Carta a mis alumnos/ La columna J  - LJA Aguascalientes
09/12/2022

“La vida es un instante”

Estimado lector de LJA.MX he querido compartir con usted, una carta que le he escrito a mis alumnos de las últimas 6 semanas en la EB. Considero que es un deber y una responsabilidad agradecerles por la buena disposición y entrega ante su compromiso académico y social. Nos encontramos en tiempos de incertidumbre política y económica. Los estudiantes, como siempre lo he dicho, son la última esperanza de este país que sigue viviendo catarsis existenciales y convulsiones de identidad ante un mundo acelerado y enfocado en lo trivial.

A mis alumnas y alumnos quiero decirles que es menester dilucidar que la vida no es un camino fácil, pero ante todo es un camino en cual siempre se debe buscar la felicidad, el éxito será una consecuencia de la aptitud, pero sobre todo de la actitud con la que afrenten el camino, existirán peripecias y adversidades en su periplo, pero su perseverancia siempre debe de estar en el bien. A ustedes la última esperanza presente de esta nación, les toca volver a tener creencias para poder arraigar ideologías que generen progreso y equilibrio en un lugar en donde se han perdido. La juventud es una preciada bendición que enarbola las raíces de lo que será el futuro, es por ello por lo que es importante que tengan disciplina y compromiso con todas las cosas que hagan, no actúen por inercia, analicen y sean hacedores de la duda filosófica, sean críticos, pero mejor aún, sean propositivos, pues esta vida no cambia con las opiniones, cambia con los ejemplos, las palabras convencen, pero los ejemplos arrastran.



 

Cada decisión que tomen es un estilóbato en la construcción de su vida, construyan castillos a la virtud, siempre tengan fe en sus ideales, nunca desfallezcan, nunca se rindan, como diría Mario Benedettí “No te rindas, por favor no cedas, aunque frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda y se calle el viento, aún hay vida en tus sueños, aún hay fuego en tu alma, enseñar un canto y comenzar de nuevo, abrir las alas y retomar el vuelo”.

No se preocupen por un pedazo de papel llamado examen, ocúpense por tener aprendizajes significativos en su vida, nos podemos preocupar cuando nos toque vivir una guerra, o cuando la injusticia impere en la sociedad y no haya quien la defienda, mientras tanto denles el justo valor a las cosas, al final de nuestras vidas nadie dirá si fuimos personas de nueve o de diez, solo existirá nuestra auto calificación la cual estará acompañada de nuestro último aliento. Si son entregados en sus actividades las cosas saldrán bien.

“Cuando la esperanza se vuelve invencible, la victoria final esta asegurada”.

Nunca odien a nadie, hagan el bien, conserven su alma pura, escuchen a su conciencia, sean los padres y las madres de los desfavorecidos, escriban sus sueños y leanlos, reflexionen y trabajen en lo que más les guste, en aquello que los haga felices. Respeten y amen a su patria, es la única que tenemos.

Aprovechen al máximo su etapa de estudio, cultiven buenas amistades y aún más buenas costumbres. Como citaba Borges “Corran más riesgos, hagan más viajes, contemplen más atardeceres, suban más montañas, naden más ríos. Vayan a más lugares a donde nunca han ido, coman más helados y menos habas, tengan más problemas reales y menos imaginarios.

Tienen mi respeto absoluto por haber decido hacer un evento de filantropía, gracias por entender que el mejor negocio que podemos hacer es ayudar a los demás, que la tasa marginal y el equilibrio de la oferta son cosas importantes, pero aún más importante es que alguien te vea a los ojos y te agradezca eternamente por un pedazo de un pan o por una buena acción que tuviste con él, no si eso implique un calificación de nueve o de diez, creo que es más algo más sublime de la cuantificación numérica que lo podamos dar a algo. 


Quiero pedirles de la manera más loable, que busquen ser felices, que utilicen de manera responsable su tiempo, pues es el único recurso no renovable que tenemos los humanos, es el más importante, sean mujeres y hombre de honor, que nunca nadie les diga que no pueden, siempre pongan sus metas en lo más alto, ahí donde brilla el sol, nunca pierdan la sonrisa de la juventud, siempre tengan fe en sus ideales, esperanza en realizarlos, por amor a la humanidad. Muchas gracias.

Gracias a la Directora del Campus Sandra Martínez, y las Coordinadoras Anel Ambriz y Anel Legaspi, su entrega y disposición son la reseña de la grandeza de esta Institución.

 In silentio mei verba, la palabra es poder.

 


Show Full Content
Previous Peluquería Tradicional Santillán Hermanos: manifestación cultural de autenticidad histórica citadina.
Next Sistema Nacional de Cuidados: una vía para la igualdad de oportunidades y la movilidad social/ El apunte 
Close

NEXT STORY

Close

Gobierno contrató a 2 mil 253 médicos especialistas; el reclutamiento será permanente: Zoé Robledo

06/07/2022
Close