El futuro de Argentina y Venezuela | Convicciones por Rubén Aguilar - LJA Aguascalientes
27/02/2024

El pasado domingo fueron las elecciones presidenciales en Argentina y las internas de la oposición en Venezuela, para elegir al candidato que se enfrenta a Nicolás Maduro en las elecciones de 2024. 

Las encuestas electorales volvieron a fallar, pero ahora en Argentina. Lo que habían dicho que podía pasar no ocurrió y el ultraderechista Javier Milei (53) no sólo no ganó en primera vuelta, sino que quedó en segundo lugar. 

El candidato del peronismo, Sergio Massa (51), ministro de Economía, obtuvo 36.6% de los votos contra el 30.0% de Milei. Por ahora, el electorado decidió frenar las aspiraciones del ultraderechista. 

La candidata de la derecha tradicional, Patricia Bullrich (67), obtuvo el 24% de los votos y queda fuera de la segunda vuelta. Los que van a decidir la elección, el próximo 19 de noviembre, son los 6 000 000 de electores que votaron por ella. 

Esta ha dicho que apoya la candidatura de Milei para “terminar con el kirchnerismo”. En todo caso no es su decisión sino de los electores, que solo tienen dos posibilidades: Milei o el peronismo al que odian.

Ahora la realidad política Argentina cambia con el arribo de la extrema derecha que se convierte en la tercera fuerza política del país tanto por el número de senadores (8) como de diputados (38). Ningún partido tiene mayoría en ambas cámaras.

En Venezuela María Corina Machado (56) arrasa en las elecciones primarias de los partidos de la oposición con el 93.0% de los votos. La participación ciudadana de más de 1 500 000 superó todas las expectativas. 

Las encuestas pronosticaban que Machado ganaba con el 45% pero no con el 93%. Es también una sorpresa. Había candidatos de diez partidos de la oposición. 

La elección presidencial está acordada celebrarse en el segundo semestre de 2024, pero todavía no hay fecha exacta. Hay encuestas reconocidas, como la de Meganalisis, que dicen que Machado le ganaría a Maduro con un 54% frente al 11%. 


En el acuerdo firmado en Barbados entre el régimen y la oposición, bajo auspicios de Estados Unidos, a cambio del levantamiento de sanciones al gobierno de Maduro, este se compromete a realizar verdaderas elecciones con observación internacional. 

Y también a realizar reformas del sistema electoral que incluyen puedan votar 3 500 000 de venezolanos en el exilio. Machado está inhabilitada por 15 años, pero se da por hecho que sí estará en la boleta en el marco de los Acuerdos de Barbados. 

Días atrás Maduro en público ratificó el acuerdo y dijo que contribuyen al “fortalecimiento de una democracia inclusiva y de convivencia política que defenderá los derechos humanos” en el marco del respeto a la Constitución venezolana.

El futuro es incierto porque después de conocer el resultado de la elección de la oposición, él y su gobierno desconocieron el proceso que califican de fraude. La incertidumbre se ha instalado. El gobierno quería a otro candidato de la oposición.

En la elección de 2018, que ganó Nicolás Maduro, sólo participó el 8.6% de los 20 000 000 que lo podían hacer. La abstención fue del 91%. En la elección de Argentina está en juego que por primera vez gane la ultraderecha o una vez más el peronismo se haga del poder. 

Y en el caso de Venezuela, faltan muchos meses para la elección y en el camino pueden ocurrir muchas cosas, que por la vía electoral se ponga fin al régimen bolivariano o que éste desconozca los acuerdos recién firmados y todo siga igual.

@RubenAguilar


Show Full Content
Previous Patronato de la UAA impulsa acciones en favor de estudiantes de Aguascalientes
Next El cáliz de cristal | Opciones y Decisiones por Francisco Javier Chávez Santillán
Close

NEXT STORY

Close

UAA realizará concurso de presentación de tesis en 3 minutos

22/06/2021
Close