¿Qué hacemos con el tren; qué hacemos con nosotros?/ Imágenes de Aguascalientes  - LJA Aguascalientes
28/01/2023

Una semana después del desigual enfrentamiento entre un convoy ferroviario y un transporte de combustible, otro tren se llevó de corbata a un automóvil.

La verdad… No tendrían que ocurrir accidentes como este, y en rigor de ninguna otra clase… Si fuéramos más cuidadosos; más responsables.

En fin. Supongo que es el tipo de situaciones que renuevan la discusión a propósito de la presencia de la vía férrea de la ciudad, y la necesidad de sacarla, para que no ocurran de nueva cuenta. Ahora me acuerdo que cuando el gobierno que encabezaba el señor Felipe González concluyó con alguno de los pasos a desnivel construidos para superar el paso del tren, el líder rielero en turno se burló, señalando que para qué se hacían esas obras, si próximamente se iba a corregir el trazo del camino de hierro, para evitar su paso por esta ferrocarrilera capital. De hecho se habló de esta posibilidad en septiembre de 2000, para llevarse a cabo al año siguiente, pero nada se hizo. De seguro a la hora que vieron el costo -$120 millones-, concluyeron que era mejor que siguiera transitando por la ciudad.

Pero a final de cuentas, si estos últimos incidentes renuevan la discusión, yo me opongo… Siquiera que nos quede esa evidencia de la importancia que el ferrocarril tuvo para Aguascalientes durante el siglo anterior. A mí me gusta escuchar el silbato, y ver los convoyes cuando circulo por la Gómez Morín, o donde sea que me los encuentre, escuchar el sonido de los motores, el traqueteo de las ruedas.

¿Por qué no mejor aprendemos a convivir con este medio de transporte; a respetarnos unos a otros?

Este último accidente, y los anteriores, y los que vengan, me dejan la impresión de que son expresión de la pobre cultura ciudadana que tenemos, esa misma que origina la necesidad de poner topes por todas partes, o semáforos, etc…

Este saltarse las indicaciones, hacer lo que venga en gana, simplemente porque prevalece la impunidad y se puede, o porque estúpidamente se cree que se puede; este querer llegar a como dé lugar, el no medir consecuencias, pasarse las luces rojas, ¿no son actitudes comunes, presentes en nuestra deteriorada convivencia urbana?

La imagen muestra a un convoy que circula en los límites orientales de la Colonia Gremial Ferrocarrilera, rumbo al sur, dos personas indiferentes al inminente paso de la locomotora, y el niño, que mira atento a la cámara.

Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a [email protected]



Show Full Content
Previous Coronas, una tradición en Asientos, Aguascalientes
Next Belascoarán/ Así es esto 
Close

NEXT STORY

Close

Normalistas desaparecidos, apenas un fragmento de la situación por la que atraviesa el país

02/11/2014
Close