No bajemos la guardia - LJA Aguascalientes
04/10/2022

No bajemos la guardi

 

Raúl Silva Perezchica

 

La quinta ola de contagios por covid-19 nos sorprendió en este verano, un hecho que nos recuerda que no podemos bajar la guardia ante un virus cuyas mutaciones pueden volverlo más contagioso. Este escenario, aunado a la dificultad de regresar al cierre de actividades económicas, nos obliga a promover las buenas prácticas de prevención que como sociedad hemos desarrollado: uso de cubrebocas, mantener ventilados nuestros hogares y espacios de trabajo, completar y reforzar nuestros esquemas de vacunación, aislarnos en caso de contagio, además de cuidar en general nuestras condiciones de salud. Gracias a lo que hemos aprendido sobre este virus, podemos ver que si bien es más contagioso, también que hemos tenido menos fallecimientos.

En Aguascalientes, se acumulan 76 mil 375 casos positivos desde marzo del 2022, lo que equivale a más de 5 mil casos por cada 100 mil habitantes en el estado. Las cifras recientes nos revelan la existencia de una quinta ola de contagios: en mayo de este año, hubo un promedio diario de 61 casos positivos de covid-19; en junio, ascendió a 102 casos, y en lo que va de julio promedia ya 256 casos diarios. 

Nos encontramos en un momento muy diferente de la pandemia, sobre todo si lo comparamos con lo que sucedía en 2021 y aún más si nos remontamos a marzo del 2020. En este largo combate, las vacunas se han convertido en una poderosa herramienta para mitigar los efectos del virus. El objetivo ahora en lo posible es incrementar la población con acceso vacunas en todo el mundo, especialmente de los menores y los de mayor vulnerabilidad, esperando que no se presente una nueva cepa que nos lleve al inicio de la pandemia. Aún más, es importante que el Gobierno federal permita la importación de los nuevos medicamentos antivirales, ya disponibles en otros países, que han demostrado resultados positivos para evitar complicaciones.

De acuerdo con el Dr. Alejandro Macías, se calcula que el 70% de la población de nuestro país ya posee un margen notable de inmunidad frente a la covid-19. Macías reconoce que el costo ha sido muy alto sin embargo, ya que los avances en la inmunidad provienen de personas que se contagiaron, de quienes se vacunaron y de gente que se vacunó y se contagió, es decir, la inmunidad híbrida, que además es aparentemente la más eficaz. Por ello, el objetivo principal en este momento es ampliar la cobertura de los programas de vacunación a niñas, niños y jóvenes, y al mismo tiempo reforzar los esquemas, especialmente en las poblaciones de adultos mayores, así como en personas con afecciones crónicas.

Vale la pena recordar las experiencias exitosas del pasado. Gracias a las vacunas, la humanidad erradicó la viruela en 1980, que si bien parece un hecho simple, no lo es si tomamos en cuenta que esta enfermedad provocó 500 millones de muertes en el siglo XX; no obstante, como señala la Organización Mundial de la Salud, “estar vacunados no significa que podamos dejar de lado las medidas de precaución y ponernos en riesgo a nosotros mismos y a los demás, sobre todo porque todavía se está investigando en qué medida las vacunas protegen no solo contra la enfermedad, sino también contra la infección y la transmisión”.


En efecto, se vuelve imperante promover y hacer pedagogía pública sobre las medidas de precaución en nuestra diaria convivencia, como lavarse las manos y, al toser, cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo o con el codo flexionado. De igual modo, al primer síntoma o sospecha de contagio, es importante —si esto es posible— hacerse una prueba para detectar covid-19, aislarse y someterse al tratamiento médico correspondiente. En otras palabras, todas y todos somos responsables de cuidarnos, ya que aún no hemos vencido al coronavirus. El objetivo primordial es cuidarnos con la consciencia de que al cumplir con las medidas correspondientes, también cuidamos la salud y el bienestar de quienes nos rodean. 

 

Las condiciones son distintas a las que enfrentábamos en marzo de 2020. Ahora sabemos más sobre el virus, contamos con más herramientas y habilidades para protegernos y proteger a otras personas de contagiarse del virus. Es importante, no bajar la guardia. Las autoridades tenemos la responsabilidad de promover, diseñar e implementar políticas públicas para contener los efectos de la pandemia y colaborar en la creación de acciones que nos brinden las capacidades para prevenir y enfrentar futuros brotes, un desafío que solo lograremos si sacamos provecho del cúmulo de lecciones aprendidas con las que hasta la fecha contamos. 

Como siempre, te invito a que sigamos conversando a través de mi correo electrónico “[email protected]”, o bien, en redes sociales: Maestro Perezchica, en Facebook e Instagram, y @RaulPerezchica, en Twitter, ¡nos leeremos la próxima semana!


Show Full Content
Previous OMS suena la alarma y declara la viruela del mono como emergencia de salud pública internacional
Next Intensifica municipio capital de Aguascalientes supervisión en el alumbrado público por temporada de lluvias
Close

NEXT STORY

Close

¿La reforma electoral de AMLO elimina los diputados plurinominales?

29/04/2022
Close