La obra trascendente de Víctor Zamarripa | Imágenes de Aguascalientes por Carlos Reyes Sahagún - LJA Aguascalientes
25/07/2024

¿Qué ha hecho usted por la ciudad? ¿Qué le ha dado a Aguascalientes? Desde luego se trata de preguntas retóricas, destinadas a propiciar el desarrollo de mi peroración.

Aguascalientes, la ciudad, sus edificios, sus calles, jardines, etc., son fruto de ideas puestas en marcha, para bien o para mal, algunas tan buenas que destacan, se vuelven trascendentes por su belleza y notabilidad. 

Una persona que desconozca la historia de la ciudad, pero sepa de arquitectura, más o menos podría fijar la edad de la urbe, a partir de la contemplación de sus activos, porque cada generación le imprime a la población su visión de la vida, de la belleza, echando mano de su ingenio, sus recursos materiales y tecnológicos. 

Otras preguntas vienen al caso en este momento, complemento de las anteriores: ¿se nota su paso por la ciudad; ha dejado alguna huella? ¿Hay algo que el público de la gente pueda decir: miren, esto lo hizo fulano de tal?

Porque el maestro Víctor Zamarripa sí puede contestar de manera afirmativa a lo anterior, gracias a la obra designada por el doctor Juan José de Alba con la palabra papiropoda, y cuya etimología procedería de las palabras papiro, “lámina sacada del tallo del papiro y que empleaban los antiguos para escribir en ella” y de podar, “cortar o quitar las ramas superfluas de los árboles, vides y otras plantas para que después se desarrollen con más vigor”.

Por cierto que la papiropoda tiene una hermana mayor, la papiroflexia, salvo porque en esta última se dobla el papel. De seguro en algún momento de esta vida usted hizo barcos y aviones… 

El maestro aparece en una imagen en el día de la inauguración del Patio Posada, el 9 de abril de 2018, en el espacio que correspondiera al edificio de Telégrafos, en Nieto y Galeana, que incluye dos obras monumentales de su autoría, ambas referentes a las creaciones de José Guadalupe Posada.

¿Quién como él, puede recorrer la ciudad, y toparse con obras que en el principio de su tiempo surgieron de su imaginación, que fueron imagen, idea, y luego papel recortado para después convertirse en acero? ¿Quién? Ahí están la Catrina que da la bienvenida al viajero que llega a la ciudad desde el sur, la maestranza ferrocarrilera, a un costado del gimnasio del Centro Deportivo Ferrocarrilero, este patio Posada…

¿Quién como Víctor Zamarripa?, que de esta forma; a través de estas obras, ha adquirido una inmortalidad que al común de los mortales se nos niega…


Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a [email protected].


Show Full Content
Previous Arte, sequía y cambio climático en Aguascalientes por Jaime Lara Arzate
Next Gobierno del Estado de Aguascalientes define plan de acción para apoyar al sector lechero 
Close

NEXT STORY

Close

Es superable el déficit de la Autónoma de Aguascalientes

13/02/2014
Close