Los habitantes de mi tierra - LJA Aguascalientes
28/01/2023

 

Sobre la exposición fotográfica que en el  marco de FOTOSEPTIEMBRE 2022 se presenta en Café Coyoacán.

Es acto de identidad del lugar que me vio nacer digo “mi tierra”, ese terruño que nos da personalidad, que tiene una variada “poza génica” que nos da variabilidad a las y los humanos que habitamos y que se sigue enriqueciendo con las inmigraciones de todo el mundo, pero que  a la par nos debería de llevar a una evolución cultural de consideración a otras especies con las que cohabitamos el espacio, que además deberían tener un alto grado de respeto porque muchas de esas especies son ancestrales han vivido aquí por generaciones e incluso han sorteado catástrofes que los humanos y humanas no podrían soportar e incluso otras especies de las que se tienen sólo fósiles no superaron  cuestiones como la era del hielo.

Dicho lo anterior les cuento de la tortuga casquito, una especie que dicho sea de paso es el símbolo de nuestra asociación hermana de Guardabosque de los Cobos, ya que Miguel Vázquez ha encontrado fósiles y por supuesto existen hasta la actualidad, podríamos decir que son lo que se les llama “fósiles vivientes” y no está por demás decir que cuando vayamos en carretera o terracería cerca de las áreas naturales tengamos precaución de no atropellar a alguna; mismo caso para las serpientes, porque resulta que de menos las tortugas y las ranas son especies “simpáticas”, pero he visto personas que van en sus supe camionetas ven una víbora y lejos de detenerse las centran y las matan, si les preguntas qué porque las matan dicen: “es que pueden hacer daño a alguien” ¿qué? En medio de la nada, cuando ellas se están calentando para llevar a cabo su vida cotidiana y sin la clara conciencia humana de la maldad… esas, las víboras, son valiosas habitantes de nuestra tierra, en el ecosistema al igual que las otras especies tienen su razón de ser su nicho ecológico y su hábitat que ha sido invadido por múltiples causas humanas.

Así como estas especies podemos platicar de otras que son muy despreciadas, al llamarlas malezas hierbas malas, y  la frase favorita de humanas y humanos es “vamos a desmalezar” “ya esta muy grande la hierba hay que quitarla” tienen nombres comunes como pera (no es la fruta es que su fruto se le parece” hierba del sapo, pastos como el navajita, el rosado, el pata de gallo, el chicalote tan espinoso, tan poco querido, pero con una flor tan hermosa amarilla, frágil, exquisita, hierba de la serpiente, la ojo de tigre,  juan mecate, estafiate, árnica, entre otras tanta maravillosas en sí mismas y como decía el  Celia Cruz que en paz descanse y en Gloria esté: “Traigo hierba santa para la garganta…” las hierbas tienen puedes soltar aromas, servir para remedios medicinales, pero sobre todas las cosas son parte de un delicado equilibrio ecológico donde son hábitat de especies animales pequeñas, son comida de otras tantas, ayudan a que el suelo permanezca y son parte esencial del paisaje de cualquier ecosistema solamente al asomarse las primeras lluvias, sino pregúntele al maravilloso mayito. Ojalá valoremos cada vez más estas especies que solo podemos disfrutar cada año y en ocasiones cada dos años. Dejemos que su ciclo se cumpla hasta dejar sus semillas, sé que, para el campo, las áreas naturales cuando esto pasa se convierten en un combustible en tiempos de secas y quizás es el momento en que debamos retirarla. Valoremos estas especies que son persistentes, que han encontrado mecanismos evolutivos para no desaparecer, porque ellas no dependen de la humanidad, la humanidad depende de ellas.

Cuelga decir que formo parte del grupo de Observadores de Aves de Aguascalientes, así que en nuestras salidas en todos estos años he fotografiado varias aves que habitan o visitan nuestra tierra, esas que son migratorias como las golondrinas, que en la canción se preguntan “¿a dónde irá veloz y fatigada…?”  Solo una precisión en este apartado de jilgueros, calandrias y cenzontles, no los queramos tener en jaulas, si queremos aves plantemos árboles, salgamos al campo, las humanas y humanos somos tan egoístas que queremos tenerles solo para nuestros ojos y nuestros oídos, ofreciendo una dieta limitada y agua a cambio de su libertad, cuando ellas día a día pueden recorrer muchos kilómetros o hacer sus rituales en grupo,  tantas actividades propias de su especie, no estoy diciendo que liberen especies que pueden que no sean de esta tierra o que suelten a los periquitos del amor, hasta para eso hay responsabilidad y debemos conocer, pero si ya no compramos será muy bueno para bajar la llamada oferta y demanda.  

Cabe destacar que todas las fotografías también son parte de la red social Naturalista de la CONABIO y que contribuye con esto al conocimiento de la biodiversidad en nuestro querido estado de Aguascalientes.

“Los habitantes de mi tierra” es un conjunto de fotografías desde las hierbas más pequeñas, hasta el coyote, o árboles como el mezquite o el palo bobo; no hay especismo en la fotografía, todos pequeños insectos, hongos, etc. Tan solo hice una selección para esta muestra ya que todas las especies me son significativas y son una gran obra de quien ustedes crean de Dios o de la Evolución, esta exposición es parte del festival internacional que organiza el Centro de la Imagen llamado Fotoseptiembre  y estará en exhibición del 10 al 23 de septiembre en horario de la sede que es Cafebrería Coyoacán en la calle Carranza 104-B en el bello Centro Histórico de nuestra ciudad de Aguascalientes.



Show Full Content
Previous Fue el estado (Parte I)/ Plaza Pública 
Next Militarismo y Guardia Nacional/ Memoria de espejos rotos 
Close

NEXT STORY

Close

Inicia municipio de Aguascalientes programa de lectura y lenguaje temprano

14/08/2018
Close