Colaboradores/ Bajo presión - LJA Aguascalientes
24/02/2024

 Los fiscales de Nueva York han integrado un expediente de más de 6 mil páginas con evidencia en contra de Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública durante la administración de Felipe Calderón, y planea generar otras 7 mil 500 páginas para demostrar que el exfuncionario mexicano recibió sobornos millonarios por parte del Cártel de Sinaloa.

En cumplimiento de una orden del juez, los fiscales informaron que cuentan con cuatro mil 900 grabaciones de testigos colaboradores en contra de Genaro García Luna, entre ellos Jesús El Rey Zambada García, dirigente del Cártel de Sinaloa, las cuales se sumarán a las miles de “evidencias irrefutables” de los presuntos delitos cometidos por el exjefe de la policía mexicana.

Aún falta para el juicio de Genaro García Luna, sin embargo, en México, gracias a las constantes referencias que hace al caso el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya está sentenciado, el pueblo sabio lo considera culpable, y se acabó. Cualquier mención a las debilidades del caso por basarse en las declaraciones de testigos colaboradores o la presunción de inocencia te colocan del otro lado de la Cuarta Transformación, del lado de los malos, los adversarios, los corruptos, ¿por qué?, porque hay que obedecer los dictados de la voz del amo.

En The last narc (2022), un documental de Tiller Russell, se presenta el testimonio de Jorge Godoy, René López y Ramón Lira, policías que trabajaron como guardaespaldas de Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo, a estos tres expolicías les pagó Héctor Berrellez, agente de la DEA, para aclarar las condiciones y por quién fue asesinado Enrique Camarena.

Como agente de la DEA, Héctor Berrellez, estuvo a cargo de la Operación Leyenda, como llamaron a la investigación de los asesinatos de Kiki Camarena y el piloto Alfredo Zavala. En The last narc queda claro, gracias al testimonio de Jorge Godoy, René López y Ramón Lira que el responsable de la torturar y el asesinato fue Rafael Caro Quintero; aunque Berrellez tiene otra teoría, el exagente de la DEA acusa a la CIA de haber asesinado a Enrique Camarena, y es que, gracias a las declaraciones de los guardaespaldas del Cártel de Guadalajara, quedan claras las relaciones de los narcotraficantes con esa agencia estadounidense.

Otra relación que exhiben los testimonios de Jorge Godoy, René López y Ramón Lira es la que había entre los narcotraficantes y políticos mexicanos, en The Las Narc aseguran que Caro Quintero y Ernesto Fonseca se reunieron con José López Portillo y Miguel de la Madrid; todavía más, afirman que el asesinato del agente de la DEA se debió a la reacción furiosa de Caro Quintero por el descubrimiento del rancho El Búfalo, donde se realizó uno de los decomisos de droga más grande de México, porque el narcotraficante ya había pagado los derechos al gobierno mexicano.

Jorge Godoy asegura que Caro Quintero enfureció porque ya le había mandado cocaína y su pago al presidente Miguel de la Madrid, y que quien fue a recoger las bolsas de dinero fue Manuel Bartlett, entonces secretario de Gobernación. El guardaespaldas, un criminal confeso, asegura que él fue testigo de la presencia de Bartlett y la recepción del dinero, de la complicidad de esos funcionarios con el asesino de Enrique Camarena.

A López Obrador le cuestionaron si su administración estaría dispuesta a que Manuel Bartlett colabore con la investigación de la tortura y muerte del agente de la DEA, y el presidente evadió así: “Es que es adelantar vísperas, es que tengan notas ustedes en el Proceso, que es un periódico, una revista muy sensacionalista. No nos adelantemos, vamos a esperar”, y desvió el tema para hablar de quienes son afines a su gobierno.

The last narc presenta a Jorge Godoy, René López y Ramón Lira como testigos colaboradores, sus declaraciones valen tanto como las de Jesús El Rey Zambada en contra de Genaro García Luna, pero el rayo purificador de López Obrador ya salvó a Manuel Bartlett, ya está bendito ante el pueblo bueno y, por su instrucción, lo tienen que defender.


Un día terminará la administración de López Obrador, ¿el pueblo bueno seguirá defendiendo a individuos de la calaña de Manuel Bartlett o Layda Sansores?

Coda. Quizá estamos condenados al cuento monterrosiano, “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí” y no importa quién gobierne, porque los tetratransformistas ya revolucionaron su conciencia al ritmo del chasquido de dedos de López Obrador.

@aldan

 

 

 

 


Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous LJA 26/07/2022
Next El apunte Preparación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes menores de 29 años / El apunte
Close

NEXT STORY

Close

José Luis Prieto, becario para estudiar fuera del país

23/09/2018
Close