Discurso Político 2024 | La Columna J por Roberto Ahumada - LJA Aguascalientes
15/04/2024

“La palabra es poder”

Estimado Lector de LJA.MX ¿Cómo se encuentra? Espero que se encuentre con bien, le agradezco su tiempo y su atención como cada semana. Como bien referíamos la semana pasada, se acercan los tiempos electorales y estaremos ante una sobresaturación de información, spots, espectaculares por parte de todos los partidos políticos, como si al mexicano le gustara o pidiera la basura ideológica que se expresa en tiempos de campaña, es curioso, a la mayoría de los candidatos no se les ve en su gestión y en las próximas semanas los veremos hasta en los cereales. Pero bien así es nuestra democracia, tomando como referencia a los estoicos, solo debemos de ocuparnos por lo que está en nosotros.

Lo que a un servidor le corresponde como fiel estudioso de la oratoria es analizar los discursos políticos, y es que algo ha pasado con la oratoria política de México, es evidente que se ha perdido la calidad en el discurso, creo que en gran medida tiene que ver con que ya no es rentable ante la praxis política, es decir, a un perfil político le resulta de mayor conveniencia tener adeptos o información que una formación integral que le permita tener una oratoria loable y ejemplar, mire usted que los casos de personajes como Porfirio Muñoz Ledo o el de Alonso Lujambio serán muy difíciles de volver a ver en la vida pública de nuestro país, tal parece que la reminiscencia del maestro Muñoz Cota ha quedado en los vestigios afables de la literatura.

El discurso político a lo largo de la historia, ha marcado diferencias palpables en los procesos sociales y políticos, solo basta recordar el papel que jugó Demóstenes en los ejercicios retóricos con Aristófanes en las olínticas, o como el ya citado en esta columna; el discurso de Marco Antonio tras la muerte de Julio Cesar. La oratoria permite tener un impacto transversal en las personas, las palabras construyen y deconstruyen realidades, dogmas, sistemas y esencias. La teoría de la comunicación permite que la ideología sea esparcida por el propio discurso. Es por ello que no se debe dejar de lado la importancia que tiene la oratoria política.

Por sus discursos los conoceréis, si usted quiere saber el talante de un candidato o de un político, solo basta escucharle y analizar qué es lo que dice, desafortunadamente la mayoría de los personajes de la esfera pública no tienen la capacidad de estructurar tres párrafos para su mensaje, este fenómeno disminuye el nivel de las contiendas electorales, disuade el intercambio objetivo de ideas, y dicha acción demerita la propuesta de las expresiones partidistas, se reduce a una simple y llana crítica en donde en el mejor de los casos se compone una rima que le da un sentido chusco al mensaje. 

“El pueblo es lo más imponderable y menos uniforme que el mundo existe, parecido a las olas agitadas por el mar, que se desplazan al mar, la una viene, la otra se va, nadie cuida del interés común, ni tan siquiera piensa en ello” (Discursos, 2004).

Todo discurso político debe contener una historia, debe tener una narrativa que permita tener al interlocutor un modo atractivo de comunicar y un modo humano y sensible de expresar las ideas, pensamientos y sentimientos, cuando un candidato tiene la capacidad de contar una  historia y transmitir emociones puedo decirle que ya tiene una ventaja considerable sobre sus oponentes, hay que recordar un aspecto fundamental y de vital importancia en la política, que es; en igualdad de circunstancias el que mejor comunica es el que gana.

Aunado a lo mencionado, esa historia debe de contener cuatro segmentos, el primero de ellos es la descripción del lugar por el cual se está contendiendo, es decir, el candidato debe de conocer y entender lo que pasa en ese lugar, cuando se transmite esa información el público genera un respeto y un lazo de interés de modo inmediato, posterior a ello es necesario hacer alusión a quien es el candidato y con ello me refiero a no hacer mención propiamente de su grado académico, me refiero a poder citar las tres principales características que le representan, por supuesto que debe de ser en un modo simplificado y por ningún motivo sonar ostentoso.

Como segmento seguido de la propuesta de discurso político que le expreso, viene el clímax, el drama, el nudo de la historia, que es citar las tres principales problemáticas que se están viviendo en el lugar en donde se desarrolla la campaña, al momento de hacerlo es necesario expresarlo con la emotividad correspondiente, para posteriormente pasar al cierre del discurso en el cual se debe plasmar y plantear la percepción del triunfo, justo en ese momento se debe de  hacer uso del principio de simplificación de Edward Bernays, en cual consiste en repetir reiteradamente una expresión para que a la gente no olvide y tenga claro cuál fue el mensaje. “Di una mentira mil veces y se convertirá en verdad”.


Estimado lector, tenga muy en cuenta que la próxima campaña estará inundada de discursos, algunos soliloquios, algunos sofismas, unos cuantos más solo emotivos o muy técnicos, pero al final del día tenga muy en claro que por sus discursos los conoceréis. 

Epílogo 

Esta columna felicita a Nacho Medina y su clínica aprendiendo a vivir por la certificación conseguida, la propuesta que tienen, es integral, humanista, bien estructurada y muy necesaria ante el tema de adicciones y salud mental que vive Aguascalientes y México, a tres años de su inauguración, ya está dejando precedentes a nivel nacional. La perseverancia en el bien. 

In silentio mei verba, la palabra es poder. 

 

Bibliografía

Discursos. (2004). En Demóstenes, Discursos (pág. 101). México Distrito Federal: Porrúa.


Show Full Content
Previous ¿Cambiar de número telefónico o cambiar de criterio? por Leo Meza
Next Lo placentero del terror | El peso de las razones por Mario Gensollen
Close

NEXT STORY

Close

Se inaugura el Taller Nacional de Gráfica en Aguascalientes

29/10/2016
Close