Día 4. No siempre gana Alemania - LJA Aguascalientes
03/12/2022

Carlos Aguirre

Gary Lineker dijo que: “El fútbol es un juego simple que inventaron los ingleses en el que juegan 11 contra 11 y siempre gana Alemania”, pero no siempre gana Alemania, en 2018 Lozano nos lo comprobó y Japón hizo la hazaña. Su festejo fue como si se tratara de la victoria mundialista, pero su juego fue magistral, aunque Alemania dominó y por unos centímetros pudo irse de ventaja 2-0, el ritmo del partido cambió al minuto 75. Como si el plan hubiera salido perfecto, los japoneses fueron más precisos, más rápidos, más agresivos y lograron dos goles en menos de 10 minutos. Neur regaló su primer poste, pero los de azul traían de su lado a Oliver Atom y consiguieron una victoria histórica. Durante el juego existió la misma sensación de siempre: seguro gana Alemania; ese hito ya es pasado. No siempre gana.

 



 

Croacia parece haber perdido el encanto, de la final mundialista a no poder ganarle a Marruecos. Un equipo que parece haber cumplido su ciclo. Aunque en esta Copa, mucho se puede esperar en todos los equipos y todos los continentes. El fútbol es más universal que nunca y la victoria no es algo exclusivo de algún equipo, es la maravilla del juego. Cualquier puede ganar o empatar. Seas Croacia, Marruecos, Japón o Alemania.

 

España dio un golpe de autoridad algo inesperado. Un equipo sin delantero, su 9 es Gavi, un volante culé, pero hizo una demostración de la utopía del juego. Goles después de una serie de 10 y 15 pases, definiciones sencillas, disparos con imaginación y alegría. Sonrisas y sonrisas. Esas que se borraron a los que tienen como mantra la pura vida. Costa Rica hace hasta el momento el peor papel de 4 representantes de CONCACAF, España los hizo ver amateurs, no alcanzaron parar un ataque, a puntear un balón o anticipar la jugada. Luis Enrique ha hecho jugar a su equipo como los aficionados culés están acostumbrados. No importa la agresividad sino el buen trato al balón. Pareciera que era una selección de transición de generación pero pueden dar una sorpresa.

 

Canadá pudo ganar, pudo sorprender y cambiar la historia del juego. Tuvo a Bélgica contra la pared en un penal. Pero apareció Courtois, el mejor portero del mundo y regresó las cosas a su lugar, al menos a ese lugar al que los pronósticos están acostumbrados. Antes de terminar el primer tiempo, entró el gol quita ilusiones. Aunque Canadá, el mejor equipo de la región en la eliminatoria, estuvo insistiendo y atacando, no pudo ante un equipo que no arriesgó de más. Sabe que esta fase es eso: sumar sin riesgos y hacer lo mínimo. Bélgica tiene una generación que quizá no repetirá pronto. Su tren tiene que estacionar en 2022 si no partirá y quién sabe cuándo volverá.



Show Full Content
Previous Huertos urbanos en Aguascalientes son clave para un desarrollo sostenible 
Next ¿Por qué la televisión argentina retiró la señal de luto durante los partidos del mundial de Qatar 2022?
Close

NEXT STORY

Close

Denise Maerker en la UAA / Norma González en LJA

21/04/2015
Close