La paz del narco | Así es esto por Rubén Díaz López  - LJA Aguascalientes
25/05/2024

World justice project, es una asociación civil internacional “independiente, internacional, y multidisciplinaria que trabaja para avanzar el Estado de Derecho en el mundo”. Mediante medición de diversos indicadores, da un índice o valor a los diversos países del mundo en torno a qué tanto está consolidado su estado de derecho, entendiendo por este último “un sistema de reglas en el que todas las personas, instituciones y entidades están sometidas a la ley, la cual se aplica de forma equitativa, justa, y con total apego a los derechos humanos.”. En su medición anual para México, el país en general tiene un puntaje de .42 donde la máxima calificación debería ser 100, en el caso de Aguascalientes estamos .47, siendo de los mejores evaluados, solo por debajo de Guanajuato y Querétaro. Por el contrario tenemos a Guerrero, con apenas .36. 

Es en este contexto que sorprendió la noticia de que “Salvador Rangel Mendoza, obispo emérito de Chilpancingo-Chilapa, aseguró que los cárteles de Los Tlacos y Los Ardillos llegaron a una tregua, en la antesala de un enfrentamiento que supuestamente realizarían en Chilpancingo, Guerrero” esto en el contexto de un estado que históricamente se ha distinguido por la vulnerabilidad de su estado de derecho y las enormes violaciones de derechos humanos, solo como ejemplo, al menos tres de las sentencias en contra del estado mexicano emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos se refieren a casos sucedidos en ese estado.

La paz narca, esta idea de los capos sentándose a dialogar nos debe escandalizar, máxime cuando un obispo da la noticia y nos deja ver que tal vez el estado, el gobierno, se rindió ante la fuerza de los capos y fue copartícipe en esta presunta negociación. Un estado débil, vencido, renunciando al monopolio de la violencia para cederlo a los entes privados es solo una característica más de un estado fallido, y debe ser seriamente cuestionado y criticado; máxime,  porque en este contexto es que la ciudadanía comienza a exigir resultados, olvidándose del medio, solo importando los resultados, y aquí nacen los gobiernos despóticos y violadores de derechos humanos, en aras de lograr la paz. La guerra es la paz diría en su novela George Orwell. 

Esta necesidad de lograr la paz, usando los medios que sean necesarios, permea en el mundo, ahí tenemos a Bukele y su asombrosa mayoría en las elecciones basada prácticamente en imponer una paz a costa de los derechos humanos, y prácticamente todos los salvadoreños aprueban que presuntos delincuentes sean tratados con graves violaciones a los derechos humanos si eso trae como resultado vivir en paz. El resurgimiento de Trump en EUA, creo que obedece a las mismas razones; y más preocupante, la foto de Xóchitl Gálvez con Felipe Calderón, creo que esconde este mismo mensaje. 

Aunque era un  firme creyente de los derechos humanos, ante los resultados de Bukele en el Salvador, me planteo seriamente si el fin puede justificar los medios en este país, y es que estamos cansados de la violencia, de salir a la calle, a las carreteras, y hacerlo con miedo porque cualquier criminal se puede dar el lujo de matar a una persona. La semana pasada en esta bella ciudad una persona fue asesinada en un restaurante al que todos hemos ido más de alguna vez; por su puesto nos indigna y nos enoja que esto suceda, que nadie haga algo. Sabemos que Aguascalientes es un buen lugar para vivir, y que las autoridades se esfuerzan para mantener esta paz, por eso nos impacta un asesinato así, en frente de todos, a la hora de la comida. 

Llevamos muchos años con esta violencia, llevamos muchos años que dependemos de las decisiones de los grupos de poder de los narcotraficantes para pacificar ciudades, y entonces uno se pregunta, si seguimos con la política estúpida de abrazos no balazos ¿Cuándo podremos ser un estado de derecho? ¿Cuándo podremos salir a la calle sin tener miedo de que alguien se le ocurra dispararle a otro? Creo que este país está cansado de tantos muertos, es momento de que alguien haga algo, pero ¿Quién será?  

[email protected]   


Show Full Content
Previous Así se vivió la marcha por la democracia en ciudades del país
Next El fracaso de las Fuerzas Armadas | Convicciones por Rubén Aguilar Valenzuela
Close

NEXT STORY

Close

Anuncian aplicación digital para FNSM en Aguascalientes

03/03/2019
Close