Histórico/ Por mis ovarios, bohemias  - LJA Aguascalientes
26/09/2022

Sí, ganó una mujer la gubernatura de Aguascalientes.

Tanto han cacaraqueado que esta elección fue histórica porque contendieron 5 mujeres para gobernadora, que ya a estas alturas solo pienso que lo histórico habría sido que todas las mujeres en la lista nominal hubieran votado: 534 mil 808 mujeres del millón 34 mil 608 personas que estaban en la lista nominal; el resto, 499 mil 800, hombres, según el IEE y el binarismo hombre-mujer.

534 mil 808 mujeres que no salieron a votar porque no quisieron, porque no pudieron, porque estaban trabajando, porque no se enteraron, porque les da igual, no importa por qué, el voto de todas es lo que habría sido histórico.

Esta fue la elección con menor participación de la historia del estado, apenas el 45.9% votó y teorías del porqué podrá haber muchas, desde la atrofia cerebral de los que se enojaron porque solo eran candidatas mujeres, hasta la hueva motriz de los que no quisieron levantarse del sillón el domingo, o los que rotundamente decidieron no votar porque no vieron opción entre las postulantes para ellos.

Hace unos días me enfundaba un traje de heroína como si solo pronunciar las palabras cambiara el mundo, cuando exclamé “para las próximas elecciones del 2024 lo que habríamos de hacer es promover el voto nulo y hacer que se repita la elección y que cambien de candidatos si no nos convencen” cuando más allá de las formas legales o pensar esto desde un anarquismo mal entendido, lo que desinfló mi ímpetu es que no habría manera de organización ni comunidad para que esto fuera posible, atendiendo la Constitución y con una estrategia de reforma electoral que nos ayudara a cambiar el sistema partidista o la forma de escoger a nuestros gobernantes.

Pero mientras eso pasa, si es que llega a pasar, al país le urge que lleguen más mujeres a los puestos del poder. Pero más que eso, le urge que esas mujeres que ya están en espacios donde son visibles se pongan a trabajar y dejen de trabajar para sí mismas, como lo hacen los hombres.

¿Habrá otra forma de hacer política de las mujeres? ¿Tendremos que afiliarnos todas a alguna plataforma política solo para permanecer en la política?

No estoy hablando de hacer activismo o de tomar un megáfono y comenzar a mover a las personas por un bien en común, eso es hacer política también, no, me refiero a la forma de hacer política de la dura, de la que “se supone” hacen en los partidos, de la que te empujan y te colocan en un puesto para “velar por los intereses de la sociedad”… aunque ya sabemos qué significa esto. 

Acá en Aguascalientes hay casos que son un ejemplo, uno de ellos es el de la excandidata a la alcaldía de la capital, Saraí Ornelas, que en una ejemplar muestra de autonomía y decisión, en plena campaña denunció por violencia política de género al dueño del partido que la arropó en esa contienda, el hórrido Sergio Augusto López del Verde Ecologista, de lo peor que ha dado la política aguascalentense, para después brincar a otro partido, Fuerza x México, con tal de mantenerse en el ajo, en el cotorreo, en lo visible, cosa que no le funcionó, pues recién llegada, el partido perdió el registro, lo que me hace cuestionarme si terminó su carrera política, o qué carrera política sigue para una mujer como ella en la partidocracia aguascalentense.


Si lo sigo pensando, estos brincos de partido en partido no son tan drásticos como en el caso de las mujeres en el PRD y el PRI, que respaldaron al PAN. No por algo fue menor la carcajada que solté después de escuchar al panista Santiago Creel decir que ni el viejo PRI tiene las mañanas que Morena, ese viejo PRI que es el nuevo PRI y con el que ahora el PAN hizo alianza. Ese PRI que es nada en comparación de cuando fue dueño del país, el del monopolio del poder. 

La mera verdad sí me pregunto qué pensó Lorena Martínez al despertar la mañana que se colocó por primera vez la camiseta de la Alianza que respaldó. Supongo que si acaso tiene reseca bien la podrá curar con otro viaje por el mundo. 

Las que de plano no manifestaron ni un gramo de vergüenza fueron las autonombradas ChiquiTeres, es verdad cuando digo que nunca pensé volver a ver esas prácticas en mujeres en la política. Pero la culpa es mía, por ilusa. 

Supongo que cada una de ellas, priistas o perredistas, lo hicieron gustosas con tal de obtener un empleo que les alcance para recobrar la dignidad que perdieron. Porque si de lo que se trata es de pensar en la unidad y las causas, la estrategia que se inventaron sobre que están defendiendo de la 4T a la patria es francamente ridícula. Porque Morena no es la esperanza del pueblo, como tampoco lo son el PRD o el PRI. 

Pero nadie rebasó a Martha Márquez. La vergüenza de esta elección tiene su rostro. Porque mientras Natzielly Rodríguez estuvo plagada de clichés y frases hechas y sin sentido, lo que todo indicaba la haría quedar como la peor posicionada en la contienda electoral, el actuar de Martha deja registro en la historia de Aguascalientes por penosa, ridícula y vergonzante, al declinar por la candidata de Morena. Es cuestión de integridad, de ideas, de convicciones.

Por eso mismo urgen más mujeres en la política. 

Le encuentro más sentido y dignidad a las mujeres del PAN porque al menos defienden su agenda y sus intereses. Para nadie es un engaño lo que harán y lo que defenderán, con quiénes firmarán, que derechos van a negar, qué política sin sentido pero muy de ultraderecha van a seguir, todo mundo espera eso y no defraudan, ¿pero las demás? 

¿Dónde ven un acto de congruencia que el PRD se alíe con el PAN, o que el PRI se alié con su némesis, con su enemigo natural, el PAN? 

Urgen más mujeres en la política. 

Urgen frentes comunes, urge la defensa de los derechos humanos, de los derechos políticos-electorales, urge que los hombres dejen de estar atrás de todos los poderes, que si las mujeres lo hacen mal, se equivocan, toman malas decisiones, sea por ellas mismas, no por rendirle cuentas al partido.

Porque de los hombres en la política espero poco, nada. Un mismo puñado de políticos varones convencidos de cambiar la realidad del país no le alcanza a la nación para voltear a verlos, dejando sus esfuerzos en la inmundicia que simboliza un político para la nación.

Sí, sin temor lo repito: de las mujeres en la política espero todo, quiero todo, exijo todo, esperaría que ellas sean las que hagan que las 534 mil 808 mujeres en la lista nominal y las demás que habitan Aguascalientes tengan garantizados sus derechos, todos, tanto como para salir a votar o dejar de hacerlo con consciencia de lo que sucederá, porque ese sería un ejercicio después de ejercer su derecho a estar informado, no votar, por eso mismo, los partidos políticos no van a permitir que las mujeres lo hagan. ¿Presupuestos para liderazgos políticos de mujeres? Nah, son charlas de coaching de vida y de cómo repetir slogan, marketing político, estereotipos, presentaciones vacías.

Es más, para acabar rápido, ¿qué mujeres tienen la oportunidad de participar en el sistema de partidos, en serio?

De acuerdo con la Convención de Belém Do Pará, la Convención de los Derechos Políticos de la Mujer y la Cedaw, todas las mujeres tienen derecho al acceso igualitario a las funciones públicas de su país y a participar en los asuntos públicos, incluyendo la toma de decisiones. 

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y la Convención Americana sobre Derechos Humanos reconocen, además del principio de igualdad, el derecho de todos los y las ciudadanas de participar en la dirección de los asuntos públicos. La Constitución reconoce el principio de igualdad para el ejercicio de los derechos político-electorales contenidos en su artículo 35, además, establece como principios rectores del ejercicio de la función electoral la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad. 

Sería ingenuo creer que esto es real. 

He visto más mujeres en la política en fotos como si fueran artistas de revista de sociales que haciendo su trabajo, mujeres en cargos públicos que nunca han trabajado en favor de los derechos de todas o que han sido omisas para beneficio de su partido o propio, es la constante a la hora de presumir un trabajo en materia de género. Ustedas saben quién son. 

Caben aquí las preguntas: ¿las organizaciones de mujeres que defienden la Paridad de Género no deberían empezar a notar este hoyo por donde se va la oportunidad de que mujeres comprometidas accedan a sus derechos político-electorales fuera de los partidos?, ¿no están hartas de hacer una política que reproduce controles masculinos y patriarcales? 

 Y las colectivas feministas, ¿qué esperan para entrar a los Congresos, a los lugares donde se toman decisiones, y respaldar a las mujeres activistas de su comunidad?

Sí, ganó una mujer la gubernatura de Aguascalientes. Histórico será si en su gobierno estamos todas.

 

@negramagallanes


Show Full Content

About Author View Posts

Tania Magallanes
Tania Magallanes

Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

Previous Inicia IEE cómputos distritales de elección a gobernadora
Next Ópera Dido y Aeneas de Henry Purcell/ Orquesta Filarmónica de la UAA
Close

NEXT STORY

Close

Entrega municipio capital más de 400 mil pesos en microcréditos

27/10/2015
Close