Covid largo: las secuelas físicas y cognitivas persistentes que deja la COVID-19 - LJA Aguascalientes
30/06/2022

La pandemia de COVID-19 ha ocasionado que millones de personas en todo el mundo se enfermen. Este virus tiene serias consecuencias en el bienestar de los individuos contagiados, pues el daño que provoca al sistema respiratorio puede llegar a provocar la muerte.

El riesgo de presentar un cuadro grave de COVID-19 aumenta con ciertas comorbilidades, como inmunodeficiencia, hipertensión y daño previo a los pulmones. Si bien gran parte de las personas que se infectaron con el coronavirus SARS-CoV-2 fueron capaces de superar la enfermedad en un lapso aproximado a los 10 días, un gran número de pacientes ha reportado afectaciones persistentes.

Al conjunto de síntomas que presenta una persona luego de haberse recuperado de COVID-19 se le ha denominado Covid largo. Dado que el coronavirus que ha causado desde 2019 una pandemia mundial es de reciente aparición, aún no se tienen claros todos lo efectos que este tiene en el cuerpo humano, ni la causa concreta de los padecimientos que se presentan por durante un prolongado periodo de tiempo.

La especialista en Virología de la UNAM, Susana López Charretón, aclara que el Covid largo no se trata de una enfermedad persistente, es decir, el virus no permanece en el cuerpo de la persona. Lo que se ha descubierto al momento son secuelas que deja la enfermedad, las cuales se siguen estudiando.

Dificultad para respirar

Uno de los síntomas que más se han reportado de este padecimiento es la dificultad para respirar. Cabe señalar que el coronavirus causa grave daño a los pulmones. Se ha encontrado que los órganos respiratorios de una persona que tuvo COVID-19 tienen menor capacidad para procesar oxígeno que una persona que no se contagió, sin importar la gravedad del cuadro clínico.

Al contraer esta enfermedad, es común que las personas presenten baja oxigenación, lo que a su vez causa otros problemas en el cuerpo. Aunque normalmente los estudios médicos no encuentran deterioro visible en los pulmones, existe una hipótesis que señala la aparición de micro coágulos en los tejidos pulmonares o el engrosamiento de la barrera que regula la entrada de oxígeno en los alvéolos.

Fatiga constante

Otro de los padecimientos reportados por personas que enfermaron de COVID-19 es la fatiga constante. Muchas personas mencionan que actividades comunes o de mínimo esfuerzo ahora causan cansancio extenuante. Además, experimentan también malestar cuando intentan hacer ejercicio.

La explicación que tiene mayor probabilidad de ser cierta de acuerdo a la comunidad científica es un daño en el sistema circulatorio. Aunque los pulmones y el corazón en apariencia se encuentren bien, la respuesta inflamatoria del cuerpo puede ser causa de afectaciones en las fibras nerviosas que controlan la circulación de sangre.

De esta forma, los músculos no tienen la capacidad de respuesta ni resistencia al esfuerzo existente previo a la infección. No se trata solamente de una mala condición física, que también es factor, sino de un problema general de oxigenación y circulación.


Daño neurológico

Otro de las manifestaciones de Covid largo es el déficit neurológico, que se expresa comúnmente como incapacidad para concentrarse, pérdida de memoria, dificultad en la expresión verbal, trastornos de sueño, entre otros. Incluso, se han detectado cuadros de ansiedad y depresión asociados a la propia enfermedad o al entorno que este ha ocasionado, como el aislamiento.

Las consecuencias cognitivas que tiene una infección de coronavirus se siguen estudiando, por lo que aún no se entienden completamente si existe una solución concreta para estas. La respuesta inmunológica del cuerpo para atacar el virus puede ser una de las causas de los problemas neurológicos que se han reportado, los cuales se detectan varios meses después de superar la enfermedad.

Como se ha visto, una baja oxigenación está relacionada con una deficiencia del sistema circulatorio, lo que puede terminar por afectar también al cerebro. Es posible que se formen pequeños coágulos que bloqueen los vasos sanguíneos cerebrales, lo que lleva a la pérdida de neuronas.

Otra hipótesis señala que es la respuesta inflamatoria del organismo lo que ocasiona este cuadro de malestares. Siguiendo esta misma línea, sería el sistema inmune la raíz estos daños, al dejar cicatrices que se manifiestan posteriormente como deficiencias cognitivas. Un estudio publicado en The Lancet ha explorado la relación entre una infección de SARS-CoV-2 y problemas neurológicos.

Cualquiera que sea la manifestación de Covid largo, es necesario consultar con una especialista para llevar a cabo un proceso de rehabilitación. Existen algunas técnicas que se han generalizado, como inflar globos o ejercicios de respiración, sin embargo las secuelas de la enfermedad pueden variar de persona a persona, por lo que es necesario tener un tratamiento dirigido y personal.


Show Full Content
Previous Familiares de desaparecidos arremeten contra la Comisión de Búsqueda de Aguascalientes
Next AMLO truena por difusión de propiedad de directora de Pemex en Houston: es un modesto departamento
Close

NEXT STORY

Close

Han capturado a tres implicados más en asesinato de los LeBarón, sumando 7 al momento

30/12/2019
Close