Encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual y Género/ Bajo presión - LJA Aguascalientes
06/08/2022

La Encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual y Género (ENDISEG), generado por el INEGI, tiene como propósito plantear opciones acordes con la realidad de la comunidad LGBTI+ para tomadores de decisión en política pública. Su resultado principal indica que 5 millones de personas en México (5.1%) se autoidentifica como persona LGBTI+, 1 de cada 20.

A unas horas de la entrega de resultados que nos permite conocer las principales características de esta comunidad, no han faltado los grupos que se quejan porque el gobierno no los ha contado bien y son muchos más, en el otro extremo, quienes minimizan las demandas de la diversidad sexual porque son una minoría de apenas el 5%; colocar la atención en los números hace pasar por alto que la ENDISEG contiene información sobre sexualidad, educación, empleo, servicios de salud, y, relevante, salud emocional.

Se aborda la reacción de los padres cuando se enteraron de su orientación, a los LGB+, el 16% reaccionó con enojo, enfado y amenazas con correrlos de casa cuando se enteraron, porcentaje que se eleva a 22% cuando se enteraron que eran Trans+; al primer grupo, el 9.8% de sus padres los obligó a “corregirse” acudiendo a una institución médica o religiosa, mientras que al segundo grupo lo hizo el 13.9% de los padres.

La encuesta aborda también situaciones sufridas en la infancia y adolescencia, así como si han sentido rechazo social en el trabajo. En el apartado de salud emocional, se les pregunta sobre la intención de quitarse la vida, el 26.1% de la población LGBTI+ declaro haber pensado en el suicidio como opción, y el 14.2% indicó que alguna vez intentó hacerlo.

Esa es la información a considerar, antes que rechazar los números o reducirlos por ser una minoría, lo que importa son los datos que nos hablan sobre la salud de las personas, y los efectos del odio y la discriminación.

José Emilio Pacheco cuenta en el prólogo de Epistola: in carcere et vinculis (De Profundis) que Oscar Wilde, empujado por su amante, demandó por difamación al marqués de Queensberry, quien le dejó una tarjeta que decía “Para Oscar Wilde, quien presume de sodomita”, el autor de El retrato de Dorian Gray perdió el juicio porque decidió mentir sobre su orientación sexual; para pagar los los costos del juicio, Wilde se declara en quiebra, su esposa e hijo huyen de Londres, la Corona británica lo condenó a dos años de trabajos forzados por su homosexualidad, que consideraba una “aberración” para la sociedad victoriana y una “indecencia grave” para la ley, “sus obras son retiradas de los teatros, aun en Broadway, donde se representaba An ideal husband. Sus libros desaparecen de la circulación. La prensa organiza una implacable campaña de odio. Inglaterra entera se lanza contra el hombre al que ayer había aplaudido. No sólo es juzgado por sus actos: también por sus escritos, sus opiniones, su frecuentación de personas de otras clases sociales”. Oscar Wilde muere de meningitis, en París; después de la experiencia de la cárcel y la ruina, todavía pudo escribir dos textos maravillosos: The ballad of the Reading Gaol y la extensísima carta a su amante, Alfred Douglas, que se conoce como De profundis; esta misiva, conmovedora, por decir lo menos, comienza así:

“Tras larga y vana espera, me decido a escribirte por tu bien y por el mío. Me desagrada pensar que he pasado dos largos años de encarcelamiento sin recibir una línea tuya, ni siquiera noticias o al menos un recado, excepto aquellos que me causaron dolor.

“Nuestra desdichada y lamentable amistad terminó para mí en la ruina y la infamia pública. Sin embargo el recuerdo de nuestro antiguo afecto me acompaña a menudo, y me resulta muy triste la idea de que odio, amargura y desprecio deban ocupar para siempre el sitio que en mi corazón perteneció una vez al amor”.

Coda. Repito lo que escribió Wilde al amante que lo hizo perder todo por la homofobia de una sociedad que dejó de ver al genio para reducirlo a una aberración: “muy triste la idea de que odio, amargura y desprecio deban ocupar para siempre el sitio que en mi corazón perteneció una vez al amor”.


 

@aldan


Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous La Purísima… Grilla: Amiga, date cuenta
Next Un presidente lacayo del Imperio/ Convicciones 
Close

NEXT STORY

Close

Suma semáforo delictivo más de dos mil robos a casa habitación en 2015

02/12/2015
Close