¿Quién jaló el gatillo?/ Memoria de espejos rotos  - LJA Aguascalientes
02/07/2022

Con vida, nunca me atraparán, me lo obligaste a jurar.

Vi brotar tu sangre oscura y una duda me asoló

¿En verdad, es la ternura nuestro don?

¿Lo es o no?

El Don de la ternura – Nacho Vegas

 

En Estados Unidos, sólo en lo que va de 2022, han ocurrido al menos 212 tiroteos masivos, de acuerdo con el Archivo de la Violencia Armada, el Gun Violence Archive (GVA, por sus siglas en inglés), una organización civil que contabiliza las muertes por violencia armada en aquel país, y que define como tiroteo masivo el evento fatal en el que cuatro personas o más son heridas o asesinadas por arma de fuego.

El último de estos casos ocurrió apenas esta semana, en la escuela primaria de un poblado de Texas, habitado primordialmente por una comunidad de ascendencia latinoamericana, con estadounidenses de primera o de segunda generación, en condiciones de precariedad económica y segregación racial. Ahí perdieron la vida más de 20 personas, la mayoría menores de edad, estudiantes de ese instituto, a manos de un adolescente armado con rifles automáticos, quien también falleció ahí mismo.

Las redes sociales, los noticieros, los medios digitales e impresos, se han llenado con los macabros detalles de este hecho fatídico. De ahí pueden surgir algunas respuestas a la pregunta capital ¿Quién jaló el gatillo? Obviamente, el tirador, pero más allá ¿Cuáles motivaciones y condicionantes encajan en el perfil del asesino múltiple típicamente estadounidense, que comete asesinatos multitudinarios con arma de fuego? Con los elementos reiterativos, podemos ensayar algunas respuestas que hacen patrón.


Jaló el gatillo el modelo patriarcal, en el que el tirador fue abandonado por la figura paterna, sin consecuencias para el padre ausente. El mismo modelo patriarcal que impuso todo el peso de la crianza a una madre rebasada por la realidad económica, por la mala política de drogas, por los estándares sociales. Ese modelo patriarcal que impone una masculinidad hegemónica y una virilidad aspiracional que hay que cumplir si se nace hombre.

Jalaron también el gatillo, por supuesto, la segregación racial y la precariedad económica, que limitan el horizonte de desarrollo y de acceso a satisfactores mínimos para la dignidad humana a individuos y colectivos insertos en la dinámica social de aquel país, que les promete un “sueño americano” que es más bien una atroz pesadilla capitalista. Entre estos satisfactores mínimos se encuentra primordialmente la garantía de acceso a la salud mental para la población.

Han jalado el gatillo también los miembros de la comunidad del tirador, quienes le abusaron física y psicológicamente. En ellos también cunde la sangre sobre sus manos. Igualmente, en la cultura norteamericana que privilegia el individualismo sobre la colectividad; que es especialmente dura con las infancias y las adolescencias, incrustándolas en un modelo de privilegio blanco, capitalista, heterosexual, en el que la apariencia y el estatus social son determinantes para la vida comunitaria.

Jaló el gatillo, ineludiblemente, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), con su oposición al control de armas. La NRA se vuelve a manchar las manos con sangre inocente, por mantener una cultura anacrónica, violenta, e incomprensible en una república civil, sobre la portación de armas, manipulando no sólo el concepto de “libertad”, sino a la clase política (de la que la NRA es parte), con la finalidad de garantizar sus estamentos de poder.

Lo expuesto aquí no pretende restar responsabilidad a quien comete un crimen, sino contemplar el fenómeno desde los más ángulos posibles para abonar a una comprensión más amplia de la problemática. Sólo así se podría avanzar en planteamientos que puedan atender y prevenir tragedias como esta. El problema es estructural. Reducirlo al individuo o a los aspectos anecdóticos es omitir la participación que tiene el sistema mismo en los asesinatos. Únicamente para empezar.

 

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @_alan_santacruz

Facebook: /alan.santacruz.9

 


Show Full Content
Previous Segundo concierto de la segunda temporada 2022/ Orquesta Sinfónica de Aguascalientes 
Next Apuntes de una campaña a gobernadora 2/ Plaza Pública 
Close

NEXT STORY

Close

Con la entrega de vales de consumo de alimentos, Coparmex lanza la campaña “Participo, voto y exijo”

27/05/2021
Close