Palabras claves de la filosofía/ La columna J  - LJA Aguascalientes
30/01/2023

“Si el hombre no hubiera inventado el tiempo, todo hubiera sucedido en el mismo momento” Borges.

Estimado lector de LJA.MX con el gusto de saludarle como cada semana, quiero aprovechar esta ocasión para abordar palabras claves que se relacionan con el andar filosófico, debo de confesar que ante la situación paradójica en al que nos encontramos, he encontrado en esta línea de estudio aproximaciones de suma importancia para la aplicación directa en la vida diaria, hay palabras que van llevando la relación y el vínculo de las ideas.

La historia ha plasmado en la línea del tiempo la causa y el efecto que los seres humanos han tomado para ejercer una dinámica individual y una colectiva, desde la perspectiva del comportamiento social hasta el neoliberalismo. Jorge Millas refiere la importancia del pensamiento racional y expone cómo los griegos, por medio del análisis, la observación es decir el Demostrar los fenómenos que les rodeaban y les acontecían les permitía tener mayores certezas. Es fundamental y de vital importancia reflexionar como filósofos como Tales de Mileto, Anaximandro y Anaxímenes discurrían en comprobar generalidades y particularidades sobre la concepción de la realidad, aunque usted no lo crea, en estos días es muy normal que no se pueda definir algo que pareciese tan sencillo.

Nuevamente, la Historia permite que los seres humanos nos aproximamos a todos aquellos elementos que intervengan con las convicciones y con los intereses, en tanto que personajes como Sócrates por medio de la mayéutica, Platón por medio de la utopía y Aristóteles bajo el esquema humanista fomentan la búsqueda de la verdad bajo clisés que enarbolen el sentido crítico y el uso afable de la razón. Específicamente, Platón refería a Homero como un educador, ya que, en el sentido propio de sus textos, cada reseña es una alegoría y una interpretación simbólica que lleva a un aprendizaje.

Cabe resaltar que los antiguos griegos coincidían en el uso constante del Argumento, su modo de aprendizaje era bajo la refutación, las ideas, la oratoria y la retórica. Sócrates creó una sublime escuela de oratoria en Atenas, con una esencia arraigada en el patriotismo y en el sentido nacionalista, cuya máxima era enaltecer y engrandecer el camino a la virtud. Extender a los ideales como un fin del ser humano, en cuyo camino se garantiza el progreso del Estado. En este bello arte, Demóstenes sobresalió en el tiempo que le aconteció.

La oratoria se trasladó a Roma, en donde Marco Tulio Cicerón, precisó y abundó en este ejercicio de comunicación; para el argot político fue una herramienta con un alto valor pragmático y fue considerado como un elemento esencial para los legisladores de aquella época. Así mismo, la oratoria contribuyó de manera sobresaliente en la poesía y en la literatura, ya que abundaba en los términos expresivos y retóricos.

En la antigua cultura griega, coadyuvó al constante desarrollo de preguntas retóricas, las cuales, bajo un ejercicio mayéutico, en donde el diálogo tuvo un gran impacto, desarrolló un proceso de investigación a priori y la generación constructivista de una postura. Del mismo modo, la oratoria se caracteriza por inferir una esencia dramática que expresa con mayores clichés la literatura que se está disertando, fungía como un ejercicio de razonamiento constante que era sometido a distintas antítesis con el fin de tener una mayor aproximación en alusión a la posibilidad de una certeza metódica.

Protágoras mencionaba que hablar en público es algo inevitable, de manera directa se puede percibir cuando una persona tiene habilidades para poder expresarse correctamente y aplicar el uso de la Razón. Definitivamente marca una diferencia. Sin duda alguna, el pensamiento racional implica una estructura mental, es decir, conlleva un orden lógico sobre las ideas que se van a expresar, de lo contrario no tendría sentido, y en esta temática el orden de los factores, sí altera el producto final.

La filosofía de Sócrates, de Platón y de Aristóteles, reflejan un intento por encontrar soluciones verdaderas a los problemas que los sofistas habían planteado.


En los tiempos citados, tuvieron una gran presencia oradores como Demóstenes, quien utilizaba a la oratoria para persuadir y hacer uso de las competencias argumentativas en los distintos escenarios a los que iba. Los enfrentamientos retóricos que tenía con Aristófanes en las Olínticas, son una muestra clara del Habla, de la gran importancia que implicaba la oratoria y del mismo modo el lenguaje, puesto que con él se genera una estructura que permite la interacción. Particularmente menciono a la oratoria, ya que es un arte con el que tengo un gran vínculo.

En la antigua Grecia, la oratoria jugaba un papel de gran trascendencia, ya que era instruida desde temprana edad, así mismo era disertada en distintos escenarios, como en las plazas principales, en los palacios de gobierno y también en los centros iniciáticos. Cada pregunta que se hacía bajo la praxis del conocimiento encaminaba la reseña de una evidencia lógica, argumentativa, que partía de la investigación con el firme propósito de apoyar y sustentar el esquema del pensamiento crítico.

Le agradezco en demasía su tiempo para leer esta columna, nos vemos la siguiente semana para la continuación de este texto.

In silentio mei verba, la palabra es poder.


Show Full Content
Previous La paradoja de la inferencia/ El peso de las razones 
Next Estafadores/ Por mis ovarios, bohemias 
Close

NEXT STORY

Close

Colectivo Marcelaygina en el Marco  

10/01/2023
Close