película de ficción que bien puede pasar por un documental. Narra de manera demoledora las violencias que tienen sumido al país. Bien podríamos pensar que la película es un retrato de la violencia de género, pero no es así, no hay manera de clasificarla sólo ahí porque deja ver las ruinas entre las que se mueve gran parte de la población.

Desde las violencias más íntimas como el abandono y el olvido hasta las violencias más públicas como la de la delincuencia organizada, Noche de Fuego detiene la respiración como si lo que estuviera frente a nosotros fuera un auto a punto de embestirnos, es violenta y dura en la placidez de una hamaca, incluso en un baile la violencia está ahí, no esa a la que estamos acostumbrados, pensar la violencia ahora es imaginar sangre, golpes, explosiones, mientras que la tensión, las miradas, el contexto, el poder, tienen la violencia esparcida en el ambiente, en medio de la serranía en donde conviven la naturaleza y la fecundidad con la explotación de la tierra y de su gente, ahí mismo, el silencio es violento cuando esperas lo peor, esperas los gritos de tu madre o la llegada de los que te harán daño, debes callarte para escuchar en medio de la noche a los perros que te avisen del peligro. Ahí mismo verás florecer a mujeres y niñas poderosas en todo su esplendor, y ahí mismo las inundarás de miedo, soledad y les darás muerte.

Noche de Fuego es un retrato contemporáneo de la pobreza extrema de una población que no tiene oportunidades, que carece de sus derechos humanos elementales, salud, escuela, una vida libre de violencia, esa que atraviesa a todos, al chico que por unos pesos extra se afilia a la delincuencia, a la población que para sobrevivir cultiva amapolas para el narco y a la vez vive rodeada de militares, a los militares que están obligados a ceder ante la potencia del crimen organizado, a los que pagan porque no les hagan daño, a los que migran para huir de la pobreza y dejan a sus familias desprotegidas, a las familias que son víctimas de desplazamientos forzados, a las mujeres que se embriagan con sus tristezas, preocupaciones y amarguras, a las niñas que se les niega la oportunidad de reír siempre, de conocer la felicidad infantil y el despertar de su sensualidad, del coqueteo y el amor, que viven al margen de sus ganas de aprender.

Noche de Fuego no se queda corta ante el panorama de millones de mujeres en México, uno donde la violencia extrema acapara nuestra atención por su brutalidad, por su dureza, donde solo intuimos que miles de mujeres asesinadas y desaparecidas no tienen una carpeta de investigación abierta porque fueron arrojadas entre la maleza, que nunca sabrán lo que significa la justicia, que desaparecen en la impunidad y la corrupción de los gobiernos y los poderes, poco es lo que hablamos de ellas, no se habla en los Congresos ni en los partidos políticos porque en la sierra no hay glamour pero sí una realidad violenta para todos por la cadena de omisiones, por el clasismo que insiste en únicamente exigir paridad en todo para tener un poder sin que beneficie a todas las mujeres. Noche de fuego retoma el sentido de sororidad que se ha trastocado, tres niñas se juntan, sin manual en mano, se arropan y se sienten.

Esta no es una película para la reflexión. La reflexión no cambiará los contextos sociales y violentos del país entero, las acciones, sí.

Noche de Fuego es la punta del iceberg y el iceberg completo. No es un alarido estruendoso; en la parsimonia de la sierra, en lo cristalino de los bordos de agua, en la mirada de una niña se encuentra el grito sordo de las violencias que forman un bloque de hielo durísimo e impenetrable que arrasa todo a su paso.

 


 

@negramagallanes


Show Full Content

About Author View Posts

Tania Magallanes
Tania Magallanes

Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

Previous Hace público el TEPJF el proyecto de resolución de la pérdida de registro de Encuentro Solidario y Redes Sociales Progresistas  
Next Racionalidad ambiental. Una propuesta de Enrique Leff
Close

NEXT STORY

Close

Prevé Sectur 50 mil visitantes para los tres Pueblos Mágicos en esta temporada

24/12/2015
Close