México, refugio de peloteros y managers abusadores y violentos - LJA Aguascalientes
26/05/2022

Beatriz Pereyra

 

La Liga Mexicana de Beisbol (LMB) se ha convertido en el refugio de jugadores y managers expulsados de Grandes Ligas (MLB) de Estados Unidos por haber incurrido en conductas de acoso y abuso sexual de mujeres, así como de violencia doméstica perpetrada contra sus parejas e hijos. 

De 2018 a la fecha hay al menos ocho casos documentados: Yasiel Puig (Veracruz), Addison Russell y Mickey Callaway (Monclova), Danry Vásquez (Campeche-Aguascalientes), Luke Heimlich (Dos Laredos), Roberto Osuna (México), Sergio Mitre (Tijuana y Saltillo) y Omar Vizquel (Tijuana). 

De ellos, sólo Vásquez, Russell y Callaway han admitido su culpabilidad. El resto niega haber cometido los abusos, y de ninguno existe evidencia de que haya estado en rehabilitación. 

Tampoco hay señales de que los clubes de los cuales provienen o los que se incorporaron tengan políticas claras para saber cómo actuar con estas personas, más allá de simplemente despedirlos o contratarlos para darles una segunda oportunidad. 

En febrero de 2021 cinco mujeres que hablaron bajo la condición de anonimato denunciaron al portal de información deportiva The Athletic que fueron acosadas sexualmente por Mickey Callaway cuando él se desempeñó como coach de pitcheo con los Indios de Cleveland (2013-2017), manager de los Mets (2018-2019) y como coach de pitcheo de los Angels de Anaheim (2020).

De acuerdo con las acusaciones, Callaway mandaba correos electrónicos y mensajes de texto y en redes sociales en los que, incluso, llegó a pedirles que le enviaran fotografías desnudas. 

El entrenador solía hacerles comentarios sobre su apariencia, incomodándolas, y en una ocasión “acercó sus genitales al rostro de una reportera” cuando ella lo estaba entrevistando. 


Tras una investigación de tres meses, la Oficina del Comisionado de la MLB, Rob Manfred, anunció que puso a Callaway en su lista de managers no elegibles, lo cual significa que ningún equipo puede contratarlo. 

“Habiendo revisado la evidencia he llegado a la conclusión de que el señor Callaway violó las políticas de la MLB. El acoso no tiene cabida en las Grandes Ligas y estamos comprometidos a proporcionar un entorno de trabajo apropiado para todos los involucrados en nuestro juego”, sentenció Manfred.

Callaway aceptó la sanción y se limitó a emitir un comunicado: “Pido disculpas a las mujeres que compartieron con los investigadores cualquier interacción que las hiciera sentir incómodas. Nunca tuve la intención de hacer sentir a nadie de esta manera y no entendí que estas interacciones podrían hacer eso o violar las políticas de la MLB. Asumo la responsabilidad de las consecuencias”, dijo.

Pero Mickey Callaway no tiene de qué preocuparse. En México ya tiene empleo. En 2022 será el manager de los Acereros de Monclova. No es la primera ocasión que este club contrata a un hombre que no tiene cabida en las Grandes Ligas. 

Para la campaña 2021 de la LMB una de las contrataciones más llamativas fue la de Addison Russell, exinfielder de los Cachorros de Chicago, quien fue suspendido 40 juegos por violar la política de violencia doméstica de la MLB.

En octubre de 2018 Manfred anunció el castigo cuando Russell estaba en licencia administrativa –no podía jugar, pero sí recibía su salario– mientras se investigaban las denuncias de abuso doméstico hechas por su exesposa.

“Mi oficina ha completado su investigación sobre las acusaciones de que Addison Russell violó la política de violencia doméstica, asalto sexual y abuso de menores de la MLB”. El jugador aceptó el castigo y decidió no apelar la suspensión. 

Las denuncias de violencia doméstica contra Russell fueron publicadas por un tercero en las redes sociales en 2017, pero la entonces esposa del pelotero se negó a hablar con la MLB. En septiembre de 2018 la víctima confirmó que sí sufrió abusos físicos y emocionales durante su matrimonio de dos años. 

No sólo los Acereros de Monclova recurren a contratar exjugadores ligamayoristas que, al no poder conseguir un contrato en Estados Unidos, ven en el beisbol mexicano la oportunidad de seguir jugando. 

Los Piratas de Campeche lo hicieron con el venezolano Danry Vásquez, quien en agosto de 2016 atacó a su pareja en las escaleras del estadio del equipo Hooks, una filial de los Astros de Houston en Corpus Christi. 

Cuando las imágenes se hicieron públicas en marzo de 2018 se usaron como prueba para abrir un caso en su contra. Después de que fue arrestado, Vásquez salió en libertad bajo fianza y llegó a un acuerdo con la fiscalía. El caso luego fue desestimado, el jugador pagó una multa y se comprometió a que no volvería a atacar a una persona con la que se encontrara en una relación sentimental. 

Vásquez se disculpó en la Corte con los aficionados porque su comportamiento “fue poco profesional”. Para entonces, tenía contrato con un equipo en Pensylvania, los Barnstormers de Lancaster que lo despidieron apenas se hizo público el video. 

“En cuanto se advirtió la naturaleza del incidente, los Barnstormers han tomado la decisión de cortar el vínculo. No existe ninguna otra opción que la de terminar la relación. Ni yo, ni los Barnstormers como organización, podemos perdonar ni estar asociados con este comportamiento”, declaró el manager Ross Peeples. 

En el video se observa cómo Vásquez abofetea a su novia, la derriba por el golpe, la arrastra por las escaleras. En un descanso vuelve a golpearla en la cara, ella cae y la levanta con violencia. Las imágenes fueron captadas por las cámaras de seguridad del estadio. 

Tras haber jugado en 2018 con Campeche, el pelotero ha estado en el roster de los Rieleros de Aguascalientes en las campañas 2019 y 2021.

 

De Heimlich a Mitre

El primer equipo de la LMB que comenzó a contratar jugadores con antecedentes de violencia contra las mujeres fueron los Tecolotes de los Dos Laredos. En marzo de 2019 anunciaron la contratación de Luke Heimlich, un pitcher que brilló en la Universidad Estatal de Oregón y que fue considerado uno de los mejores prospectos del beisbol colegial de Estados Unidos. 

Pese a su talento no fue reclutado por un equipo de la MLB cuando se supo que en 2012 se declaró culpable de abusar sexualmente de su sobrina de seis años, cuando él era un adolescente de 15. En declaraciones a la prensa Heimlich ha negado que cometió el abuso y que si se declaró culpable, fue por la mala asesoría que recibió. 

En una entrevista para el portal de beisbol Hitazo, el presidente de los Tecolotes, José Antonio Mansur, declaró que su intención era darle una segunda oportunidad al jugador.

“La LMB tiene todos sus antecedentes penales, además de una carta de MLB que indica que no está suspendido; así que es cosa de ver si vamos a crucificar a un hombre por toda la vida o vamos a darle una segunda oportunidad, como debe de ser. 

“Sería un buen ejemplo de cómo puede reincorporarse alguien que ya está libre, que ya pagó su error. Después de platicarlo con mi familia, creo que lo merece. A un muchacho de 23 años no debemos cerrarle las puertas por el bien de él y para demostrar que la LMB está abierta a reincorporar a la gente”, dijo Mansur. 

En mayo de 2018, el pitcher de 23 años Roberto Osuna fue arrestado por la policía de Toronto cuando jugaba para los Azulejos. La detención se debió a una denuncia de su pareja, quien lo señaló por haberla golpeado. Tras cumplir una suspensión de 75 juegos, el jugador fue cambiado a los Astros de Houston. 

El caso quedó en el limbo cuando la denunciante refirió que no se presentaría en la Corte para testificar. Las partes firmaron un vínculo de paz y los cargos fueron retirados. En agosto de ese año Osuna concedió una entrevista al USA Today en la cual aseguró que los fanáticos lo han juzgado sin saber realmente lo que pasó. No habló de los detalles del caso, pero adelantó que la verdad se sabría pronto, lo cual nunca ocurrió. 

En abril de 2021, el Águila de Veracruz anunció que el cubano exligamayorista Yasiel Puig vestiría su uniforme. Después de haber estado con los Dodgers, y de un breve paso por Cincinatti y Cleveland, el pelotero ya no obtuvo un contrato para la campaña 2020. 

Puig llegó a México con la sombra de la acusación de una mujer que lo denunció por haberla violentado sexualmente durante un juego de basquetbol, acusaciones que él ha negado y por las cuales considera que se le han cerrado las puertas para volver a la MLB. 

Una investigación de The Washington Post reveló en diciembre último que desde 2017 otras dos mujeres habían firmado acuerdos de confidencialidad con el pelotero: recibieron dinero a cambio de no hacer público que fueron agredidas sexualmente y a golpes por el jugador.

Puig negó los tres hechos y aclaró que haber pagado no implica que sea responsable de lo que se le acusa. El cubano ya no regresará al beisbol mexicano en 2022, pues firmó un contrato con un equipo de la liga de Corea del Sur. 

En octubre de 2020, cuando no hubo temporada de la LMB como consecuencia de la pandemia, Blanca García, esposa de Omar Vizquel, denunció que el exjugador ligamayorista, 11 veces ganador del Guante de Oro, la abusaba física y psicológicamente. El venezolano se desempeñaba entonces como manager de los Toros de Tijuana. 

En las múltiples denuncias que hizo en distintos medios de comunicación y en sus redes sociales, García también ventiló un incidente que Vizquel tuvo cuando era manager de un equipo en las Ligas Menores: “Me dio mucho asco y mucha indignación y ese fue el punto de quiebre por el que yo no pude soportar más, porque el abuso no era solamente conmigo. Eso fue gran parte de lo que me llevó a tomar la decisión de divorciarme”.

En agosto de 2021, dos semanas después de que los Toros destituyeron a Vizquel como manager, se hizo pública la denuncia que uno de los bat boy de los Barones de Birmingham, la filial doble A de los Medias Blancas de Chicago, interpuso por conducta sexual agresiva. 

El muchacho, quien padece autismo, narró cómo Vizquel se exponía desnudo ante él, lo obligaba a tallarle la espalda y le enseñaba deliberadamente su miembro. 

En un comunicado, el club informó: “Después de enterarnos por primera vez de un presunto incidente a fines de agosto de 2019, Chicago llevó a cabo una investigación interna que resultó en la terminación de la relación laboral con Vizquel”.

El 27 de diciembre último, Vizquel dio a conocer que ya concluyó el proceso de divorcio con su esposa y que la juez desestimó los cargos de violencia de género. Sobre la demanda del bat boy dijo que, como el caso sigue abierto, no puede pronunciarse, pero negó los hechos y adelantó que “también será aclarado”. 

Actualmente Sergio Mitre, de 41 años, está siendo juzgando por el feminicidio de Inés, de un año y 10 meses, hija de su expareja Liliana que lo señala de haber golpeado a la niña hasta causarle la muerte (Proceso 2358). Sin embargo, el pelotero arrastra un historial de violencia desde Estados Unidos, donde ha agredido a exparejas, menores de edad y animales. 

En México, desde septiembre de 2019 se hizo público un video donde se ve al pelotero salir corriendo desnudo del cuarto de un hotel en Saltillo, Coahuila, persiguiendo a una mujer, también sin ropa, a quien regresó a jalones a la habitación, delante del personal de seguridad del lugar.

Como consecuencia de lo ocurrido esa noche, Sergio Mitre fue detenido y estuvo cuatro días en la cárcel. Se le procesó por violencia familiar y el caso terminó en una suspensión condicionada. Es un proceso que consiste en que el agresor reconoce su responsabilidad y se compromete a cumplir una serie de medidas de reparación y protección para la víctima. 

Los Saraperos de Saltillo, que inicialmente habían condenado los hechos violentos y separaron al jugador de manera indefinida, lo recontrataron para 2020. A principios de ese año conoció a Liliana y a Inés, y mientras la LMB estaba parada –a consecuencia de la pandemia– ocurrió el asesinato de la niña. 

 


Show Full Content
Previous Plataforma Nacional de Transparencia tiene que perfeccionarse 
Next LJA 17/01/2022
Close

NEXT STORY

Close

De rebote

04/03/2020
Close