La burocracia y sus malquerientes/ Opciones y decisiones  - LJA Aguascalientes
12/08/2022

 

En un entorno político, en el que hubieron privado prácticas consuetudinarias de corrupción e impunidad de un gran conjunto de agentes oficiales instalados en la burocracia administrativa, desde niveles inferiores operativos aunque en contacto directo con los ciudadanos, hasta los más altos niveles de autoridad en la toma de decisiones sectoriales, de suma importancia para la gerencia de las políticas gubernamentales; resulta comprensible la molestia y aun el hartazgo de la ciudadanía frente a la burocracia, en general. De manera tal que la cultura popular expresa su profundo desagrado contra tal estado de cosas, que ha acuñado expresiones displicentes generalizadas como “burócratas vendidos”, “lamebotas de los poderosos”, y aun estribillos muy chispeantes: “burócratas huevones, por eso están panzones”.

Estos, en miles de casos, bien ganados epítetos impugnativos han hecho de los funcionarios públicos una imagen bizarra y degradante de la función pública. De manera que, ante la solemnidad y la pompa y circunstancia con que son instalados gabinetes gubernamentales, cuando vienen y cuando van, el ciudadano común -o de a pie- ve con frialdad e indiferencia esas ceremonias teatralizadas para instalar emocionados equipos de nuevos funcionarios, que con harta solemnidad “rinden protesta a su puesto y mandato”… jurando por la Constitución y las Leyes un fiel cumplimiento; para luego… -muchas de las veces- cometer un perjurio que, al parecer, no les sonroja la cara en lo más mínimo. Esta dramatización del comportamiento desde la función pública, aparte de ser una metáfora tan molesta como dramática, está lejos de ser una fábula. No olvidemos, la exaltada instalación de la Cuarta Transformación -con sahumerios de copal y floridas guirnaldas- cuyo efecto histórico ahora vivimos como efecto no indirecto, sino directísimo de una ipsísima crónica del poder político en México. Y aquí estamos.

Estamos próximos a presenciar la instalación del nuevo gobierno del Estado de Aguascalientes – a la par que otras 5 entidades- y tal evento nos remite a la misma fuente: renovar la burocracia de nuestro gobierno local. No hay de otra, es una rutina sexenal necesaria. Aunque, creo que, en aras de levantar alas al vuelo y esperanzas por un mejor futuro de nuestra vida comunitaria local, está igualmente en nosotros reivindicar los principios rectores de un Servicio Público digno de nuestras aspiraciones, al igual que digno del porte y comportamiento de los funcionarios que habrán de integrarlo. No sé usted, pero yo no puedo resignarme a vivir en un chiquero de corrupción e impunidad, sin que se enrojezca de vergüenza el rostro. Tenemos el imperativo moral y humano de re/aprehender la importancia y exigencia de la dignificación de nuestros usos y prácticas de la cosa pública (en Lat. Re-Pública).

En este tenor, quiero recuperar algunos atisbos y aun acciones legislativas que se enderezan a ese preciso objetivo: – la dignificación del Servicio Público, y para ello comenzar por la dignificación del papel del funcionario que en sentido estricto es “servidor público”. Debo advertir que casi todos esos hitos de renovación de la burocracia política en México, por lo general, han quedado en buenos apuntes legislativos, pero que a la hora de la hora quedan subordinados, supeditados o prácticamente suspendidos por voluntad del Ejecutivo en turno, que responde antes al interés de su partido político o facción de origen, o por obsequio subsirviente a la clase política y económica dominante… el llamado “bloque histórico” entronizado en el poder del estado.

Anticipo una razón de por qué sucede tal. En corto y breve, en nuestra incipiente democracia mexicana, todavía no hemos acabado de salir de la noche que visualiza y valora la Cosa Pública como Botín de Guerra. A esta larga y nefasta tradición, incluida en la “transición política” o alternancia en el poder, desde el análisis sociológico y una larga tradición teórica de la Ciencia Política se le denomina con el término “Spoils System (sistema de reparto de los despojos). Sucintamente dicho, se trata de la práctica política mediante la cual un partido triunfante, al tomar posesión del poder y los cargos o puestos públicos del aparato gubernamental, reparte a discreción y de nueva cuenta las posiciones principales de mando entre sus más cercanos y connotados miembros del equipo, haciendo desde luego “tabula rasa” de los funcionarios que ya ocuparan dichas posiciones, anulando cualquier reclamo a la continuidad o méritos habidos para ocupar dicho cargo; resultando que, con las posiciones físicas del aparato, van aparejados los bienes y recursos de todo tipo a ellos anexos, incluidos particularmente los financieros o de presupuesto corriente.    

Dicho esto, el sistema político mexicano, ya fuera en los tiempos de la “Dictadura Perfecta” -de más de ochenta años de sucesión- o bien para la transición política del año 2000 con Vicente Fox Quesada en el ascenso al poder del PAN, y más aún en la presente alternancia rasante de la Cuarta Transformación con Andrés Manuel López Obrador, ha permanecido el mismo, con mayores o más profundos rasgos de apropiación masiva del Spoils System mexicano. Obviamente, con efectos detrimentes para la Función Pública en su razonable curso y desempeño, dígase enfáticamente bajo notoria ausencia de eficacia y eficiencia gerencial del aparato administrativo burocrático, su falta de continuidad profesional y, por tanto, de un errático “know how” del manejo teórico práctico de gobernanza o stewardship, en que predomina la improvisación, ineptitud y negligente aplicación del encargo.

O, como puede acontecer con la burocracia francesa, respecto de la cual el que fuera presidente socialista François Mitterand (1916-1996; ejercicio constitucional 1981-1995, dos periodos de 7 años), en su momento se quejó de que esa poderosa burocracia era “obesa”, y le aplicó un programa de adelgazamiento, respetando el prestigio y eficiencia de sus funcionarios. Nada que se pareciera al desmantelamiento inopinado, caprichoso, expoliador, canibalizante de las estructuras y bolsas burocráticas del aparato gubernamental de la Federación, emprendido por López Obrador, con nulo respeto y sí probado sometimiento con desprecio a su silente y borrada burocracia federal. Posiblemente éste sea el periodo de peor envilecimiento de la clase trabajadora al servicio del Estado.

Y así desembocamos en el punto central de esta reflexión. ¿Para qué sirven nuestras burocracias? – Baste citar, del caso Aguascalientes, un plausible y esperanzador movimiento gubernamental a partir de la Administración del gobernador Otto Granados Roldán y su relevo por el ciudadano Felipe González González, entre cuya alternancia de gobierno, se había iniciado con Otto Granados una iniciativa sobre el Servicio Civil de Carrera, pero fue al final expedida por quien le sucedió, la Ley del Servicio Civil de Carrera para el Estado de Aguascalientes Última Reforma: 08/08/2005 que publica la Ley del Servicio Civil de Carrera Para el Estado de Aguascalientes. LIV Legislatura del Congreso del Estado. Comento alguno de sus rasgos adelante. Por ahora situemos el tema.


Marco Teórico Conceptual. 1.2. Principios Básicos de un Servicio de Carrera Mauricio Dassauge, afirma que los servicios de carrera –independientemente del Poder en donde se vaya a implementar−, se estructuran sobre la base de por lo menos tres principios esenciales: el mérito, la igualdad y la estabilidad. Este autor coloca, al principio del mérito, como núcleo de todo servicio civil y añade que este principio puede entenderse en tres sentidos:  1. Las personas que ingresan al servicio civil deben ser los profesionales más aptos, los que cuentan con las habilidades, las actitudes, las competencias y los conocimientos más adecuados para el desempeño eficaz de un conjunto determinado de actividades, lo que se debe entender entonces con establecer perfiles; 2. Las promociones salariales, los ascensos jerárquicos y el otorgamiento de incentivos deben ser producto de revisiones, valoraciones y comparaciones objetivas en torno al desempeño de los funcionarios; y 3. El desempeño poco meritorio (es decir un desempeño ineficiente o ineficaz) en el ejercicio de las actividades institucionales es la explicación más justa y adecuada para fundamentar la aplicación de sanciones o incluso la separación (el despido) de un funcionario del servicio civil.  (Fuente: El Servicio Civil de Carrera en El Ámbito Legislativo. Marco Teórico Conceptual, Marco Jurídico, Derecho Comparado y Opiniones Especializadas. Dirección General de Servicios de Documentación, Información y Análisis Dirección de Servicios de Investigación y Análisis Subdirección de Análisis de Política Interior. https://www.diputados.gob.mx/sedia/sia/spi/SAPI-ISS-18-18_05oct18.pdf).  

A nivel federal, con la llegada a la presidencia de Vicente Fox Quesada, se expidió el Ordenamiento de origen en materia del Servicio Público. DECRETO por el que se expide la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal; se reforman la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y la Ley de Presupuesto, Contabilidad y Gasto Público Federal; y se adiciona la Ley de Planeación. | DOF 10-04-2003. Lo más ilustrativo de lo que constituye su objeto social es fraseado por el Título Primero. Disposiciones Generales. Capítulo Único. Artículo 2. 3er-Párr. Serán principios rectores de este Sistema: la legalidad, eficiencia, objetividad, calidad, imparcialidad, equidad, competencia por mérito y equidad de género. (Reforma. DOF 09-01-2006).

Lineamientos que coinciden con la ley local de Aguascalientes, la que difiere de aquella por un acotamiento muy ilustrativo del sistema Spoils System, ya que define como sujetos elegibles de esta Ley, solamente a los funcionarios que se sitúen, no en los mandos de primer nivel (sea Director General hacia arriba, Subsecretarios y Secretarios o Coordinadores), sino de Director de Área hacia abajo hasta el Jefe de Departamento; quedando aparte el personal sindicalizado a partir de Técnico A o B hasta operarios manuales, no removibles en los recambios. De esta manera queda intacto el derecho del Titular recién llegado para formar tanto su personal Staff como equipo ejecutivo de trabajo. Renovación que ya muestra una mejoría del personal burocrático, al asignar una cierta estabilidad y permanencia en sus áreas. Hoy por hoy, se considera normal, “solicitar la Renuncia” de todos los funcionarios desde Jefaturas de Departamento hasta las direcciones, para instalar a los nuevos miembros del equipo entrante.

Resulta obvio inferir que un recambio de esta naturaleza hace impracticable la continuidad de tareas, proyectos y programas que deben reinventarse en cada ciclo administrativo; pero, que cuya intervención se defiende como “derecho de pernada” por cada Administración entrante. La instalación federal de Morena ha puesto en evidencia lo insensato de un tal esquema. Agravando la incompetencia, ineficacia, ineficiencia e improductividad de su burocracia, por mucha Ley que exista de Servicio Civil de Carrera. Ah! Pero, probablemente sí, su permanencia.  

Incluyo un adendum más reciente, dado que, por unanimidad, las y los senadores de Morena que integran los órganos legislativos pertinentes, que presiden las senadoras Martha Lucía Micher Camarena y Gloria Núñez Sánchez, aprobaron reformas a dicha Ley, bajo el rubro de “LXV Legislatura de la Paridad, la Inclusión y la Diversidad”. 2022, Año de Ricardo Flores Magón, desde las comisiones unidas para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativos, con que avalaron una minuta para que sea garantizada la paridad de género en la elección de personas que ingresen al Sistema del Servicio Profesional de Carrera. (Fuente: Senadores Morena. Boletín 20 de marzo, 2022. https://morena.senado.gob.mx/2022/03/30/aprueban-comisiones-que-sea-garantizada-paridad-de-genero-en-servicio-profesional-de-carrera/). Para inducir dos cambios: – A) Uno de éstos, subrayaron, es que se incluyó un lenguaje no sexista de manera transversal, debido a que es fundamental para la visibilización de las mujeres en las leyes y en los ámbitos a los que las mismas refieren. B) Otro de los cambios es que, en la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal, se incluyó el concepto de servidora o servidor público de carrera, así como la palabra “la persona servidora”, con el fin de circunscribir, en el caso que amerite, en los objetivos de dicho ordenamiento el lenguaje igualitario. Y, sí, habida la degradación antedicha, no faltaba más.

[email protected]

 

 


Show Full Content
Previous IAM y Sedeso firman convenio a favor de las mujeres que viven fuera de la capital
Next Fuga de cerebros/ Cátedra 
Close

NEXT STORY

Close

El Issste no cumple pese a fallo de tribunales

28/01/2016
Close