Politiquillos/Bajo presión - LJA Aguascalientes
26/05/2022

La senadora Martha Márquez renunció al Partido Acción Nacional el año pasado, quemó las naves con esa organización acusando a la precandidata Teresa Jiménez Esquivel y a su grupo de colaboradores cuando fue alcaldesa de Aguascalientes de diversos actos de corrupción, no sólo eso, vapuleó a Marko Cortés, su dirigente nacional, señalando que era cómplice de actividades ilícitas; enseguida, antes de definir si seguiría en el Senado como independiente o aliada a otro grupo parlamentario, fustigó de manera machista al también senador Antonio Martín del Campo, señalando que le habían faltado valor por bajarse de la contienda interna para elegir candidato a la gubernatura en el PAN. Así, con gritos y sombrerazos, pero simulando gestos dignos, Martha Márquez se fue de Acción Nacional.

Tras esa renuncia, reapareció Martha Márquez pidiendo a la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, que ahora la consideren parte de la bancada del Partido del Trabajo, ¿por qué?, con la única intención de participar en la precampaña como representante de ese partido y así, asegurar que su nombre aparezca en la boleta de la elección del año siguiente.

Acostumbrada al escándalo, Martha Márquez aseguró a Reforma que su fortaleza es que ha tenido varios cargos en la administración estatal y eso le concede el derecho de participar como precandidata para que la ciudadanía vea que sí hay otras opciones, la senadora aseguró que “Los ciudadanos están necesitados de un cambio en Aguascalientes, de políticos de verdad. Los otros son politiquillos, son corruptos, y nos espera un muy buen camino”.

Triste declaración de Martha Márquez, lo único que exhibe es la mediocridad de la clase política de Aguascalientes, incapaz de vocación por el servicio público, negados a la memoria, obstinados en el corto plazo y en resolver a su favor los intereses personales. Martha Márquez salta a un partido al que ha acusado de actos de corrupción, actos similares a los que la motivaron a salirse del PAN, pero como todo se trata de los cargos, de la repartición de los puestos, de aprovechar la oportunidad, la senadora no ve incongruencia alguna en aliarse a una organización con la que no tiene ninguna afinidad.

El salto al PT de Martha Márquez es el ejemplo más reciente de la mediocridad de la clase política aguascalentense y su visión a corto plazo, porque en nombre de las necesidades de la ciudadanía, se borra el pasado y se realizan alianzas con quien antes despreciaste y acusaste; pero la senadora es solo un ejemplo más, porque el desarrollo de la contienda electoral para suceder a Martín Orozco en el gobierno estatal, ha funcionado como la arena para que todos los partidos y políticos exhiban sus miserias, apostando a las reglas no escritas, abusando de la especulación, contraviniendo las reglas que los partidos mismos se impusieron… y sin vergüenza alguna, declarando que lo hacen en nombre de la ciudadanía.

Qué fácil es justificar las ambiciones personales al declarar que se toman decisiones en nombre del interés de la ciudadanía, por eso estamos como estamos.

Coda. El engaño en política es tan difícil de ocultar como la verdad, escribió Jesús Reyes Heroles, no es necesario agregar nada más.

@aldan



Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous Nike y otras empresas de EU dan ultimátum a empleados: se vacunan o los despiden
Next El contenido del discurso de los mandatarios populistas/ Convicciones
Close

NEXT STORY

Close

Comisión de Salud da entrada a iniciativa y propuesta de exhorto

08/04/2015
Close