El Salvador, los Acuerdos de Paz/ Convicciones  - LJA Aguascalientes
25/05/2022

El pasado 16 de enero se celebraron los 30 años de la firma de los Acuerdos de Paz entre el gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en el Castillo de Chapultepec, en la Ciudad de México.

Así se puso fin a una guerra de 12 años que causó la muerte de entre 75,000 y 100,000 salvadoreños. El enfrentamiento entre la guerrilla y las fuerzas de seguridad inició a principios de la década de los setenta en medio de sucesivas dictaduras militares.

El proceso de diálogo entre el gobierno y el FMLN inició en abril de 1990 en Ginebra, Suiza, con la mediación de la ONU. Después las conversaciones se trasladaron a México.

Por el gobierno firmó el entonces presidente Alfredo Cristiani, del partido de la derecha Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), y por el FMLN los comandantes: Salvador Sánchez Cerén (FPL), Joaquín Villalobos (ERP), Schafik Jorge Handal (PC), Eduardo Sancho (RN) y Roberto Roca (PRTC).

Al final de la Guerra Fría, con la caída del muro de Berlín en 1989, las condiciones de la geopolítica mundial cambiaron. El gobierno de Estados Unidos, que durante la guerra apoyó política, económica y militarmente al gobierno salvadoreño, decide que se debe negociar.

El FMLN, en el marco de esa nueva realidad, asume también la necesidad de la negociación. Ninguna de las partes estaba en condiciones de derrotar a la otra. El conflicto se podía prolongar por muchos años más. Gobierno y guerrilla actúan con responsabilidad.

Como resultados de los Acuerdo de Paz en los pasados 30 años se han celebrado elecciones, en un país donde está prohibida la reelección presidencial, y la presidencia de la República la han ganado candidatos de ARENA (4) y del FMLN (2).

Desde un principio la Asamblea Legislativa, compuesta por 84 integrantes, quedó en una situación de empate entre ARENA y el FMLN. En alguna elección alguna de estas fuerzas obtenía tres o cuatro congresistas más, pero en la otra ocurría lo contrario. Hubo un real equilibrio de poder.

La situación política, que surge de los acuerdos, cambia de manera radical en 2019 con la elección presidencial que gana Nayib Bukele, con la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), un partido “prestado”. Por primera vez no era un candidato de ARENA y el FMLN.


El cambio se radicaliza con la elección legislativa de 2021 donde Nuevas Ideas (NI), el partido del presidente, obtiene 56 de las 84 diputaciones en disputa. Ahora tiene la mayoría calificada que le permite hacer los cambios que quiera a la Constitución.

Los errores de ARENA y el FMLN y, sobre todo, su incapacidad para cambiar su visión de la realidad y su discurso, seguían en las décadas de los setenta y ochenta, los ha convertido ahora en fuerzas políticas marginales.

En el futuro próximo no se ve que ARENA y el FMLN puedan recuperar la fuerza política y electoral que tuvieron antes. Han sido desplazados del poder y lo más probable es que para siempre.

 

@RubenAguilar


Show Full Content
Previous De Rebote
Next Los cuentos de hadas no son para niños/ Alegorías Cotidianas 
Close

NEXT STORY

Close

En El Llano habrá otro cuartel para la Guardia Nacional en Aguascalientes

12/11/2021
Close