En entredicho, la estrategia militar de Ucrania/ Taktika  - LJA Aguascalientes
25/07/2024

Ramstein, Alemania. 20 de enero de 2023. El jefe del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, general Mark Milley, comenta sobre la situación en Ucrania y afirma: “El presidente Biden, el presidente Zelensky y la mayoría de los líderes de Europa han dicho que lo más probable es que esta guerra termine en una negociación”.

A continuación, el oficial estadounidense de más alto rango agrega: “Desde un punto de vista militar, todavía sostengo que para este año sería, muy, muy difícil expulsar militarmente a las fuerzas rusas de todo, cada pulgada de la Ucrania ocupada por los rusos”.

La escena arriba relatada sirve como prólogo al presente artículo, el cual pretende explicar por qué, desde el punto de vista de oficiales retirados de las fuerzas armadas de Alemania y expertos estadounidenses, la estrategia empleada por Ucrania y sus valedores occidentales –la Unión Americana y el Reino Unido- está en entredicho.

Por razones históricas, la invasión llevada a cabo, en junio de 1941, por la Alemania nazi de la Rusia soviética, y económicas, el mercado ruso era, hasta antes de la guerra en Ucrania, un filón para las empresas germanas, además de ser proveedor de hidrocarburos baratos, Alemania ha sido el socio occidental que más se ha mostrado reticente en confrontar directamente al mandatario Vladimir Putin.

Este escepticismo se manifestó desde antes de la invasión rusa de Ucrania: en enero de 2022, durante una visita a la India, el jefe de la Deustche Marine, vicealmirante Kay-Achim Schönbach, declaró que lo que realmente Putin quería era “respeto”. Asimismo, afirmó que “la península de Crimea se había ido: nunca regresará. Esto es un hecho”.

La candidez de Schönbach le costó el puesto, pero no silenció a los oficiales retirados de la Bundeswehr –las fuerzas armadas de la República Federal de Alemania. Ejemplo de lo anterior son artículos y entrevistas realizadas por Erich Vad, ex general de brigada, y el antiguo mayor general Harald Kujat.

Vad, asesor militar de la canciller Angela Merkel, se declara partidario de apoyar militarmente a Ucrania porque “el ataque de Putin no está en conformidad con el derecho internacional”. Sin embargo, al evaluar la situación en el campo militar, el soldado germano cavila sobre las “consecuencias” que tienen que sopesar el liderazgo civil y castrense tanto en Washington como en Berlín:

“¿Quieren reconquistar el Dónbas o la Crimea o quieren derrotar a Rusia completamente”? Luego agrega: “Tenemos un estancamiento operacional el cual no se puede resolver militarmente…Está también es la opinión del jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, general Mark Milley”. Y concluye que tienen que hacer algo porque “mañana nos despertaremos en medio de la Tercera Guerra Mundial”1.

or su parte, Kujat, quien fungió como jefe del Estado Mayor de la Bundeswehr y presidió el Comité Militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), no se anda por las ramas cuando critica a Angela Merkel porque utilizó los acuerdos de Minsk para comprarle tiempo a Ucrania. La política de engañar a Rusia “es un evidente abuso de confianza” y “un abuso del derecho internacional”. Por último, afirma: “Entre más dure la guerra, mayor será el riesgo de una expansión o una escalada”2.


Por su parte, el autor y estratega estadounidense David P. Goldman, quien escribe bajo el sinónimo Spengler en el portal Asia Times, afirma que “el Occidente necio cree que puede cercar a Rusia y sacar a Putin del poder. Europa no puede sostenerse sin el gas y el petróleo rusos y continuará pagando a Putin mil millones de dólares al día, sin importar el desprecio que sienten por él. Lo más necio de todo, es que Occidente se imagina que la brutal guerra de desgaste que Rusia está combatiendo denota una falla en lograr sus objetivos, siendo que la guerra misma es el objetivo de Putin”3.

Al mismo tiempo, Condoleezza Rice, anterior asesora de Seguridad Nacional y secretaria de Estado, y Robert Gates, ex jefe de la Agencia Central de Inteligencia y secretario de Defensa, en el artículo Time is not on Ukraine´s side, publicado en el Washington Post, echan por tierra la narrativa de que Ucrania le va ganando la guerra a Rusia.

¿Son Gates, Goldman y Rice los “tontos útiles” que siguen acrítica y dócilmente la narrativa rusa sobre la guerra en Ucrania? Para nada, todos ellos formaron parte de las administraciones Reagan y Bush, las cuales vencieron, con la ayuda de Juan Pablo II y Margaret Thatcher, al Imperio soviético. En cuanto a los germanos, el padre de Kujat combatió en la Wehrmacht y murió peleando contra los rusos en el frente oriental.

El escribano concluye: la reticencia de Berlín de enviar los tan cacareados tanques de combate Leopard II a Ucrania es, en parte, porque provocaría un rompimiento total con Moscú; segundo, los germanos sospechan que el eje Washington-Londres-Varsovia-Kiev no está sopesando debidamente las consecuencias de enviar armamento ofensivo a Ucrania, lo cual puede conducir a una confrontación directa entre los Estados Unidos y la Federación Rusa; por último, Volodimir Zelensky dista mucho de ser el “Winston Churchill del siglo XXI”, tal y como lo hacen aparecer los multimedia angloamericanos.

Aide-Mémoire. – Mientras en Ucrania corren ríos de sangre, el petro-yuan y el rublo-oro disputan la primacía geofinanciera al petro-dólar.

Recursos consultados

1.- Erich Vad: Was sind die Kriegsziele?  https://acortar.link/yIgH1D

2.- “Je länger der Krieg dauert, desto grösser wird das Risiko einer Ausweitung oder Eskalation“ https://acortar.link/9Mk6Wx

3.- Cardinal Richelieu explains Vladimir Putin https://acortar.link/Fcnyjo


Show Full Content
Previous De Rebote
Next Legislando por los alimentos/ Trabalenguas jurídico y político