UAA: ¿Y LOS ESTUDIANTES QUÉ? | Cátedra por Netzahualcóyotl Aguilera R. E. - LJA Aguascalientes
21/02/2024

Después de los juiciosos comentarios vertidos por nuestro muy estimado compañero Rubén Díaz López en su columna “Así es esto” publicada el pasado día 23 en las páginas de nuestro diario LJA.MX con cuyo contenido relativo a la “estafa Ponzi” coincido sustancialmente, me quedé con la impresión de haber tocado lo más importante de este asunto.

Entonces me dispuse a organizar lo necesario para volver a empezar el análisis crítico de la lamentable versión oficial de la Historia de la Universidad Autónoma de Aguascalientes que aparece, sin rubor alguno, en su portal de internet.

Pero ayer, hacia las 4 ó 5 de la mañana, advertí entre sueños una voz que insistía en advertirme que el tema del autofraude -como lo califica Rubén con base en su experiencia jurídica de carácter fiscal- solo se ha tratado parcialmente, pues en manera alguna se ha tocado el fondo de la cuestión.

Esa voz no era la de mi conciencia, sino la de uno de los dos personajes que unas veces me divierten y otras me hacen cavilar con los pleitos que entablan sobre los actos acertados o desacertados que realizo o cometo: el diablito que traigo en mi hombro izquierdo y el angelito en el derecho. En este caso era:

Mi Diablito, que me decía: Despierta y ponte a trabajar porque no te va a alcanzar el día para entregar a tiempo tu colaboración que se ha de publicar mañana, pues lo que hiciste hasta ayer se quedará a medias si lo que quieres es tratar el asunto de la estafa de manera completa.

Mi Angelito: ¿Pero por qué? El problema ya quedó saldado con la destitución de los dos personajes principales a los que se achaca la responsabilidad independientemente de los resultados finales de la investigación, que ya está en marcha.

Además, la nueva titular de la Junta de Gobierno -que es la que realmente manda en la UAA porque es la única autorizada para designar, destituir o expulsar a cualquier miembro de la Universidad de cualquier categoría incluyendo al rector- ya dio por zanjado el problema al designar al nuevo director de Finanzas afirmando, asimismo, que “a lo largo de 50 años, la Autónoma de Aguascalientes ha trabajado de manera transparente y con buenos resultados…” No hay, pues, delito qué perseguir.

Mi Diablito: Vaya, vaya, Angelito insulso: como siempre, ves pecados donde no los hay e ignoras las evidencias donde saltan a la vista, nutriendo de humanos mi departamento infernal. Pero no te hablo a ti, sino a nuestro redactorcito, al que se le cerró la mollera porque solo basta con dos observaciones para ver que el asunto no es tan simple: 

1.- Cuando estalló el problema públicamente, se les dijo a los profesores de la UAA que no se preocuparan porque su Fondo de Pensiones estaba intacto, ya que el dinero se había tomado del Fondo de Estabilización y Contingencias y ya, todo mundo tranquilo. Pero faltó explicar 


2.- ¿De dónde se obtiene el dinero que integra el Fondo de Contingencias?

Redactor: Por lo que sabemos, hay tres posibles fuentes de ingresos que la UAA debería detallar públicamente: 

1.- El subsidio federal, que constituye aproximadamente del 50% de los ingresos. 

2.- El subsidio Estatal, que contribuye con el 25%; y 

3.- El último 25% está integrado por ingresos “propios”, entre los que se encuentran las elevadísimas aparte de inconstitucionales colegiaturas que cobra la UAA a sus estudiantes.

La pregunta lógica sería: ¿De qué rubro se toma el importe del Fondo de Estabilización y Contingencias? Porque si es de las colegiaturas, entonces quedaría claro que los estudiantes son los que estarían pagando el pato de los 207 millones estafados.

Pero además, cualquiera que fuera la fuente de ingresos del Fondo de Estabilización y Contingencias, su pérdida afecta de todas maneras a los estudiantes porque la calidad del servicio sufriría detrimento, ya que todo tropiezo de los funcionarios afecta forzosamente el propósito de la Universidad, cuyo fin es servir a los estudiantes con una educación de la más alta calidad, pero no solo a los hijos de la élite que puede darse el lujo de pagar una de las colegiaturas más costosas del país -como si fuera una universidad privada- sino a todo aquél que aspire a culminar una profesión, tenga o no dinero, cosa muy difícil mientras esta Universidad siga funcionando bajo el principio estadounidense “departamental” imperante, en el sentido de que el conocimiento es una mercancía, principio contrario al que rige en nuestra Constitución Política.

Porque la Fracción IV de su Artículo 3° dice:

“Toda la educación que el Estado imparta será gratuita”. Y la UAA, que es un organismo descentralizado del Estado, para garantizar su gratuidad debe recibir un subsidio equivalente a la cobertura de todas sus necesidades para que su producto educativo sea de alta calidad, sin necesidad de que el estudiante pague un solo centavo. Todos sabemos que este ordenamiento es violado con todo cinismo por el propio gobierno por lo menos desde la época de Miguel Alemán.

Y sigue siendo igual en el actual gobierno, pues al tomar posesión de su cargo el día 1 de Diciembre de 2018, el actual presidente de la República celebró una reunión masiva frente al Palacio Nacional en el Zócalo de la ciudad de México en la que dio lectura a los 100 puntos que constituían otras tantas promesas incluidas oficialmente en su Plan de Gobierno y la promesa número 10 consistía en asegurar que “… se establecerá en el artículo 3 de la Constitución el derecho a la educación gratuita en todos los niveles.”

Pero al inaugurar la 12° Conferencia Internacional de Educación Postsecundaria, Educación Superior e Investigación el Martes pasado y destacar con orgullo los logros educativos de su gobierno, guardó un discreto silencio sobre la promesa mencionada, porque obviamente no la ha cumplido y lo más probable es que se vaya sin cumplirla.

Ahora bien: ¿el hecho de que los malos políticos de nuestros gobiernos no cumplan los ordenamientos de nuestra Constitución significa que los integrantes de las comunidades universitarias de todo el país tienen que esperar a que llegue un buen gobernante?

La interrogación queda planteada. Veremos si alguien intenta responderla.


Show Full Content
Previous El cáliz de cristal | Opciones y Decisiones por Francisco Javier Chávez Santillán
Next Tierra seca gana el Circuito Nacional de Artes Escénicas Títeres y Objetos Chapultepec
Close

NEXT STORY

Close

Gobierno de Aguascalientes clausura cursos de verano

11/08/2018
Close