Los tratamientos que se ha comprobado que no funcionan contra la COVID-19 - LJA Aguascalientes
24/07/2024

La COVID-19 es una enfermedad que afecta al sistema respiratorio, la cual puede llegar a causar daño pulmonar grave. Esta es ocasionada por el coronavirus SARS-CoV-2, el cual es el responsable de la pandemia mundial que inició en 2019 y continúa en 2022.

Aunque previamente ya habían aparecido otros coronavirus, causantes de emergencias sanitarias, el actual es nuevo. Esto implica que sus alcances eran desconocidos, así como el tratamiento adecuado para una persona enferma. Por ello, a lo largo de la pandemia se han llevado a cabo una gran cantidad de estudios y análisis, los cuales tienen como objetivo conocer mejor el SARS-CoV-2 y descubrir maneras de contrarrestarlo.

De esta manera ahora se tiene más información de la COVID-19, lo cual permite tomar mejores decisiones sanitarias. Se han desarrollado tratamientos efectivos contra esta enfermedad y maneras de prevenirla, como las vacunas. También se ha confirmado que hay varias medidas que no funcionan, las cuales fueron utilizadas en algún momento sin información suficiente, como el dióxido de cloro y la ivermectina.

Dióxido de cloro

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), órgano dependiente a la OMS, ha declarado que no recomienda ningún producto cuya fórmula esté basada en algún químico derivado del cloro. Ni dióxido de cloro ni clorito de sodio es sugerido para tratar COVID-19, ni otras enfermedades. Esto se debe a que tiene efectos adversos en la salud de quienes la consumen.

El cloro es un elemento utilizado comúnmente para la limpieza, sin embargo al ser administrado en seres humanos tiene efectos adversos. Si se consume puede ocasionar insuficiencia respiratoria, insuficiencia hepática aguda y ritmos cardíacos anormales que pueden causar la muerte. También se ha encontrado la destrucción de glóbulos rojos como consecuencia de esta sustancia, lo que requiere transfusión sanguínea, además de diarrea severa y vómitos. En pocas palabras, consumir cualquier producto del cloro puede ser mortal.

Además, utilizar esta sustancia puede ocasionar que pacientes de COVID-19 retrasen su atención en unidades médicas, facilitando la progresión de la enfermedad y la posibilidad de agravarse.

Ivermectina

La ivermectina es una sustancia que es administrada en distintas presentaciones con el objetivo principal de eliminar padecimientos parasitarios, sobre todo en animales. Es posible utilizarla en dosis muy específicas en seres humanos para afecciones cutáneas, sin embargo su uso para tratar la COVID-19 está completamente contraindicada.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos ha afirmado que su uso no es seguro ni eficaz. Si se consume en grandes cantidades puede ocasionar náuseas, vómitos, diarrea, hipotensión (presión arterial baja), reacciones alérgicas (picor y urticaria), mareos, ataxia (problemas de equilibrio), convulsiones, coma e incluso la muerte.

Se ha demostrado que tanto los derivados del cloro (como el dióxido de cloro) y la ivermectina no son efectivos para tratar la COVID-19 y, por el contrario, pueden ocasionar más daño. En caso de contraer esta enfermedad, lo mejor es buscar ayuda profesional y evitar automedicarse. De esta manera es posible incrementar la probabilidades de una buena recuperación.



Show Full Content
Previous El arzobispo Desmond Tutu, un hombre bueno y valiente/ Convicciones 
Next El Gasto Público conforme a prioridades/ El apunte 
Close

NEXT STORY

Close

Abren Convocatoria 2022 para “Custodia Penitenciaria” de Aguascalientes

08/11/2021
Close