Sexto concierto. Segunda temporada 2022/ Orquesta Sinfónica de Aguascalientes  - LJA Aguascalientes
22/07/2022

Por segunda semana consecutiva, el maestro Guillermo Salvado en su calidad de director huésped, fue convocado para trabajar con la Sinfónica de Aguascalientes el sexto programa de la segunda temporada 2022. Se trata de un verdadero caramelo digno de disfrutarse una y otra vez. Un programa breve en el que asumo que por cuestiones prácticas y de continuidad, se suprimió el intermedio, y creo que fue una decisión acertada. El concierto inició con la obertura de la ópera El rapto en el Serrallo de Wolfgang Amadeus Mozart, continuó después con una de las obras concertantes de mayor poder de convocatoria, el Concierto para piano, Op.16 en la menor de Edvard Grieg con la participación del pianista Elías Manzo y terminó con el poema Sinfónico Los Preludios de Franz Liszt, como ya lo comenté líneas arriba, el director fue el maestro Guillermo Salvador.

El concierto inició con la breve pero encantadora obertura de Mozart, El rapto en el Serrallo, por cierto, un serrallo es un harem en donde viven un grupo de mujeres que dependen todas de una misma cabeza de familia en algunas sociedades musulmanas. Es una de las oberturas más conocidas del compositor de Salzburgo, se trata de la obertura de un singspiel, -es decir un género más breve y ligero que la ópera que surge en la cultura musical alemana frecuentemente con argumentos cómicos y con partes habladas interpretadas en forma de recitativo-, de alguna forma las características de la obertura, breve y ligera, definen muy bien el perfil de la obra completa.

Después de la interpretación de esta obertura, el personal de tramoya preparó el piano en el centro del escenario para la interpretación del Concierto en la menor de Grieg. Esta obra es significativamente importante y tiene un incuestionable aprecio moral para el Teatro Aguascalientes por haber sido parte del programa del primer concierto orquestal en este recinto celebrado en octubre de 1991 en un concierto con lo que originalmente fue la Orquesta de Cámara del Instituto Cultural de Aguascalientes dirigida por el maestro Filiberto Ramos, evidentemente con un buen número de extras con el fin de completar los músicos requeridos para la interpretación del concierto, si no me equivoco, ese concierto fue interpretado por la maestra Guadalupe Parrondo como solista. Algunos meses más tarde surge la Orquesta del Teatro Aguascalientes dirigida por el maestro Alfredo Ibarra que ofrecería su primer concierto en febrero de 1992 interpretando en ese primer concierto la Obertura el Cazador Furtivo de Carl Maria von Weber, el Concierto para piano No.2 de Rachmaninov y la Sinfonía No.5 de Beethoven, esa orquesta se llamaría, a partir de 1993, la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes. En fin, después de este breviario histórico, continuamos con el concierto de la semana pasada.

Como ya comenté, el solista fue el maestro Elías Manzo, un joven talento mexicano cuyas presentaciones con algunas orquestas profesionales de México lo ubican como una brillante promesa del panorama nacional de la gran música de concierto, de hecho no estoy seguro de llamarle joven promesa o ya una realidad. Sabemos que la música es muy celosa y exigente, sumamente demandante con quienes se acercan a ella, y evidentemente no se deja nuca de crecer y aprender cosas nuevas, este joven que si acaso tendrá 16 o 17 años tiene todavía muchas cosas que aprender y lo irá haciendo con el paso del tiempo. Lo cierto es que hizo una interpretación convincente del concierto de Grieg, convincente y con autoridad. La cadenza del primer movimiento fue demoledora, violenta cuando tuve que serla, delicada, fina y sutil, cuando la obra lo exigía. Ahora bien, no podemos apreciar o entender el trabajo del maestro Elías Manzo como si lo hiciéramos con un pianista consagrado y con años de trayectoria, los criterios no son los mismos.  Seguramente si esta ejecución la hubiera hecho Daniel Barenboim le estaríamos exigiendo más, pero desde la perspectiva de un talentoso joven mexicano, podemos decir que fue genial y a todos en el Teatro Aguascalientes no llenó de entusiasmo.

El concierto terminó con el poema sinfónico No.3 Los Preludios de Franz Liszt y por supuesto, el trabajo del maestro Guillermo Salvador mantuvo el mismo nivel de la semana pasada, y claro, no es de extrañar, no esperábamos menos del director invitado a los conciertos quinto y sexto de la presente temporada.

Mañana viernes concluye la segunda temporada del 2022 con un concierto en el que escucharemos Une barque sur L’Ocean de Maurice Ravel, el Concierto para flauta en sol mayor, Op.29 de Carl Stamitz con la participación de la maestra Elena Durán como solista, por cierto que en su última participación con la OSA, hace ya algunos años, todavía el maestro Barrios era el director, dejó un muy mal sabor de boca un una terrible pifia, no recuerdo, la verdad, qué concierto para flauta era, pero hubo un grosero error imposible de ocultar, esperemos que ahora se reivindique con el público melómano de Aguascalientes. Escucharemos además el estreno de Starbrust de David Gommper, obra compuesta exclusivamente para la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, hay que mencionar que David Gommper y el maestro Emmanuel Siffert, director titular de la OSA ya han trabajado juntos anteriormente en una grabación para el sello Naxos con la Orquesta Filarmónica Real de Londres. Continuamos con el Claro de luna de Debussy y el concierto termina con El sombrero de tres picos de Manuel de Falla. Este programa será  dirigido por nuestro titular, el maestro Siffert. El concierto es este viernes 1 de julio a las 20:30 horas en el Teatro Aguascalientes, la casa de nuestra Orquesta Sinfónica, por ahí nos vemos si Dios no dispone lo contrario.


Show Full Content
Previous Un observador de aves prodigio
Next Regresión conservadora en EEUU/ Memoria de espejos rotos 
Close

NEXT STORY

Close

Aún existen facetas poco analizadas sobre la vida y obra del Dr. Atl

03/10/2016
Close