¡Todos al canzonaje!/ Así es esto  - LJA Aguascalientes
03/10/2022

¿Por qué andar en calzones en la casa? Es una pregunta que me hacía mi esposa una y otra vez. Ya sé que no es agradable la imagen que vino a sus mentes, menos para los que me conocen y saben que peso 108 kilogramos. Pero eso se acabó, ya no ando en calzones por la sala; no más… al menos no solo, ahora andamos; sí, he de confesar que el calzonaje, si se me permite el neologismo, lo hacemos mis hijos y yo, es algo que nos une.

En calzones hemos hecho muchas cosas, tal vez la más salvaje, una guerra nerf. Como a todo niño a mi hijo le encantan las guerritas y se ha hecho adicto a las pistolas tipo nerf, incluso tiene una Ak-47 escala 1:1 especial para este tipo de balas. En un inicio me cuestioné si era prudente comprarle armas de juguete, pero al final de cuentas todas están dentro del mercado y enfocadas a niños de su edad, ese tema de las armas en una sociedad tan dañada como la nuestra por los muertos y desaparecidos es complejo, lo admito.

Los hombres en calzones son icónicos, sobretodo en la cultura moderna: ahí están las imágenes icónicas por ejemplo de Homero Simpson y de Walter White alias “Heisenberg” de Breaking Bad, ambos si no me equivoco con sus trusas estilo briefs. Una doble cuestión, un signo de poder y a la vez de debilidad: el poder de estar en mi casa, mi hogar dulce hogar, y en ese sentido esa posibilidad. Pero, si es fuera de, se vuelve una debilidad, un ridículo, por ello una de las pesadillas recurrentes es estar en ropa interior frente a un público, una de las formas de humillar a alguien es exponerlo en ropa interior o desnudo.

Obviamente Marce, la mamá, odia que Rubén, Marcelita y yo estemos en calzones, deambulando por la casa, en especial cuando sus amigas van a cenar (¡qué delicada! ¿No creen?) Pero pos se tiene que alinear frente a la revolución de las trusas, justo preguntaba a Rubencito por qué le gusta andar así en la casa, y me respondió: porque somos libres, como los Croods, salvajes ¡hacemos la revolución!   

Los hombres siempre andan en calzones cuando están entre sí en algún hotel o casa donde van a dormir; justo la vez que más carrilla me echaron mis amigos fue alguna vez que en un viaje a CDMX quise ponerme piyama en algún cuarto de hotel donde solo estábamos hombres, y todos me tildaron de adjetivos calificativos que no puedo escribir, pues no son aptos para estos tiempos de tolerancia y respeto hacia las diferentes formas de pensar.   

¿Por qué hacer esto de deambular sin pantalones? No sabemos, lo que tenemos claro que no se trata de un tema de machos, es más bien una especie de liberación, el lugar donde podemos ser nosotros, despojarnos de esas mascaras o cascarones que tenemos que usar ante los demás y deambular con el modelo y estilo que más no guste. Yo prefiero usar…. los que me compra mi esposa, en esa parte sigo siendo muy machista, y es que en mi casa mi mamá siempre compró la ropa interior, algo por lo que nunca tuve que preocuparme y me acostumbré tanto que, aun hoy ni sé que talla soy.

Y bueno, sobra decir que una de las series que vimos juntos los niños, es el Capitán Calzoncillos, esta animación que se basa en una exitosa saga de libros y que tiene que ver con las aventuras de un par de niños de cuarto año que luchan contra el ogro que es su director, ¡tendremos que conseguir los libros! en fin, que al llegar a casa y botar la ropa incomoda (trajes, uniformes, vestidos) Marcelita, Rubencito y yo tomamos nuestras espadas de luz neón y gritamos cual piratas en boxers ¡al calzonaje!

[email protected]



Show Full Content
Previous El blabladorismo transformador y la pobreza franciscana/ Bravuconadas 
Next Acoso y hostigamiento sexual en Aguascalientes
Close

NEXT STORY

Close

Sheinbaum admite diferencias con López-Gatell por semáforo epidemiológico en CDMX

31/07/2020
Close