“El ajedrez habla por sí mismo” y el problema de la inducción/ El peso de las razones  - LJA Aguascalientes
27/01/2023

 

Texto por Nancy Abigail Núñez y Mario Gensollen

“El ajedrez habla por sí mismo” fueron las únicas palabras que pronunció el joven gran maestro de ajedrez Hans Niemann en una brevísima entrevista tras derrotar al Campeón del Mundo de Ajedrez Magnus Carlsen el 4 de septiembre de 2022, en la Copa Sinquefield de San Luis. Carlsen, de 31 años, ha sido considerado por muchos expertos como el mejor ajedrecista de la historia y fue el jugador mejor clasificado en la Copa Sinquefield. En comparación, Niemann, de 19 años, comenzó el torneo como el jugador con menor puntuación. Todo esto debería haber sido suficiente para que el mundo del ajedrez alabara la victoria de Niemann. Sin embargo, su victoria fue cuestionada y muchos ajedrecistas profesionales lo acusaron de hacer trampa.

El 26 de septiembre de 2022, Carlsen publicó un comunicado en su cuenta de Twitter en el que acusaba a Niemann. A pesar de no aportar pruebas de sus acusaciones, Carlsen afirmó que el “progreso sobre el tablero de Niemann había sido inusual…”. Niemann admitió haber hecho trampa en partidas online, pero nunca en una partida sobre el tablero (cara a cara). Debido a las medidas de seguridad en los torneos de ajedrez profesionales de hoy en día (los jugadores son escaneados para evitar el uso de cualquier dispositivo electrónico), es muy poco probable que hiciera trampa en la Copa Sinquefield. Sin embargo, el comentario de Carlsen sobre el “inusual” progreso de Niemann fue tomado demasiado en serio por mucha gente. Un análisis estadístico llevó a un programador a preguntarse si un jugador con la clasificación de Niemann podría vencer a uno con la clasificación de Carlsen.

Sin embargo, este tipo de correlaciones estadísticas no pueden tomarse como una prueba concluyente de que se ha hecho trampa. Como sabemos, gracias al filósofo escocés David Hume, la correlación no implica causalidad. En el siglo XVIII, Hume sostenía que nuestras observaciones de hechos pasados no justifican nuestras expectativas o predicciones sobre el futuro ni ninguna otra afirmación más allá de lo observado. El razonamiento desde los casos observados hasta las predicciones o generalizaciones futuras es una inferencia inductiva y se utiliza para establecer relaciones de causalidad. Por ejemplo, observamos que el pan ha sido nutritivo para nosotros en el pasado, por lo que esperamos que lo sea en el futuro. A partir de nuestras observaciones, establecemos que el pan tiene un efecto nutritivo.

Hume argumentó que este tipo de razonamiento inductivo que relaciona las causas con los efectos sólo está justificado si tenemos buenas razones para creer que la naturaleza es uniforme, es decir, si podemos justificar que las regularidades que hemos observado en el pasado continuarán en el futuro. Pero Hume se dio cuenta de que no podemos justificar este Principio de Uniformidad de la Naturaleza ni deductiva ni inductivamente. Una justificación inductiva no sería suficiente debido a la circularidad viciosa: la inducción es precisamente lo que estamos tratando de justificar en primer lugar apelando a la uniformidad de la naturaleza.

¿Y si intentamos justificarla deductivamente? Un argumento deductivo muestra que, si partimos de premisas verdaderas, la conclusión debe ser también verdadera. Por lo tanto, no podemos concebir sus premisas como verdaderas y su conclusión como falsa. Sin embargo, Hume advierte que podemos concebir que la naturaleza puede cambiar su curso y ser diferente de lo que hemos observado en el pasado. Así que no podemos justificar la uniformidad de la naturaleza deductivamente. Por lo tanto, no tenemos ninguna justificación para la inducción; esto es tan alucinante que se conoce comúnmente como el problema de la inducción.

A la luz del problema de la inducción, no tenemos ninguna justificación para inferir que, porque Niemann hizo trampa en el pasado, es un tramposo. Tampoco tenemos justificación para inferir que no progresó lo suficiente como para vencer a Carlsen. Y la misma falta de justificación va para las correlaciones estadísticas que apelan a disputar la victoria de Niemann. Pero debido al problema de la inducción, no podemos establecer con total certeza que Niemann no hizo trampa. Sin embargo, como dijo este talentoso y tenaz ajedrecista: “El ajedrez habla por sí mismo”.

[email protected]



Show Full Content
Previous Se aprobó el acuerdo legislativo de los aspirantes para el cargo de comisionado del ITEA   
Next Responsabilidad social/ La columna J 
Close

NEXT STORY

Close

Recupera gobierno de México documentos identificados en diversas casas de subasta de Nueva York

03/04/2022
Close