Nuestras escuelas, pilar fundamental en la respuesta ante pandemia - LJA Aguascalientes
23/05/2022

Desde el inicio de la pandemia ha habido grandes afectaciones en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana; sin embargo, el cierre de los centros escolares ha sido una de las mayores afectaciones que la pandemia ha traido, debido a su impacto en los aprendizajes, la salud mental y, en general, el bienestar de las y los estudiantes en nuestro país.

La nueva variante ómicron puso de manifiesto que la crisis sanitaria no está superada y que no debemos bajar la guardia con respecto a las medidas de seguridad, higiene y sana distancia para cuidarnos a nosotros y a las personas que nos rodean. También, nos volvió a recordar la importancia que tiene el que sociedad y gobierno asuman de forma compartida la responsabilidad de cuidarnos y de seguir las indicaciones de las y los expertos en materia de salud, quienes juegan un rol clave y decisivo para decidir cuáles son las medidas que menor riesgo representan para todos.

Una de las medidas que ha generado mayor controversia es el recurrir nuevamente al cierre temporal de las escuelas en nuestro estado. Es muy importante que, para que esta medida tenga el efecto esperado, las comunidades escolares tengan claro el rol que desempeñarán en este periodo.

En el tiempo que los centros educativos permanezcan cerrados será necesario que autoridades, gremio educativo y padres de familia trabajemos juntos para fortalecer los protocolos de higiene y que se promuevan medidas de cuidado y prevención entre toda la sociedad. De nada sirve cerrar una escuela si mantenemos comportamientos que generen riesgos de contagios. Cuidándonos y cuidándote, siguiendo las medias sanitarias, podremos reducir el número de contagios para que pronto regresemos a clases presenciales.

Durante la interrupción de actividades escolares, es necesario también identificar y atender las necesidades fundamentales e inmediatas de nuestros alumnos, familias y docentes, a través del trabajo coordinado de las autoridades educativas, de salud y la sociedad en general.

Urge ponernos de acuerdo para atender las demandas educativas producto de los cierres de las escuelas. Ya contamos con evidencia suficiente para anticipar que el costo de mantener las escuelas cerradas en términos de aprendizaje, deserción, salud mental y desarrollo socioemocional de los niños es astronómico. Así lo han señalado en repetidas ocasiones especialistas como Jaime Saavedra Chanduví, exministro de Educación peruano y director global de Educación del Banco Mundial. Por ejemplo, estudios recientes, realizados con información de distintos países, muestran que los estudiantes aprendieron entre uno y dos tercios de lo que debieron haber aprendido durante el año de confinamiento.

Un aspecto fundamental que todos deberemos cuidar en esta etapa de cierre temporal es la atención de las condiciones socioemocionales del estudiantado. Es bien sabido que las escuelas son el lugar primordial para la atención y apoyo emocional de los y las estudiantes, ya que se facilita la observación y el monitoreo de riesgos, por lo que la continuidad de los programas de bienestar psicológico es vital para responder a la variedad de escenarios, realidades y contextos que tiene cada estudiante. Si logramos cuidar este aspecto, reduciremos los efectos negativos del confinamiento.

Es deseable que los cierres de los centros escolares sean solamente una medida temporal y extraordinaria, ante el alto número de contagios que en estos días se han presentado, pues como afirma el Director General de la Organización Mundial de la Salud: “Todas y todos queremos que los niños regresen a la escuela y todos queremos que las escuelas sean sitios seguros, mantener a los niños y niñas a salvo y en la escuela no solo es trabajo de las escuelas, los gobiernos o las familias. Es trabajo de todos, debemos trabajar juntos.” Es compromiso de todos colaborar en todo lo posible para que a la brevedad nuestras escuelas sean nuevamente el espacio de crecimiento y formación al que puedan asistir todos los y las estudiantes de nuestro Estado.

No quisiera terminar sin antes resaltar la gran tarea y compromiso que las y los maestros tienen por delante. En este período de actividades a distancia, una vez más demostrarán que la labor docente es fundamental para el desarrollo de nuestra juventud y para la respuesta a esta nueva crisis sanitaria. Mi mayor reconocimiento a los docentes y a los padres y madres de familia y a los cuidadores, quienes no dejarán de atender las necesidades educativas de nuestros hijos e hijas.

Si quieres continuar la conversación y debate de este importante tema, no dudes en comunicarte conmigo a [email protected], o por redes sociales en Facebook e Instagram: Maestro Perezchica.

Show Full Content
Previous La Purísima… Grilla: Evaluación
Next Djokovic/Bajo presión
Close

NEXT STORY

Close

Pemex Logística debe dar a conocer número de sus trabajadores detenidos por robo de hidrocarburos

01/04/2019
Close