Impacto/ Por mis ovarios, bohemias  - LJA Aguascalientes
30/06/2022

Si un árbol cae en un bosque y nadie está

cerca para oírlo, ¿hace algún sonido?

 

Aguascalientes está en medio de la fiesta en este momento. Después de 2 años de pandemia regresó la Feria Nacional de San Marcos, y también toca el turno a las campañas a la gubernatura.

Si por lo regular la atención de las personas, en materia gubernamental y electoral, es dispersa, ahora considero que no solo es dispersión, sino un franco enfrentamiento a olvidarse de todos los males para, por fin, después de dos desastrosos años, disfrutar un momento lo que nos queda de vida. Me refiero a la gente de a pie, como mi familia o mis amigos, los que están sumergidos en su cotidianidad y escuchan de refilón lo que la radio y tv pública les ofrece, o las redes sociales la noticia diluida, la prioridad al escándalo, las notas pagadas, las noticias falsas, los memes contra los políticos.

Es cierto que hay personas que también se esfuerzan por estar informadas, pero también creo que es difícil tener interés cuando los agobios del día están ahí para no irse. Estar informados es un derecho y, por desgracia, un privilegio. También tengo la impresión de que entre privilegiados solo nos hablamos entre nosotros, nuestras únicas verdades, nuestras únicas y diferentes ideas, uf, nuestras únicas y exclusivas opiniones, im-por-tan-tí-simas para la vida del país, mientras allá fuera hay un mundo que ni nos topa ni les interesa nuestros decires. Prácticamente somos como aquel proverbio tan discutido: si un árbol cae en el bosque sin que nadie lo escuche, ¿hace algún sonido? Yo digo que no, no existimos.

Esta semana escuché de muchas personas a mi alrededor decir que ninguna de las candidatas tiene propuestas para mejorar Aguascalientes. Lamento decirles que eso no es cierto. Todas y cada una de ellas, hasta la que menos se ha dejado ver, tienen propuestas que como ciudadanos debemos analizar. Lo sé, repito, ¿quién tiene tiempo de sentarse a analizar la historia de las protagonistas para esta elección, sus campañas, sus temas? Por eso mismo me resulta arriesgado que la gente asegure con enjundia que las candidatas no tienen propuestas.

Que no nos gusten es otra cosa.

Todo el país ha retomado que las candidatas son mujeres, y por ende, ya todos en el estado les exigen propuestas en materia de género, algo que las obligó a posicionarse al respecto, obligadas, sí, pues al menos 2 de ellas en la vida habían mencionado el tema, lo que me hace pensar si de verdad les importa.


Todas ellas tienen historial político. Todas pueden hablar de sus últimos proyectos, pero sus acciones hablan por ellas.

A Martha Márquez, del PT-Verde, su filiación ideológica panista la llevó a sentarse con representantes de Vox, el partido ultraconservador fascista de España, lo que deja ver su vena y su tendencia. Aunque le celebro que como senadora haya puesto en la mesa el tema que ronda poco en la esfera pública: las denuncias por presuntos actos de corrupción en la administración de Teresa Jiménez, respecto a las luminarias. Nadie quiere hablar de esto, nadie quiere darle vuelo al tema. Martha lo hizo, no me importa si fue con fines electorales, lo hizo. Todos tenemos derecho a estar informados para crear nuestro propio criterio. Sus propuestas siguen siendo conservadoras, poco profundas, más panistas que ella ahora.

Natzielly Rodríguez tuvo una invisible participación en la legislatura pasada. Como diputada alzó la mano para respaldar a Morena, su partido en ese momento, pero no para respaldar a la ciudadanía. Fue acusada mediáticamente de robarles el salario a sus empleados, conflicto que se solucionó por mediación, es decir, llegó a un arreglo con ellos para que no la denunciaran. Ahora está en Fuerza por México Aguascalientes, donde sigue siendo igual de invisible.

Anayeli Muñoz fue diputada local, y el año pasado la escuché decir en un evento público que lamentaba no haber hecho más por la comunidad LGBT. Ahora Anayeli Muñoz tiene otra oportunidad con una agenda sumamente progresista que quién sabe cómo será recibida por los conservadores aguascalentenses. Todo suena muy bonito hasta que me pregunto cómo es que llevará, con peras y manzanas y números y protocolos y dineros, a cabo esta agenda. No me gusta que solo me endulcen el oído. Pero festejo algo: después del posicionamiento de Martha Márquez, Anayeli Muñoz interpuso varias denuncias penales contra la administración de Teresa Jiménez, y contra esta misma, por presuntos actos de corrupción en el caso de las luminarias, pero también por un parque fotovoltaico millonario que no existe y por el que está pagando la capital de Aguascalientes.

Nora Ruvalcaba, de Morena, ha estado por mucho tiempo en la política del estado, fue regidora y diputada local, empujando ahora las propuestas de la Cuarta Transformación, de la mano de López Obrador, ¿qué tendría que decir una política que siempre ha militado en la izquierda pero que ahora defiende la causa del partido oficialista que poco tiene de izquierda? Su agenda parece, desde mi óptica, siempre desde mi óptica, una ampliación de las políticas públicas sin pies ni cabeza del presidente.

Teresa Jiménez, ahora en alianza con el PRI-PRD-PAN, es la candidata que tiene más tela de donde cortar. Ha sido durante cinco años alcaldesa de la capital y en dos ocasiones diputada federal, y en todos estos años ha pedido licencia tras licencia para brincar a los otros puestos. Lleva haciendo campaña más de 5 años, prácticamente. Por la naturaleza de sus cargos, he pensado, visto, escrito sobre Teresa Jiménez más que de cualquiera otra de las candidatas. En 2016 escribí que llegó a ser alcaldesa, después de diputada federal, en un mundo político masculino, violento y discriminador, y que perdió una oportunidad importantísima en la Cámara de Diputados para enfrentarse a ese mundo. En 2019, señalé lo mismo y así año tras año en su gestión. Ahora a la distancia, veo que perdió todas las oportunidades que tuvo para demostrarle a la población que es una política comprometida. Pretende llegar a la gubernatura con la misma agenda raquítica y vacía, repitiendo sus programas sociales ineficientes.

Llevo mucho tiempo repudiando a la clase política que aprovecha cualquier coyuntura para hacerse publicidad. Para mí, la agenda de género no es una moda ni se trata de posicionamientos lastimeros ni obscenos, es la agenda que incluye economía, desarrollo, movilidad, ecología, seguridad, todos los temas, pues en todos los sectores estamos las mujeres con evidentes desigualdades y discriminaciones.

Aguascalientes está en medio de la fiesta en este momento después de dos años de pandemia. Pero estar informados es un derecho y, por desgracia, un privilegio. Muchos de nosotros por aquí somos privilegiados. En la intimidad de nuestras casas, con nuestros cercanos, podemos platicar de las propuestas de las candidatas, cuestionar los qué con los cómos. Si platicamos en corto con la gente, es mi petición, podríamos tener otro impacto. Las redes sociales están plagadas de noticia diluida, del escándalo, de notas pagadas y falsas, de memes contra los políticos. Busquemos eso, otro impacto. En una de esas sí se escucha al árbol caer.

 

@negramagallanes


Show Full Content

About Author View Posts

Tania Magallanes
Tania Magallanes

Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

Previous Convoca UAA al 9º coloquio nacional de educación musical a nivel superior
Next La paradoja del desacuerdo político y la democracia/ El peso de las razones 
Close

NEXT STORY

Close

El 6 de mayo concluye plazos para atención de solicitudes de información

05/05/2020
Close