Todo lo sólido se desvanece/ Bajo presión - LJA Aguascalientes
03/12/2022

“Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profanado, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas”, prometía el Manifiesto comunista de Karl Marx; esta idea de transformación la retoma Marshall Berman para elaborar un ensayo sobre la modernidad y el ciudadano común frente al desarrollo de la tecnología y la promesa de una aventura continua; el estímulo que enfrentamos que nos impulsa a cambiar en lo personal y a las formas de convivencia social.

No estoy muy seguro de que Byung-Chul Han lea a Marx, porque la idea central de su libro más reciente, No-Cosas, es que la “historia” se deposita en las cosas mediante el uso que les damos y confiere un valor sentimental, lo que le sirve para “recuperar la magia de lo sólido y lo tangible” como una crítica al smartphone y la inteligencia artificial que nos restan permanencia, nos distraen.

Byung-Chul Han ha sido criticado por ser un filósofo pop, por su éxito de ventas y su popularidad se le acusa de carecer de talento y únicamente elaborar jeremiadas contra el mundo moderno. A mí sus lamentos me estimulan, aunque no concuerde con su descripción del estado de las cosas, en especial con que la información falsea los acontecimientos porque la información es una no cosa.



 

Coincido cuando señala que nuestra sociedad se nutre del estímulo de la sorpresa, pero ese “estímulo no dura mucho. Rápidamente se crea la necesidad de nuevos estímulos. Nos acostumbramos a percibir la realidad como fuente de estímulos, de sorpresas”, y sí, la precaria atención que damos a la información que recibimos a través de redes sociales deforma el estímulo, en vez de verlo como una oportunidad para cuestionar los hechos y actuar, se reduce a una fuente de aceptación de los otros, si no me sorprende, si no habla de mí, si no se trata de mí, lo desplazo, lo considero inútil.

Sé que estoy siendo reduccionista tanto con lo que propusieron Marshall Berman como el autor de En el enjambre, lo hago a propósito porque no me interesa negar sus ideas, prefiero buscar una nueva definición a “estímulo”, cuestionar qué es lo que nos está sorprendiendo y por qué nos rendimos a ese placer.

Todo lo sólido se desvanece en el aire y en vez de levantar el rostro para observar la amplitud del paisaje, la multiplicación de las corrientes que se llevan nuestras certezas, preferimos bajar la mirada para aferrarnos al smartphone y buscar decirle a todos algo sobre nosotros mismos antes que compartir la sorpresa de los cambios, incluso alejar la cámara del rostro y girarla para que el otro pueda ver lo mismo y hablar sobre la experiencia.

No se trata de observar hacia arriba o de mirar hacia abajo, hay que compartir la sorpresa, estimular la conversación, y eso no se logra mirando hacia adentro a través del reflejo de la pantalla.

Coda. De las descripciones que me estimulan de Byung-Chul Han: “Hoy corremos detrás de la información sin alcanzar un saber. Tomamos nota de todo sin obtener un conocimiento. Viajamos a todas partes sin adquirir una experiencia. Nos comunicamos continuamente sin participar en una comunidad. Almacenamos grandes cantidades de datos sin recuerdos que conservar. Acumulamos amigos y seguidores sin encontrarnos con el otro”.

 


@aldan


Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous LJA 13/01/2022
Next La forma del discurso de los mandatarios populistas del mundo/ Convicciones 
Close

NEXT STORY

Close

Menos de diez universidades del país tienen protocolos de violencia de género

23/09/2017
Close