Los cuentos de hadas no son para niños/ Alegorías Cotidianas  - LJA Aguascalientes
03/07/2022

Los cuentos de hadas, como los conocemos en la actualidad son una ficción de la mercadotecnia, les comentaba a mis alumnos mientras veíamos una lección donde teníamos que tocar ese tema.

Una parte de nosotros conserva inocencia y capacidad de asombro, quizá eso es lo que nos acerca amar tanto las historias que aparecen en la televisión o el cine.

Pero en ocasiones, una vez que somos adultos, pensamos que algunas historias son infantiles cuando no lo son, quizá algunas historias por su inocencia o pureza nos hacen creer que son para público más pequeño, cuando no lo son.

Un ejemplo es la historia de El Principito, esa dulce narración de Saint Exupery. Es, en verdad, un texto inocente, con tantos destellos tristes que confunden a los pequeños. En una ocasión ayudaba a un pequeño en casa con su tarea. Su maestra de 5to de primaria le había encargado hacer un tipo de reseña sobre la obra, en ese momento miré al adulto que tenía en frente y le comenté “no sé por qué en la primaría las maestras le dejan como lectura El Principito si es un libro para adultos”, con toda la inocencia que un pequeño de 9 años puede expresar me miró y dijo: “es un libro para niños, aunque no entiendo muchas partes, me confunde, en realidad no lo entiendo pero sí es para niños”; yo no pude más que besar su rostro ante la inminente respuesta de ese pequeño quien, pocos años después me preguntó: “decías eso del El Principito porque al final ¿se suicida?”. Pero en realidad aún era pequeño para comprenderlo.

Cada uno tenemos una interpretación diferente de los hechos, ya sea de una historia o de la vida real, pero lo cierto es que sea cual sea el caso, todos vivimos la historia de una manera distinta.

De vuelta en clase, después de leer la historia original de Caperucita Roja escrita por Charles Perrault los chicos voltearon a verme con extrañeza, dudaban de la historia y la moraleja. No era más esa historia dulce donde al final todos son felices por siempre aunque no se sabe si el lobo, el pobre lobo, sobrevivió o no.

Les llamó la atención, sobre todo, que en aquella época los cuentos terminaran con una moraleja “ no te fíes de un lobo con piel de oveja” ¿qué significaba ello? ¿para quién estaban escritos?

Pero los tiempos cambian y la mercadotecnia y la televisión provocaron un gran cambio generacional, con un poco de nostalgia y tristeza puedo decir que formo parte de ese grupo de chicas que crecieron con la vie en rose que ofrecían hace 40 años los cuentos de hadas en la televisión y los textos circulantes, con una visión completamente velada a la descrita por Perrault.

¿La influencia de los medios es importante? Naturalmente, son ellos los que dictan cuál será la pauta a seguir para que podamos consumir lo que producen, eso puede transformar completamente el contenido de una narración que leeremos o veremos miles de veces.


Lo que tenemos que preguntarnos actualmente es, ¿los cuentos apoyan el desarrollo educativo de nuestros hijos? Es decir, cuando están pequeños, así como las historias lo encausan, nosotros podemos también hacerlo al elegir qué es lo que leen.

En ocasiones es necesario leer un poco más entre líneas, comprender las historias y recordar lo que provocaron otras historias en nosotros para elegir lo más adecuado.

Así pues, ante tal perspectiva, lo único que me quedaba con los estudiantes era, cambiar la historia de la concepción de los cuentos de hadas por lo que llegamos a Sherk, donde tuvieron que hacer un doblaje de una escena que les proporcioné.

Algunos fueron muy graciosos, otros no pudieron seguir el ritmo de la escena pero sobre todo me llamó la atención lo que dos chicas hicieron, ellas tomaron un extracto de la Sirenita y lo doblaron, quise preguntarles porque cambiaron el extracto pero el tiempo no me lo permitió, sin embargo, la feminidad mostrada por la Sirenita es diferente a lo que muestra, naturalmente, la propuesta de Shrek.

En otros tiempos, los cuentos de hadas eran escritos para diferenciar el bien del mal, pero en la actualidad ¿las nuevas historias lo hacen? Y si tomamos en cuenta que muchos pequeños lo que observan son narraciones de narcos, ¿cuál sería la respuesta a la primera pregunta de este párrafo?

Los cuentos de hadas, como los conocemos ahora no fueron escritos para niños pero, seguimos confundiendo el contenido para adultos con el de niños ¿será qué nuestro niño interior es más adulto de lo que pensamos o nuestro adulto menos niño de lo que en realidad es?

Cada uno podemos tener una respuesta diferente, lo más importante es que podamos identificar cuáles historias no fueron prácticas o buenas para nosotros y cuales lograron provocar positivo en nuestras vidas.

Por mi parte, continuaré mostrando las historias verdaderas de los cuentos de hadas a los adultos que tengo en clase y analizando su reacción ante lo que evidentemente no podemos cambiar, el efecto que esas historias provocaron en nuestras vidas.

  

Laus Deo

@paulanajber


Show Full Content
Previous El Salvador, los Acuerdos de Paz/ Convicciones 
Next Derecho y libertad/ Origami 
Close

NEXT STORY

Close

84 por ciento de la población gana menos de cinco mil pesos mensuales: CROM

24/12/2014
Close