La Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, gran orgullo de nuestro estado | El banquete de los pordioseros por Rodolfo Popoca Perches - LJA Aguascalientes
28/02/2024

En el primer capítulo de mi libro Su majestad la música, que está dedicado a la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, hago mención al hecho de que cuando acababa de formarse esta nueva versión de la OSA allá por el año de 1992, había una señalética en las cuatro puertas de acceso a la ciudad de Aguascalientes en la que se decía con justificado orgullo: “Aguascalientes, ciudad con orquesta sinfónica”, eso más que una indicación hay que entenderlo como una declaración de principios, es decir, Aguascalientes no es cualquier ciudad, es una ciudad con orquesta sinfónica con todo lo que eso representa, es asumir un compromiso serio, y es que una ciudad con orquesta promete un mejor nivel de vida, además de que esa localidad está impregnada de ese dulce y delicioso aroma que surge de una de las más dignas, refrescantes, estimulantes y solventes propuestas culturales, que al mismo tiempo atrae inversiones y favorece el crecimiento y desarrollo de la sede de esa orquesta. Por otro lado, define el perfil y la personalidad de esa localidad que tiene el privilegio de ser sede de una institución llamada Orquesta. Es imposible imaginar a Londres sin su London Symphony, es parte de su identidad, como también es imposible imaginar a Berlín y Viena sin sus flamantes filarmónicas, o a Ámsterdam sin la Orquesta de la Royal Concertgebow, o a Leipzig sin su orquesta cuya sede es la legendaria Gewandhaus. En México hay ciudades íntimamente ligadas con sus orquestas. ¿Podrías imaginarte a Xalapa sin su flamante sinfónica que es considerada como la decana de todas las orquestas de México?, o la capital del país sin la Sinfónica Nacional, la Filarmónica de la UNAM o la Filarmónica de la Ciudad de México? Definitivamente imposible. Así, de esa misma forma, Aguascalientes resulta ya incomprensible sin su Sinfónica, y es que la tradición orquestal de Aguascalientes no se remonta a los 30 años, casi 31 que tiene de existir la nueva versión de esta maravillosa entidad llamada Orquesta Sinfónica de Aguascalientes. Yo me tomo el atrevimiento de afirmar que la OSA es la primera orquesta en activo en ser formada en este país.

Este honor lo tiene, digamos, oficialmente, la Orquesta Sinfónica de Xalapa que depende de la Universidad de Veracruz, cuya fecha de fundación es de 1929, sin embargo, tenemos testimonios de que, en Aguascalientes, desde hace 100 años, es decir, 1923, ya funcionaba una entidad musical llamada Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, por ejemplo, la imagen de un programa de mano que nos habla de un concierto celebrado el 18 de agosto de 1923 en el Teatro Morelos en donde se interpreta, entre otras cosas, la Sinfonía No. 3 en mi bemol mayor, Op.55 conocida como la Heroica de Ludwig van Beethoven, y trabajando bajo la dirección del maestro Apolonio Arias. Esto sin mencionar las históricas fotografías que lucen colgadas de las paredes de los pasillos del Teatro Morelos en donde podemos ver en elegante tono sepia imágenes de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes en 1928, cuando era dirigida por el maestro Arnulfo Miramontes. Ciertamente la Orquesta Sinfónica de Xalapa es la orquesta más antigua de México, ya que su vida ha sido ininterrumpida desde 1929, año de su fundación, mientras que la OSA ha tenido una vida intermitente a lo largo de estos últimos cien años hasta su consolidación con esta nueva versión de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes en febrero de 1992 cuyo primer concierto nos ofreció este programa: la obertura de la ópera El Cazador Furtivo de Carl Maria von Weber, vino después el Concierto para Piano y Orquesta No. 2, Op.18 en do menor de Sergei Rachmaninov oficiando como solista la maestra Guadalupe Parrondo, y después del intermedio se interpretó la Sinfonía No.5 en do menor, Op.67 de Ludwig van Beethoven, dirigió el maestro Alfredo Ibarra, primer director de lo que originalmente se llamó, Orquesta del Teatro Aguascalientes, aunque es justo recordar que el primer concierto sinfónico realizado en el Teatro Aguascalientes, fue con la Orquesta de Cámara del Instituto Cultural de Aguascalientes, antecedente de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, y que era dirigida por el maestro Filiberto Ramos (q.e.p.d.), de hecho muchos pensamos que él sería el primer director de la Sinfónica, esto fue en octubre de 1991 en donde se interpretó, entre otras cosas, el Concierto para piano y orquesta en la menor, Op.16 de Edvard Grieg con la misma maestra Parrondo en el instrumento solista.

Pero no pretendo hacer aquí un repaso a toda la historia reciente de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes que inicia, como ya lo comenté, en febrero de 1992, parte de esta rica historia la puedes encontrar en mi libro Su majestad la música, la música clásica el Aguascalientes, además me queda claro que resulta imposible escribir la historia de una orquesta como la nuestra, porque es una historia que queda siempre inconclusa, se sigue escribiendo día con día, pero valdría la pena, eso sí, hacer un compendio histórico de nuestra más grande entidad musical que es, definitivamente, una de las más importantes orquestas en todo el territorio nacional, y de eso habré de ocuparme, con gusto, pasión y convicción posteriormente.  

Ahora sólo vale la pena recordar que, en esta historia de cien años hasta este momento, ha habido de todo, momentos de gloria y difíciles tragos amargos, pero la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes es inmensa, es más grande que sus problemas, y en más de una ocasión se ha tenido que reinventar para continuar con mucho mayor fortaleza y convicción, sin duda así continuará, per saecula saeculorum. Que así sea.


Show Full Content
Previous Ley de la relatividad electoral | Opciones y decisiones por Francisco Javier Chávez Santillán
Next ¡Queta Lavat: gran figura del cine de oro nacional! | La escena por Julieta Orduña Guzmán
Close

NEXT STORY

Close

Regulación de crematorios es competencia de los municipios en Aguascalientes: Proespa

11/01/2021
Close