El presidente no puede hacer reformas a la Constitución/ Convicciones  - LJA Aguascalientes
03/10/2022

En los primeros tres años de su gobierno, cuando el presidente tenía la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, y solo le faltaban siete u ocho legisladores en la Cámara de Senadores, pudo haber modificado la Constitución en los temas que le parecían fundamentales.

Los cambios sustanciales a la Carta Magna como la reforma eléctrica, la aprobación de la Guardia Nacional como parte del Ejército y la reforma electoral, las pasó al segundo tramo de su gobierno cuando ya no tenía la mayoría calificada. ¿Por qué lo hizo? ¿Pensó que en la elección de 2021 arrasaría en la Cámara de Diputados? ¿Las pensó como estrategias político-electoral?

A estas preguntas hay diversas respuestas, todas de carácter especulativo, pero lo contundente, como quedó de manifiesto con su propuesta de la reforma eléctrica, es que no puede cambiar la Constitución a su antojo. Ya no puede “ordenar” que sus propuestas se aprueben sin cambiarles una coma. A la eléctrica no se le movió ninguna y no pasó.

Si el presidente pensó que podía dividir a la oposición hizo un mal cálculo político. Nunca estuvo en duda la unidad del PAN, PRI y PRD. La prepotencia, irracionalidad e intransigencia del presidente, rasgos de su personalidad, solidificaron la alianza opositora. Diputados de oposición que estaban dispuesto a negociar se convencieron, por la vía de los hechos, que el presidente nunca lo haría.

El PAN, el PRI y el PRD a través de sus dirigentes ya han dicho que en lo que queda de este gobierno no pasará ninguna reforma a la Constitución, que no sea discutida y consensada con ellos. Así ya está asegurada que cualquier iniciativa que mande el presidente no va a pasar tal cual. En su caso tendrá que ser una construcción entre el gobierno y la oposición. Ya no su propuesta.

El presidente no sabe negociar solo imponerse y en este horizonte va a enviar sus iniciativas a las cámaras conscientes de que no van a pasar, pero sabiendo que su fracaso lo puede utilizar en términos políticos para alimentar a su base acusando a la oposición de traidora, aliada de los conservadores y una serie de calificativos que gusta escuchar a los suyos.

Queda claro que la amenaza del presidente de desaparecer al INE, que ha sido siempre uno de sus grandes propósitos, no va a pasar más allá de los discursos, como ocurrió con la reforma eléctrica, y con relación al futuro de la Guardia Nacional (GN), el Ejército tendrá que acercarse a la oposición, su comandante en jefe no les puede garantizar nada.

Después del rechazo unánime del PAN, PRI, PRD y MC a la reforma eléctrica se han fortalecido. Saben que la unidad los hace una alternativa más potente en cualquier tema y claramente de cara a la elección presidencial de 2024. No hay duda de la solidez de la alianza de los partidos de Sí por México, habrá que ver cuál es la posición del MC de cara a la contienda presidencial.

 


Twitter: @RubenAguilar 


Show Full Content
Previous Abducción en la Corte/ Opciones y decisiones 
Next Debanhi y la desaparición de mujeres en México son portada en el NYT
Close

NEXT STORY

Close

Embajada estadounidense instala equipo y capacitará al personal del Poder Judicial

16/07/2017
Close