Que nos escuchen en todos lados, que retumben los cielos y la tierra: Cecilia Flores, líder del Colectivo Madres Buscadoras de Sonora - LJA Aguascalientes
30/06/2022

  • “No buscamos culpables ni justicia”
  • Cecilia Flores pide tres cosas: que le regresen a sus hijos, que la dejen seguir buscando a los hijos de otras madres y ser escuchadas por todos

 

Patricia Cecilia Flores Armenta se convirtió, por desgracia, en la líder del Colectivo Madres Buscadoras de Sonora, después de que sus hijos Alejandro y Marco Antonio fueran secuestrados, el primero en 2015, el segundo en 2019. Desde 2021 se encuentra desplazada de Sonora debido a las amenazas de muerte que recibió dos días después del asesinato de su compañera integrante del colectivo, Aranza Ramos. 

Cecilia Flores se ha manifestado frente a la Fiscalía General, frente a Palacio Nacional, ha buscado también insistentemente al presidente López Obrador para pedirle ayuda ante la indiferencia de las autoridades federales por su caso y el de cientos de madres. Ha buscado la visibilización de la causa de las familias de desaparecidos, ha acompañado a cientos de madres, ha encontrado ene cantidad de cuerpo con pico y pala, producto del trabajo que ni las policías ni fiscalías hacen.

Cecilia Flores pide tres cosas: que le regresen a sus hijos, que la dejen seguir buscando a los hijos de otras madres y ser escuchadas por todos.

Recientemente concedió una entrevista a Fernando del Collado, en Tragaluz. Respondió con valentía cada una de las respuestas de su entrevistador, con un profundo sentido de comunidad, sin olvidarse nunca de las mujeres que acompaña, en la defensa irrestricta de los derechos humanos a costa de lo que sea, incluso de su vida. Generosa, insistió en la necesidad de una asociación civil que ayude a los huérfanos de los desaparecidos.

 

Cecilia Flores vive en la actualidad bajo el amparo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos por las amenazas de muerte de los que, supone, pertenecen al crimen organizado, el mecanismo sí la hace sentir protegida, “pero no debería ser esto, el mecanismo te extrae, te trae a un refugio y ahí te quedas sola. Los cárteles tienen ojos y oídos en donde quiera, si me quisieran matar qué les importa meterse a donde estoy, para ellos no hay barreras”, responde al entrevistador a la pregunta de si sirve de algo el Mecanismo de Protección. 

La activista asegura que “no me ha paralizado el miedo, el amor me hace ser todo lo que he hecho”, como enfrentar el miedo por el amor a sus hijos, Alejandro, desaparecido el 30 de octubre del 2015, “ahí se acabó mi vida”, dijo Cecilia, Marco Antonio, desaparecido el 4 de mayo del 2019, “ahí se me acabó la vida en ellos”, solo me mantengo por ellos y su amor para seguir de pie, “ayudando a esas madres de familia que me despiertan a las 2 de la mañana que se están muriendo de dolor igual que yo y pues me miran como su única esperanza de encontrar a sus hijos”. 

A la pregunta de ¿qué debemos saber por si la matan?, Cecilia respondió “que tengo más miedo de las autoridades que de los cárteles, porque a los cárteles no les debo nada, ellos me deben, y a las autoridades les debo todo esto, [se debe] exhibirlos, su negligencia como autoridades. Si un día matan a las madres, matan la posibilidad de que ellos [el crimen organizado] un día vuelvan a casa, porque ellos desaparezcan solamente las madres los vamos a buscar, eso se lo digo a todo el mundo”. ¿Por qué la están dejando vivir?, “tal vez yo soy su esperanza, porque alguna vez me habló alguien del cártel, me dijo que no me cuidara de ellos, que en alguna manera ellos sentían que nosotras éramos su esperanza de que ellos volvieran a casa cuando desaparecieran, 


En el conteo de los 80 líderes victimados en los tres años de este gobierno, Cecilia considera que “fueron los que alzaron la voz y denunciaron que estaban siendo amenazados, a pesar de que tenían el apoyo de mecanismos”

Dice tristemente que las palas son sus únicas herramientas, y sobre los cuerpos desintegrados en ácido, entiende que son “cientos de madres que van a morir lentamente y con esos vacíos para siempre. Nunca nadie nos va a entender que no sea madre y que no haya tenido un hijo desaparecido”. Con respecto de que las madres se dirigen a los criminales para pedirles que las dejen buscar a sus hijos, es “porque sabemos que ellos gobiernan, no nos lo están diciendo, estamos mirando eso”.

Cecilia sabe que no se aceptará nunca la muerte de los desaparecidos, pero también que se aprende a vivir con su ausencia “con la esperanza de volverlos a ver aunque sea con un puño de huesos”, y sobre los padres de los jóvenes de Ayotzinapa, comentó que no tiene palabras para ellos, “porque sé que el caso de ellos es tan delicado como el de nosotras, pero no debemos dejar de luchar”: “Se juega con nuestro dolor, las personas que nos hacen mucho daño son las personas que juegan con nuestro dolor y nuestros sentimiento, y más que nada las autoridades, al no escucharnos, atendernos ni apoyarnos”.

¿Qué la escuchen en el palacio?, pregunta Del Collado: “En todas partes, que retumben los cielos y la tierra”.

Sobre la cifra oficial de desaparecidos, la activista comentó que eso es lo oficial, “pero los que no están por miedo no son buscados, los que por miedo han sido olvidados, no son cientos, hay muchos más, hay más de 16 desapariciones todos los días, porque son más los que no son reportados”. Y Cecilia pone el ejemplo: “aunque sean criminales tienen que ser buscados, buenos o malos, culpables o inocentes, deben ser buscados, tienen derechos. […] Este es un país que tiene mucha impunidad y falta de sensibilidad”. 

“Solamente que mis hijos volvieran a casa de pie yo dejaría de buscarlos”, señala con tristeza, “yo no debería de estar en este lugar, yo debería estar en mi casa, disfrutando mi casa porque ya trabajé toda la vida, creo que yo pensaba que cuando ya mis hijos se casaran pues yo ya lo que iba a hacer era dedicarme a descansar”. Pero ahora, la petición es que el gobernador de Sonora, Alfonso Durazo, las ayude a formar una asociación civil para ayudar a los huérfanos, a los hijos de los desaparecidos. Cecilia insiste: “Yo les pido a la personas que se llevaron a mis hijos que me las entreguen, es todo lo que pido, no buscamos culpables ni justicia”. 


Show Full Content

About Author View Posts

Tania Magallanes
Tania Magallanes

Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

Previous De cómo los medios no pueden ni deben de colocar en posición de vulnerabilidad a las víctimas de violencia, el caso Del Collado
Next A un 90% de avance, el proyecto de acceso principal a la UAA
Close

NEXT STORY

Close

Reconoce el gobernador a diputados que aprobaron Paquete Económico 2014

20/12/2013
Close