La Purísima… Grilla: ¿Debate? - LJA Aguascalientes
27/06/2022

Chasco. Ayer se confirmó que estamos lejos, lejísimos de saber organizar debates, en cada proceso electoral es lo mismo, las autoridades tienen que obligar a los candidatos a asistir, negocian con los partidos políticos para cuidar a sus aspirantes, se inventan formatos para dar fluidez y transformar el encuentro en un verdadero diálogo, pero nosotros, sí, nosotros, queremos ver una pelea de lucha libre, sangre, y al final nos quedamos sin lo uno ni lo otro, no se da la conversación enriquecedora donde se comparen propuestas y contrasten ideas, ni se asiste a una batalla despiadada. En el primer debate al que asisten las cinco candidatas Nora Ruvalcaba Gámez, Anayeli Muñoz Moreno, Martha Cecilia Márquez Alvarado, María Teresa Jiménez Esquivel y Natzielly Teresita Rodríguez Calzada (que así fue como las presentaron en el escenario del Teatro Aguascalientes), el gran perdedor fue el electorado, porque tanto se cuida a las candidatas que el Instituto Estatal Electoral de Aguascalientes dejó el teatro vacío, sin permitir el acceso al público, ni siquiera a los medios de comunicación.

Transmisión. A la mejor es que ahora ya somos muy modernos y todo será a través de una pantalla, así fue el “debate”, se entiende que el IEE cuide los detalles y que se haya rodeado de vallas al Teatro Aguascalientes, con elementos de seguridad para evitar que las huestes acarreadas echaran porras, pero ¿impedir el acceso al público?, pues sí, así fue; ¿con quién se habrá negociado todo esto, porque a las candidatas se les tuvo que explicar una y otra vez las reglas?, en un primer momento, Martha Márquez y Nora Ruvalcaba se le fueron encima a las moderadoras Dulce María Rodríguez Ramos y Claudia Dolores Ávila Sánchez, por el simple hecho de cumplir con su papel.

Los temas (Salud pública; Seguridad Pública y Prevención del Delito; Movilidad, Desarrollo Urbano y Medio Ambiente) fueron lo de menos, también las formas de participación, porque en la esfera de cristal en que se mantuvieron las candidatas, tres de ellas se rindieron a lo que la masa exigía: darle con todo a la candidata de la coalición Va por Aguascalientes, Teresa Jiménez.

Bloque opositor, así se comportaron Nora Ruvalcaba Gámez, Martha Márquez Alvarado, y Natzielly Teresita Rodríguez Calzada, sin ideas, sin propuestas, sólo con promesas y una andanada de denuestos contra Jiménez Esquivel, por eso las candidatas de Morena, PT y Verde Ecologista, y Fuerza por México Aguascalientes, desaprovecharon la oportunidad, porque el intercambio fue a partir de acusaciones que ya hemos visto correr una y otra y otra vez en las redes sociales, pero de los que no han presentado denuncias, denuncias serias, no como las de Rodríguez Calzada que engrosó un expediente contra la de Morena con puras suposiciones.

Avanzan y consolidan Teresa Jiménez y Anayeli Muñoz. La candidata de Vamos por Aguascalientes llegó al debate con la promesa de que a los ataques y denuncias contestaría con propuestas, ese guion estableció y de ahí no se salió, si la exalcaldesa lo que desea es mantener una imagen, lo consiguió, a costa del lucimiento personal o dar muestras del carisma con que dicen arrasa en las comunidades, se nota que acudió al debate preocupada por sus adversarias, en todas sus intervenciones careció de naturalidad y fluidez, porque acudía a los letreros con sus propuestas y leía sus apuntes, si ese era el propósito de acudir al debate, evadir la multa al ausentarse y sacudirse los ataques, Teresa Jiménez lo logró, reiteramos, a costa de la proyección de su capacidad y habilidad para conectar con el electorado; mientras que Anayeli Muñoz se creció del anterior debate a este, la de Movimiento Ciudadano trae un discurso articulado y sobre el cual puede improvisar, a diferencia de las otras candidatas, Muñoz Moreno respondió todas las preguntas, no discutió con las moderadoras ni le llamaron la atención por el tiempo, en cada intervención se hizo del micrófono para responder los cuestionamientos y añadir una puntilla en contra de Nora Ruvalcaba, Martha Márquez, Teresa Jiménez y Natzielly Rodríguez, frente a la cautela de la candidata de Va por Aguascalientes y la furia de las aspirantes del bloque opositor, Anayeli Muñoz se confirmó como una alternativa para quienes no quieran votar por Acción Nacional y sus arrimados.

Ganadora. No, no hay ganadora de un debate, sólo perdedoras. En la evaluación de ayer, sólo Anayeli Muñoz y Teresa Jiménez estuvieron a la altura de las expectativas; la de Movimiento Ciudadano porque dejó bien claro por qué es una opción de cambio en Aguascalientes; la de la coalición Va por Aguascalientes, porque cumplió con el guion con que se había comprometido desde el principio; gana la congruencia, pues.

Perdedoras. Nadie duda de la capacidad de Nora Ruvalcaba, una candidata que le ha quedado grande al partido, pero la de Morena se confió en sus habilidades al grado de comenzar su participación ganándose una llamada de atención por parte de las moderadoras para que volviera al tema que se le preguntó, lo que le ocurrió a la candidata de Morena es que se redujo a repetir los slogans de la Cuarta Transformación y a pedir la confianza de la gente porque va a gobernar con Ya sabes quién. Natzielly Rodríguez Calzada repitió el desastre de su actuación en el debate anterior, de nueva cuenta sin propuestas, sin capacidad de oratoria, sin poder de convencimiento, otra vez le sobró tiempo a falta de propuestas y fue exhibida por sus adversarias como la “recadera” de Teresa Jiménez, pues el encono de la de Fuerza por México Aguascalientes siempre estuvo dirigido a la de Morena.

Desfondada. Es obvio que Martha Márquez no está en donde quiere, no es la candidata de Acción Nacional, tiene una pésima comunicación con su equipo de trabajo, no sube en las encuestas, no se siente representada ni apoyada por el Partido Verde Ecologista y el Partido del Trabajo; su campaña se ha desfondado y está molesta, se enfrenta a gritos contra los demás, incluso cuando no le corresponde, fuera de su turno, Martha Márquez enfrentó y les gritó a las moderadoras Dulce María Rodríguez Ramos y Claudia Dolores Ávila Sánchez que no era su papel estar interrumpiendo a las candidatas, por lo que tuvieron que repetirle las reglas previamente convenidas para el debate. Evadía responder las preguntas que se le hacían por formar una narrativa llena de anécdotas con la que quiere establecer que es la mejor, tiene experiencia de gobierno y, de nuevo, es la mejor candidata para los panistas. Martha Márquez no desaprovechó ni una oportunidad para establecerse como víctima, al grado que Anayeli Muñoz le pidió que dejara de usar la violencia de género como pretexto y que mejor pusiera atención a lo que las moderadoras estaban preguntando. Martha Márquez perdió piso y cordura, cuando se le cuestionó cómo evitar la violencia política en razón de género, la senadora con licencia le dio vueltas al asunto, para rematar con un “En mi gobierno al que se atreva a tocar a una mujer se lo carga la chingada”, decepcionante pues.

Decepcionantes. La nota final no es sobre las candidatas, se trata de los asistentes y organizadores. El IEE sobreprotegió a las candidatas, hasta que sintió que ya había cumplido con su tarea y bajó los brazos, el personal del instituto que preside Luis Fernando Landeros fue severo en el acceso y durante el desarrollo del debate, una vez que finalizó, bajaron los brazos, se había prometido que las candidatas saldrían por turnos por si querían dar alguna entrevista, al final, las aspirantes salieron como se les pegó la gana, primero Teresa Jiménez, quien de inmediato fue abordada por los representantes, para hacerle una serie de preguntas cómodas y para el lucimiento de la candidata, cuando Nora Ruvalcaba salió al lobby del Teatro Aguascalientes, no le pareció digno tener que esperar a que los fans de Jiménez Esquivel le brindaran un poco de atención y salió por uno de los accesos traseros del teatro; lo mismo ocurrió con Anayeli Muñoz, después de buscar una botella de agua, no quiso quedarse a contemplar la devoción con que reporteros pagados halagan a la exalcaldesa, si no es porque una reportera la detuvo para entrevistarla, también se sale. Mientras que Martha Márquez, quizá aceptando el desfonde de su campaña, desde que percibió que a nadie le interesaba, se acomodó en un sillón a comer una manzana, en espera de una limosna de atención. ¿Y la de Fuerza por México Aguascalientes?, simplemente desapareció, nunca estuvo en el debate con propuestas, quizá nunca debieron confiarle a Natzielly Rodríguez la candidatura.


La del estribo. Nos emocionamos escribiendo del debate y dejamos en el tintero dos chismes buenos, uno en el Congresito y el otro, la reaparición de los priistas disidentes, quienes insisten en acusar a Antonio Lugo Morales de acosador, pero escriben tan mal sus cartas estos descontentos del tricolor que no queda claro nada y, pero, embarran como priistas a quienes la deben ni la temen. Mañana le contamos.

@PurisimaGrilla


Show Full Content
Previous Primer debate oficial, nada para los electores/ Bajo presión
Next Mujeres, las más afectadas por la Prisión Preventiva Oficiosa
Close

NEXT STORY

Close

La UPA y la Sociedad Mexicana del Hidrógeno inauguraron congreso internacional

31/07/2013
Close