Desafíos y oportunidades del teatro independiente en Aguascalientes | La escena por Julieta Orduña Guzmán - LJA Aguascalientes
18/05/2024

Dentro del marco del festejo por los 30 años del grupo Formación Actoral Al Trote, se dio un conversatorio acerca del trabajo de las compañías independientes, por lo que se convocó a algunas de ellas a participar en este festejo, el cual finalizará el 23 de marzo de 2024.

Como moderador estuvo el maestro José Claro Padilla (Formación Actoral Al Trote) y los invitados fueron: Eduardo Cabrera (Epífitas Teatro), Betty Ruiz (Antochi Teatro), Gerardo Daniel (Om Dam Producciones), Martín Layune (Lotería Teatro) y Eduardo Vaslav (Última Fila). A continuación, parte del desarrollo de esta mesa de reflexión:

José Claro: ¿Qué les inspiró a ustedes a involucrarse en el teatro independiente?

Betty Ruiz: Hay una vocación, un llamado a compartir la creación, sueños, un discurso, algo que te apasiona que quieres compartir con el mundo. No sería teatro si lo haces para ti solo, sino que tienes que crear pensando que va a haber una réplica, un espectador y que vas a tocar a alguien.

Eduardo Cabrera: No sé si es opcional dedicarte al teatro independiente, creo que empezamos de esfuerzos personales, particulares, que la inspiración es una función de resiliencia y seguir adelante con ello; buscar caminos y formas de generar espacios.

Gerardo Daniel: Yo sé que puedo transformar a la gente que me ve cuando actuamos porque creo que el actor es un médico de almas y puede cautivar, eso es lo que le da todo el sentido a mi quehacer, y por eso lo hago desde provincia, porque sé que desde lo independiente no hay límites.

Martín Layune: Para mí el teatro de protesta es el motivo de mantenernos independientes, autónomos.

José Claro: ¿El proceso creativo del teatro independiente: cómo es, a qué se enfrenta?

Eduardo Vaslav: Lo primero a lo que nos tenemos que enfrentar es a las voluntades y cuando éstas se logran unir se pueden lograr muchas cosas, eso sumado a diversos factores como: la creatividad, unirte con gente con la misma misión, suma de resiliencia: un estado del ser. Todo mundo queremos vivir de esto, tener las salas llenas y vivimos en un estado que apenas el público se va formando, y entenderlo y seguir en esa línea de voluntades.


José Claro: ¿Cómo seleccionan los montajes, sus historias para contarlas al público?, ¿en qué se basan: en su gusto personal, en la moda?

Martín Layune: Para mí el teatro es una herramienta de transformación social, si no tiene ese motivo no hay una razón de ser. En Lotería Teatro nuestro estilo es muy mexicano, lúdico, popular, un tanto irreverente y con un lenguaje cercano a lo mexicano, pero no estamos cerrados a hacer otro tipo de proyectos.

Eduardo Cabrera: Nuestra compañía es muy nueva y se dio como algo accidental. Las trincheras de información son muy diferentes, como en el caso de nuestro más reciente montaje El tren, es una historia pegada al realismo, a lo biodramático, nuestra trinchera no es política desde el lugar institucional o rojo, sino desde un lugar, desde la ternura, hacer un teatro feliz.

Betty Ruiz: Tengo un proyecto dirigido específicamente a las infancias y como licenciada en educación preescolar tengo la visión de atender a los valores que pueden hacer que un niño se desarrolle de una manera más sana y mostrar lo profundo de la esencia de la inocencia, para ver el mundo de otra manera; el niño interior siempre está ahí presente y lo abandonamos. Voy muy dirigida a valores que no vayan en contra de mí, que no sean incongruentes. No busco solamente entretener, sino que haya una esencia, un mensaje que me haga luchar.

Gerardo Daniel: He tenido proyectos por encargo y otros por decisión personal. Lo comercial y el arte no pueden estar peleados. Son historias que he traído por años y de acuerdo con el contexto al mundo actual, entonces elijo alguna de esas historias. Las obras que he creado en Om Dam se quedan permanente; la obra más vieja que tengo en cartelera tiene ya 12 años y es Tu globo flota.

Eduardo Vaslav: Empezamos a hacer biodrama y hemos hecho obras por encargo y no por eso vas a dejar tu sello, que invariablemente va a estar en todos lados. Yo he dirigido obras fuera de Última Fila, acerca de Shakespeare, de Brecht. Encontrarse con esa comunión, entender que la forma y el fondo es lo mismo, y a partir de la historia que selecciones saber que vas a dejar una parte de tu alma ahí.

José Claro: ¿Qué hacen cuando tienen limitaciones presupuestarias en sus montajes y que a su vez tenga una calidad artística como producto?

Martín Layune: Como cualquier empresa, se tiene que generar una solvencia a través del trabajo. Una oportunidad que no queremos a veces ver es el hecho de trabajar duro como en cualquier negocio o empresa. El teatro exige trabajar mucho. En esta ciudad tenemos más de un millón de personas que no han entrado a ningún teatro y ahí está el desafío, de buscarlos y motivarlos a asistir y eso se hace trabajando de manera constante. Tienes que hacer una planeación de crecimiento, un fondo de resguardo con el cual vas a producir en tus producciones.

Betty Ruiz: En el lado de la creación, al ser independiente no siempre se tiene los recursos y es una lucha constante. Le apuesta uno a la calidad del proyecto esforzándote porque sea algo bueno. En el caso de Puente grande y los avestruces es un trabajo minimalista, los elementos básicos están con un sentido profundo y le apostamos al trabajo actoral. La idea de ir al teatro es no ver siempre algo perfecto, sea o no caro. Desde la esencia del proyecto, atrapar a la gente y educar a los espectadores que el teatro no tiene todo puesto, sino que vamos a descubrir y dejarnos tocar, por lo que nos van a presentar y aprender que hay muchas formas de hacer teatro.

Eduardo Cabrera: Ver a las compañías como empresas culturales, verlas como una forma de gestión y que sepa el público que todo cuesta y que paguen por nuestros trabajos. En cuanto a los recursos, no hay fórmula ni forma de tenerlos todo el tiempo. Las convocatorias son las mejores formas de tratar de producir y no esperar siempre este paternalismo de que alguien te otorgue el recurso.

Eduardo Vaslav: Creo que sí hay que apostarles a las becas y a todo lo demás que se pueda, porque es la obligación del Estado y de la Federación proporcionarlo, [aunque] no es la manera correcta en la que se distribuyen. Lo que hemos hecho nosotros es bajar un recurso de la Federación y con lo que tenemos invertido hacemos el proyecto, y no pones todo de tu bolsillo. Los modelos de producción son tan mixtos y desdibujados que en ocasiones no se sabe quién está produciendo: si el ICA, la compañía o de otra federación. Sí hay que buscar las convocatorias, meter proyectos en las que se pueda porque no nos van a dar en todas, quizá una o dos, si bien nos va, y apostarle al mayor número de becas posibles y conectar con más creativos y no apostarle tanto de tu dinero. Lo que hace falta es precisar los modelos de producción.

José Claro: A veces nos olvidamos del último paso, nos preocupamos por la disciplina de los ensayos, por la estética del proyecto y ya se tiene después de seis o cinco meses, y se tiene proyectado para una temporada de seis funciones; la vieja escuela eran temporadas de 12 funciones, mínimo: ¿cómo gestionar que mi obra dure una temporada?

Gerardo Daniel: Todo tiene que ver con la visión y la necesidad de tener dinero y he logrado generar un sistema que me dé lo que yo quiero. He administrado una empresa con una cartelera permanentes de 12 obras de teatro. Necesitamos una educación financiera.

Martín Layune: La base es la disciplina, la ética y la dignidad. Para que estés presente tiene mucho que ver tu honestidad y por eso te vuelven a contratar; el público te sigue porque no les defraudas y les cumples.

José Claro: Actualmente hay nuevas generaciones que están en las universidades o jóvenes que no están en ellas, ¿qué les dirían a ellos que se dedican a hacer teatro?

Eduardo Vaslav: Yo le diría que es masoquista y que si ese es su deseo, que vuele.  

Martín Layune: A mí me ha servido mucho el trabajo constante y la perseverancia, y después el sacrificio se tiene que dar y por ahí empezaríamos a crecer. 

Betti Ruiz: Si es un llamado, yo no podría negarle a alguien el llamado a la felicidad: ¡Lánzate y vuela con todo lo que implique! Y eso es lindo. Será difícil pero satisfactorio.

Eduardo Cabrera: Es complicado; yo no he tomado esta aventura por completo, yo tengo un segundo trabajo. No hay una forma de vivir del teatro; ojalá no lo tomáramos como hobbie sino como una profesión digna, pero las nuevas generaciones estamos bien ligadas a lo inmediato y recomiendo paciencia y constancia.

Esto y mucho más se proyectó y se analizó en un conversatorio que nos deja mucha tarea por hacer, tanto a los creadores, instituciones, empresarios, medios y público. Da gusto que se sigan programando este tipo de mesas de reflexión y ¡hay que ponernos manos a la obra para hacer un teatro mejor en Aguascalientes!


Show Full Content
Previous Tiempo de farsa | Opciones y decisiones por Francisco Javier Chávez Santillán
Next Ensamble coral Mirabile | El banquete de los pordioseros por Rodolfo Popoca Perches
Close

NEXT STORY

Close

Carta al Consejo de Laicos: ¿No han aprendido nada de la otredad del cristianismo?/ Así es esto   

01/11/2020
Close