Ambientalistas frenan simbólicamente trabajos del tramo 5 del Tren Maya - LJA Aguascalientes
19/05/2024

Rosa Santana

 

Activistas de Greenpeace y otros grupos ambientalistas frenaron simbólicamente los trabajos del tramo 5 del Tren Maya, que corre de Cancún a Tulum, en un intento por salvar de la destrucción los recursos naturales de la región.   

 

Desde las 7 de mañana, los activistas desplegaron una manta con el mensaje “Protejamos la selva maya” al tiempo que ocho de ellos inmovilizaron con sus cuerpos la maquinaria pesada con que se realizan las obras del proyecto emblema del gobierno lopezobradorista.   

 

Con imágenes, los manifestantes denunciaron la enorme devastación que ha sufrido la zona que al momento abarca ya una longitud de al menos 30 kilómetros de selva con 60 metros de ancho. 

 

En la protesta participaron también las organizaciones Siempre Unidas AC, Jaguar Wildlife Center, Centinelas del Agua, Red de Formadores Socioambientales y MOCE Yax Cuxtal AC. 


 

Con esta acción se advirtió una vez más el impacto negativo que este tramo del proyecto tendrá en el medioambiente pues, argumentaron, en el último de los cuatro cambios a su trazo, la ruta se adentra cada vez más en la selva. 

 

Señalaron que lo anterior contraviene la promesa de conservar un trazo sobre el derecho de vía existente y lo que es peor, carece de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), con lo que se viola los artículos 170 a 174 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA). 

 

Aleira Lara, directora de campañas de Greenpeace México, instó al presidente Andrés Manuel López Obrador a suspender inmediatamente las operaciones en el tramo 5 del Tren Maya, que abarcará 121 kilómetros de doble vía, con 5 estaciones y 3 paraderos y que irá del aeropuerto de Cancún hasta el libramiento a Tulum. 

 

Los daños a la flora, la fauna y los ríos subterráneos serán irreversibles a menos que se cambie el trazo actual del Tramo 5.

 

También lo conminó a fortalecer el marco jurídico en lugar de debilitarlo más. 

 

“Nos preocupa que no exista una Manifestación de Impacto Ambiental lo cual, además de incurrir en un acto ilegal, está dando paso a daños irreversibles en el ecosistema. Esta ruta, tal como está planteada, fragmentará, deforestará, defaunará, contaminará y pondrá en riesgo aún más a la selva, a los ríos y a las comunidades”, alertó. 

 

Y reprochó: “los proyectos de infraestructura, desarrollo económico y turísticos no deben derivar de la destrucción de la naturaleza ni de la violación a los derechos humanos”. 

 

A su vez, Tania Ramírez, de Siempre Unidas, colectivo de mujeres del municipio de Solidaridad, reclamó que “este es un proyecto que se nos ha impuesto y que no pedimos, ya que la consulta pública no cumplió con el proceso de consulta indígena mandatado por leyes internacionales”. 

 

Advirtieron que entre las potenciales afectaciones medioambientales y los daños irreversibles de la obra, la construcción de infraestructura ferroviaria encima de terreno kárstico, poroso y de poco espesor es altamente riesgosa y puede derivar en inminentes colapsos, además de contaminar de manera irremediable el acuífero debido a la perforación para la instalación de pilotes y otras estructuras. 

 

Además, el tramo pasará sobre varios sistemas de cuevas y ríos subterráneos, entre los cuales se encuentra el sistema Dos Ojos-Sac Actun, que es un sistema complejo que pudiera llegar a tener hasta mil km y que aloja restos humanos, faunísticos y cerca de 200 sitios arqueológicos.  

 

“Esta intervención generará un desequilibrio ecológico irreversible que pone en peligro a especies que en ellas habitan, entre las que destacan dos especies de peces ciegos que se encuentran en peligro de extinción de acuerdo a la NOM-0595”, dijeron.  

 

Y, en este contexto, señalaron que el mar Caribe comienza en las cuevas y en sus cuencas de captación, por lo que “todo lo que le suceda a los sistemas subterráneos de Quintana Roo, impactará directamente al mar Caribe”. 

 

Añadieron que el impacto será negativo también en la flora y fauna que habita la selva y que alberga a 114 especies de mamíferos terrestres, algunas con categoría de riesgo, entre ellas el jaguar, y que dependen directamente de las cuevas y cenotes para su refugio y abastecimiento. 

 

De igual manera, la deforestación de decenas de kilómetros y cientos de miles de árboles dificultará la captación de agua hacia el manto freático, será otra de las consecuencias del proyecto. 

 

Destacaron que hay alternativas para el desarrollo “sin destruir el hogar de miles de especies nativas: turismo responsable con el medio ambiente, alternativas de movilidad como un tren ligero en vías existentes y estudios de manifestación de impacto ambiental son necesarios para fortalecer a la región y cuidar la biodiversidad mexicana”. 

 

Recordaron que la biodiversidad y el agua son los recursos más importantes que posee el país, “y por ello, espacios como la Península de Yucatán deben preservarse reconociendo los saberes de los pueblos originarios quienes han sido custodios de los territorios, de la riqueza natural y cultural de México”. 

 


Show Full Content
Previous ¿Cuándo inicia y termina el horario de verano en México? 
Next Inai abre investigación contra la FMF por implementación del Fan ID
Close

NEXT STORY

Close

Crean en la UNAM gel de cafeína para control de obesidad

27/07/2020
Close