Y la desinformación sobre la violencia de género continua/ Alegorías Cotidianas  - LJA Aguascalientes
30/01/2023

Llegamos ayer al salón de clases y un estudiante nos ofreció, en un gesto muy dulce, a sus compañeras y a mí una caja de chocolates y nos felicitó por nuestro día. De verdad a todas nos dio mucha ternura y, después de agradecerle decidimos explicarle el porqué no se festeja o se celebra sino, se conmemora.

Vi en sus ojos un poco de preocupación y decepción pero la manera en la que le explicamos sus compañeras y yo hizo que nuevamente alegrara su mirada y es que es importante el que todos los que se suman a esta lucha, cada uno desde su trinchera y manera, tenga una buena experiencia para que cada vez seamos más quienes apoyamos esta causa.

Durante el receso un compañero se acercó a preguntarme, un poco preocupado, ¿qué se les decía a las mujeres el 8 de marzo? Me pareció algo difícil de responder, pues por lo regular explicamos que no se felicita pero nunca había recomendado a alguien que decirle a una mujer en este día tan importante para nosotros, lo que me hizo reflexionar sobre las conversaciones positivas que sobre el tema se pueden entablar. Un poco más tarde un alumno llegó muy preocupado a preguntarme el cómo hacía para enmendar un error, entonces le pregunté qué era lo que ocurría y cuál había sido la falta a lo que respondió que sus compañeras lo habían reprendido verbalmente porque las felicitó, su justificación era que en su municipio festejan a las mujeres y hasta mole se come pero que no había imaginado que en la ciudad las chicas se molestaran.

Las felicitaciones por el 8 de marzo, aún entre mujeres, ocurre por la desinformación. Muchas mujeres tienen información a medias, no recuerdan o desconocen el porqué el 8 de marzo se conmemora el día internacional de la mujer. Es ambiguo el concepto de día internacional de la mujer desde su denominación, y si estamos distraídos o no ponemos atención continuamos desinformados.

Es importante, naturalmente, el dar a conocer la verdadera esencia del 8 de marzo pero sobre todo, desde mi perspectiva, el promover la denuncia ante las autoridades pertinentes.

Desde mi perspectiva personal, mientras no se denuncie la lucha avanza más lentamente. Cierto es que, cuando se va a denunciar no siempre es fácil y en muchas ocasiones el personal que recibe a las víctimas, aún, aún no está capacitado para tratar a las mismas por lo que cuando una chica comenta que quiere ir a denunciar es desalentada por aquellas personas quienes vivieron una mala experiencia.

Sin embargo, mientras más informadas estemos sobre nuestros derechos y las leyes que nos protegen entonces sabemos a que instancia recurrir para que nuestra denuncia proceda.

Yo, fui una de esas chicas que su primera experiencia al intentar denunciar fue negativa, la abogada me comentó que no procedería, que mejor no lo intentara, al final, cuando finalmente me decidí acudir a las autoridades, aunque no fue fácil y tuve mucho miedo, el resultado fue positivo para mi vida pues finalmente, al término de la terapia y al día de soy libre.

Lo que sucede con la violencia es que podemos alejarnos de nuestro agresor pero se queda en nuestra cabeza y eso ocasiona daños colaterales en todos los aspectos de nuestras vidas hasta que, decidimos sanar.


Por eso es importante, antes de tratar de educar a los hombres sobre el 8 de marzo, que nosotras nos informemos sobre como podemos protegernos con los reglamentos y las leyes.

Si voy a denunciar y el ministerio público me trata de manera inadecuada, juzga mi declaración, hace comentarios misóginos puedo acudir a la Comisión Derechos Humanos, pido apoyo en el Instituto de la Mujer y hasta a un Colectivo feminista.

Los cambios se realizan profundos se logran cuando la transformación viene desde dentro, por eso es importante la denuncia.

Somos muchas quienes nos sumamos a lucha, promovemos la igualdad y la no violencia, en ocasiones no es fácil, nos señalan y somos observadas, lo importante es permanecer y continuar porque esto lo defenderemos toda la vida.

Algunos hombres no comprenden el porque existen leyes para proteger a las mujeres pero es que solo las mujeres entendemos lo que se vive siendo mujeres. Cierto es que hay muchos hombres que viven violencia doméstica, pero esas leyes que han sido diseñadas para nosotras no existirían si los números de violencia de género no fueran tan grandes.

La violencia de género se puede evitar si desde casa educamos a hombres y mujeres en igualdad pero mientras eso sucede desde nuestras trincheras cada una tenemos que aportar todos los días nuestro granito de arena, de sabiduría y paz para que eso suceda.

Somos mujeres, somos libres, somos fuertes, somos poderosas pero sobre todo somos seres humanos y eso es suficiente para pedir un trato digno y justo, sobre todo si eso ofrecemos a la sociedad.

Unidas somos más fuertes.

Laus Deo

@paulanajber


Show Full Content
Previous El presidente y su golpe demoledor a la educación básica/ Convicciones 
Next Un día después/ Cocina Política 
Close

NEXT STORY

Close

La Barranca en concierto/ La escena 

04/11/2022
Close