Comandante, Che Obrador/ Cocina Política  - LJA Aguascalientes
01/10/2022

“Aquí se quedará clara, la entrañable transparencia, de tu querida presencia, comandante Che Guevara”; estribillo de la popular canción de Silvio Rodríguez. Desde el lunes 08 de agosto de este 2022, ronda en la mente de esta cocinera esa memorable canción que la mayoría de normalistas de los ochentas sabíamos de “pe” a “pa”. Y es que el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, anunció este inicio de semana, que la guardia nacional, creación de su gobierno en 2019; será insertada en la administración  de la secretaría de la defensa nacional, con lo que de manera tácita acepta que no cambiará la militarización de la seguridad pública en México, como principal acción de combate al crimen organizado.

06 de febrero de 2012. “No debe seguir exponiéndose al ejército, ni socavarlo, regresarlo (a su cuartel) en la medida que se va profesionalizando la policía y eso nos llevará seis meses, en tanto la nueva policía federal sea la que se haga cargo de garantizar la seguridad”, afirmaba en 2012, López Obrador, en uno de los videos semanales que difundió para dar a conocer su propuesta de gobierno.

Y vuelve a cantar Silvio Rodríguez, pero ahora en su canción “El Elegido”; supo la historia de un golpe, sintió en su cabeza cristales molidos, y comprendió que la guerra, era la paz del futuro. Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida. Enseguida aprendió Andrés Manuel, aun antes de tomar posesión en la presidencia de la república, que el problema de la inseguridad pública en México, era una amenaza al estado mexicano y por ello, reculó antes de su toma de protesta y anunció públicamente que, por lo pronto, las fuerzas armadas se quedarían en las calles, no tanto tutelando la seguridad de la población, sino a contener lo que entonces y ahora amenaza con desbordarse: la temeraria actuación de los grupos delictivos.

No es la solución. Investigadores tales como el doctor Alejandro Madrazo Lajous (CIDE), que por años hicieron de la materia su objeto de estudios, advierte que el ejército en las calles hará lo que sabe hacer: la guerra. “Cada vez que intervienen las fuerzas militares en la seguridad pública, escala la violencia, suben los homicidios”, afirma Madrazo Lajous y agrega: Fernando Escalante Gonzalbo (Colegio de México), prestigiado sociólogo e intelectual lo ha dicho “primero entra el ejército y luego suben los homicidios”.

Sí es la solución. En los hechos, la declaración del lunes 08 de los presentes, confirma la apuesta por las fuerzas armadas como método de control de los grupos delincuenciales organizados, que se hace a partir del gobierno de Felipe Calderón. Según nos dan a entender a los ciudadanos, no hay otra solución, ya no digamos para terminar con el lacerante problema, sino para contener, encapsular, sitiar las acciones brutalmente violentas del crimen organizado.

¡Vaya solución! Los entenados del sedicente empresario Claudio X González, los tres partidos políticos que se auto-nombran oposición (calificativo que les queda muy, muy grande); reaccionan y lo hacen mal pues, ante la polémica postura del gobierno federal en materia de seguridad pública, sólo atinan a abrir un debate estéril entre el alineamiento constitucional o no, de la propuesta del presidente. ¡Vaya solución la de los tres bribones! Generar una discusión que debe dar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en vez de formular propuestas serias y bien fundadas para disminuir o acabar con el preocupante problema.

Culpables. Imposible dar con los culpables del terrible problema social que enfrentamos los mexicanos; pero no imposible identificar la responsabilidad por omisión que pesa sobre los ex presidentes Ernesto Zedillo (PRI) y Vicente Fox (PAN) que fueron prácticamente omisos ante el creciente problema: no lo vieron o eligieron no verlo. Fueron doce años de tolerancia, de permisibilidad, que dieron oportunidad a los cárteles de crecer y enraizarse como cáncer en metástasis.

¿Podríamos pensar en el presidente Andrés Manuel como un moderno comandante Che López Obrador? No lo sé. Pero si podemos traer nuevamente a esta cocina la voz del gran Silvio Rodríguez: la última vez lo vi irse entre el humo y metralla, sonriente y desnudo. Iba matando canallas, con su cañón de futuro, iba matando canallas, con su cañón de futuroooo, o-o-o.

[email protected]



Show Full Content
Previous Napoleón Gómez Urrutia y su la larga lista de delitos/ Convicciones 
Next ¿De quién son las calles?
Close

NEXT STORY

Close

En marzo iniciará censo de edificios art déco en Aguascalientes

25/02/2019
Close