El Tercer Debate Presidencial  - LJA Aguascalientes
16/06/2024

Este domingo 19 de mayo se dieron cita al Tercer Debate Presidencial los tres candidatos a la presidencia de la República, Jorge Álvarez Máynez por parte de Movimiento Ciudadano, Xóchitl Gálvez por la coalición del PAN-PRI.PRD y de Claudia Sheinbaum por la coalición de Morena-PVEM-PT. 

Este debate fue el último en que se enfrentaron cara a cara los candidatos, a una semana del cierre de campaña el miércoles 29 de mayo y el inició de la veda electoral el jueves 30 de mayo, el último debate ante sólo dos semanas de las elecciones del 2 de junio. 

Estas elecciones no sólo son importantes para definir quién será el nuevo presidente o nueva presidenta de México, sino que implica elecciones de 8 gubernaturas entre las que se incluye a la CDMX. Además de las senadurías y diputaciones federales y congresos locales. 

 

La llegada 

Xóchitl reta a Sheinbaum a un cuarto debate “cara a cara” 

Envalentonada por la llamada Marea Rosa, que movilizó a decenas de miles de personas en 80 ciudades el 19 de mayo, la candidata del bloque opositor a la presidencia de la República, Xóchitl Gálvez Ruiz, retó a Claudia Sheinbaum Pardo a tener un cuarto debate “cara a cara” antes de las elecciones del 2 de junio. 

La candidata de Morena, quien tiene una amplia ventaja en las encuestas, rechazó la invitación de su rival, con el argumento de que ya tiene programado su cierre de campaña. 

“Ya son tres debates”, dijo la exjefa de gobierno capitalino, quien aprovechó la tribuna del Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT), sede del tercer debate presidencial, para reiterar que su evento de cierre tendrá lugar en el Zócalo el próximo 29 de mayo. 


Siguiendo el guión del Instituto Nacional Electoral (INE) para el tercer debate, los tres candidatos a la presidencia, Gálvez, Sheinbaum y Jorge Álvarez Máynez, de Movimiento Ciudadano (MC) llegaron por separado al recinto y dieron declaraciones a la prensa antes del arranque del ejercicio. 

Gálvez fue la primera en arribar al templete instalado por el INE en la explanada del CCUT; flanqueada por Santiago Creel, su jefe de campaña, y mujeres a las que invitó al evento, la exsenadora presumió el éxito de la manifestación que tuvo lugar por la mañana del 19 de mayo, pues aseveró que “nos quedó chiquito el Zócalo”. 

A pesar de las evidencias de que las movilizaciones de ciudadanos vestidos de rosa -en defensa del INE, de la democracia y la Marea Rosa- estuvieron organizadas por los partidos de oposición desde hace meses, Gálvez aseveró que la Marea Rosa fue un movimiento ciudadano “espontáneo”, que se convirtió en “activismo político”. Agregó que, si bien siempre viene “cargada de energía”, el evento de la mañana la puso al “triple”. 

La abanderada de la coalición PAN-PRI-PRD adelantó que, en el debate, denunciará el “fracaso de la política económica” del gobierno y sus efectos en la migración de cientos de miles de mexicanos; hablará sobre la crisis de desplazamiento interno provocado por la violencia; y planteará temas relacionados con la separación de poderes.  

“No sé si anda ahí (Arturo) Zaldívar”, lanzó la política hidalguense, en referencia a la investigación en el Poder Judicial sobre presuntas acciones de injerencia de Zaldívar -ahora integrante de la campaña de Sheinbaum- cuando presidía la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). 

Abucheos e insultos contra Cortés y Alito 

Luego de que arribara Marko Cortés, presidente nacional del PAN, a la sede donde se lleva a cabo el tercer debate presidencial, asistentes le gritaron “ratero, ratero”.  

El dirigente nacional sólo se limitó a mirarlos y charlar con gente de su partido. 

Asimismo, cuando estaba dando unas declaraciones a la prensa, el presidente nacional del PRI, Alejandro Alito Moreno, asistentes al encuentro de aspirantes le gritaron: “¡culero! ¡culero!”. 

El líder tricolor sólo se limitó a decir que eso les da más ánimos y llamó a los asistentes “fanáticos”.  

“Muy tranquila” 

Claudia Sheinbaum llegó al CCUT pocos minutos después de Gálvez, y fue recibida por integrantes de su campaña al grito de “pre-si-denta”; unos eran efusivos, como Mario Delgado Carrillo y Manuel Velasco, respectivos líderes nacional de Morena y del PVEM, otros fueron más discretos, como Marcelo Ebrard Casaubón, quien compitió contra Sheinbaum por la candidatura presidencial de Morena y la acusó de cometer un fraude cuando ella salió triunfadora. 

Sonriente, Sheinbaum subió al templete de prensa y expresó su confianza de que “como en los otros dos (debates) vamos a ganar nuevamente porque tenemos proyecto, programa, y sobre todo mucha convicción y amor por el pueblo”. 

La puntera de las encuestas se dijo “muy tranquila” respecto a los resultados de las elecciones, pues aseveró que cuenta con el respaldo de “millones y millones de mexicanos y mexicanas” y planteó que su programa fue diseñado con base en más de 400 mesas de trabajo. 

Preguntada sobre la inseguridad en el país y los asesinatos de candidatos, la exjefa de gobierno confió en que el INE trabajará de la mano con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) para tener una “elección pacífica”. 

Máynez llega con Colosio 

Jorge Álvarez Máynez, candidato por MC, llegó cinco minutos después de la hora programada, y subió al estrado con varios cuadros del partido, a quienes agradeció por su apoyo. Destacó a Dante Delgado Rannauro, el líder nacional, y a Luis Donaldo Colosio, quien causó polémica la semana pasada al sugerir que MC y el bloque PAN-PRI-PRD deberían evaluar una declinación para presentar una candidatura única a la presidencia. 

Álvarez Máynez insistió en que su campaña ha sido “exitosísima” y que no ha dejado de crecer en “todas las encuestas”, lo cual evidencia que MC representa una “tercera opción”, “más allá de la polarización”. El diputado zacatecano aseveró que su partido tiene las puertas abiertas a “personas de otras afiliaciones partidistas”, pues recalcó que en todos los partidos hay “gente valiosísima”. 

 

El Debate 

Xóchitl reclama cierre de estancias infantiles y escuelas de tiempo completo 

El cierre de estancias infantiles, la eliminación de las escuelas de tiempo completo, así como la reducción de recursos para universidades y para ciencia y tecnología, fueron abordados en el primer bloque del tercer debate presidencial. 

Con un arranque centrado en la política social, el candidato de Movimiento Ciudadano (MC) recordó que durante el actual sexenio se redujo en 15% el presupuesto de las universidades públicas; en tanto, las becas para estudiantes de escuela pública que implementó Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México, son la tercera parte de lo que en realidad necesitan. 

“Claudia te quiere pobre”, dijo Xóchitl Gálvez, quien, por su parte, cuestionó el cierre de estancias infantiles y las escuelas de tiempo completo, además de reducir el presupuesto destinado a ciencia y tecnología. Por lo anterior, ofreció restablecer dichos programas y recursos. 

De acuerdo con Gálvez, 1.7 millones de niños están fuera de escuela y 97% de ellos viven en condiciones de pobreza. 

Claudia Sheinbaum recordó que en su momento como jefa de gobierno construyó dos universidades y varias preparatorias. Además, respecto a lo realizado en el gobierno actual, hay 200 universidades Benito Juárez, a donde fueron inscritos los rechazados que se convirtieron en becarios. 

Mario Delgado está bajo investigación de agencias estadunidenses: Gálvez 

Arturo Rodríguez García 

Sin identificar sus fuentes, la candidata presidencial opositora, Xóchitl Gálvez Ruiz, quiso justificar el 19 de mayo por qué había llamado a Morena “narcopartido” en el segundo debate presidencial. 

En una de sus intervenciones del tercer y último debate, dentro del bloque relacionado con Seguridad y Justicia, Gálvez Ruiz dijo que haría una revelación grave: que Mario Delgado, dirigente nacional de Morena, está bajo investigación penal por agencias estadounidenses. 

La declaración de Xóchitl Gálvez fue precedida por el caso de Sergio Carmona, un empresario tamaulipeco al que se vinculó con tráfico de hidrocarburos en aduanas, que presuntamente financiaba campañas de Morena cuando fue asesinado. 

La información al respecto, publicada en diferentes medios de comunicación y señaladamente en Código Magenta, exhibió una relación con Mario Delgado; la designación de Julio Carmona, hermano de Sergio, como titular de la aduana de Reynosa, por donde habrían entrado millones de litros de combustible ilegal, y, finalmente, su huida a Estados Unidos. 

Según Gálvez Ruiz, Julio Carmona actúa ahora como testigo protegido y, luego de decir lo anterior, señaló la presunta investigación estadounidense sobre el líder nacional de Morena. 

Xóchitl saca en el debate el libro de Anabel Hernández, Sheinbaum dice que es ficción 

El libro de Anabel Hernández, La historia secreta y, concretamente, el capítulo “La heredera”, fue exhibido por Xóchitl Gálvez durante el tercer debate presidencial. El propósito: señalar que Claudia Sheinbaum y Omar García Harfuch tienen relaciones y recibieron dinero del hampa. 

Para Claudia Sheinbaum, las fuentes de información del libro no son confiables y así lo dijo. Acto seguido, consideró que tenía mejores fuentes La reina del sur de Arturo Pérez-Reverte y recomendó que ya mejor leyeran ficción, específicamente a Ray Bradbury con Fahrenheit 451 o ya de plano Crónicas marcianas

En el debate precedente, Gálvez Ruiz había llamado a Claudia Sheinbaum “narcocandidata” y esta vez fue más allá, mencionando parte del contenido del libro y defendiendo de antemano las fuentes de información de la autora, que consideró para los morenistas son válidas para acusar a Genaro García Luna, pero no cuando señalan a Andrés Manuel López Obrador. 

Además, anticipó que “como Claudia siempre pide que se pongan las denuncias”, ella, Xóchitl Gálvez ya lo había hecho. 

El momento implicó un llamado de atención a Gálvez de la moderadora Luisa Cantú, quien le recordó a Gálvez que el formato prohibía la exhibición de libros. 

Claudia, tú a los 10 años bailabas ballet, yo trabajaba: Gálvez 

Apenas iniciando el tercer debate presidencial, la candidata de la oposición Xóchilt Gálvez se lanzó contra la candidata oficialista, Claudia Sheinbaum, al decirle que mientras ella a los diez años bailaba ballet, la candidata del PAN ya trabajaba. 

“Extorsionan a la gente diciéndoles que si no votan por Morena le van a quitar los programas sociales. Claudia yo te invito a que le digas a las personas que los programas sociales están en la constitución y es imposible quitarlos… mientras tú a los 10 años bailabas ballet, yo tenía que trabajar, por eso es imposible que yo quite los programas sociales”, afirmó. 

A lo anterior la candidata de la coalición Sigamos Haciendo Historia afirmó que en este gobierno hay 28 millones de familias que reciben un programa social. “Para nosotros la política social significa la felicidad del pueblo, estamos recuperando los derechos y ampliándolos que el PRIAN convirtió en privilegios y negocios, el día de hoy 28 millones de familias reciben un programa de Bienestar, ocho de cada 10 familias en nuestro país y de manera directa”, aseguró la morenista quien además señaló que son los únicos que pueden garantizar los programas. 

Los tres silencios de Claudia Sheinbaum 

Tres temas sensibles para la candidata de la coalición “Sigamos haciendo historia”, Claudia Sheinbaum Pardo, fueron abordados durante el tercer debate presidencial y, sin embargo, quedaron sin respuesta. 

Sheinbaum Pardo dijo que no caería en provocaciones casi empezando el debate, cuando en el primer bloque se le cuestionó sobre una casa a la que Xóchitl Gálvez se ha referido insistentemente en los debates: una propiedad irregular que no fue declarada, sobre la que Sheinbaum simplemente dice que es mentira. 

El siguiente tema fue sobre la Iglesia, en la que Gálvez acusó a Sheinbaum de simular al llevar la imagen de la Virgen de Guadalupe en una falda a la reunión con el Papa cuando no cree en la virgen ni en la Iglesia católica. Además, refirió que mandó destruir una iglesia cuando fue alcaldesa de Tlalpan. 

Una vez más, Sheinbaum Pardo dijo que no caería en provocaciones y que al día siguiente su equipo daría una respuesta puntual, sin precisar si se refería a la imagen de la virgen, a su profesión de fe o a la iglesia referida. 

El tercer tema al que optó por no responder fue en relación con el ministro Arturo Zaldívar y las diferentes acusaciones y revelaciones de días pasados sobre su desempeño como presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

El asunto fue abordado por Xóchitl Gálvez, pero también por Jorge Álvarez Máynez, quienes mencionaron que ahora está en el equipo de la candidata morenista, sin embargo, en los diferentes momentos, omitió el tema.

Del “comes y te vas” a la relación con Trump: los expresidentes y AMLO

Los expresidentes de México y quien hoy lo gobierna fueron constantemente referidos durante las intervenciones de las candidatas y el candidato presidencial durante el tercer y último debate, entre otros casos, en relación a la política exterior.

La peor parte se la llevaron los panistas, Vicente Fox y Felipe Calderón, luego de que Claudia Sheinbaum Pardo, la candidata de la coalición “Sigamos haciendo historia”, recordó el “comes y te vas” del primero y el operativo “Rápido y furioso”, como episodios vergonzosos de la relación bilateral con Estados Unidos.

Las alusiones, apenas mencionadas por Sheinbaum, tienen que ver con una llamada de Vicente Fox al entonces presidente de Cuba, Fidel Castro, tratando de darle instrucciones para que, durante una cumbre internacional, evitara estar presente al arribo del presidente de Estados Unidos, en aquel tiempo George W. Bush. La conversación fue filtrada y dejó en ridículo al presidente mexicano inmortalizando la expresión: “comes y te vas”.

En el caso del operativo “Rápido y furioso”, el asunto se refiere al presidente Felipe Calderón, en cuyo gobierno se acordó un operativo con agencias estadounidenses para ingresar armas a México y rastrear a los criminales destinatarios de una compra ilegal. Pero las armas, simplemente, “se perdieron”.

Sheinbaum además, recordó “la humillación” de Enrique Peña Nieto frente a Donald Trump, para declarar luego que la política de López Obrador es un orgullo.

En su caso, Xóchitl Gálvez abordó la política internacional del presidente López Obrador, al decir, entre otras cosas, que se dobló con el estadunidense Donald Trump en el tema migratorio, al aceptar la devolución de migrantes de otros países sin exigir al menos que hubiera una regularización de mexicanos en Estados Unidos. Además, sostuvo que López Obrador no asiste a cumbres internacionales porque le teme a la crítica.

Y ya en el tema migratorio, recordó el incendio de la estación de Ciudad Juárez, ocurrida el año pasado y donde murieron 40 personas, así como la situación de violencia e inseguridad en la frontera sur.

Gálvez dice que gobernaría sin distingo partidista 

Xóchitl Gálvez, candidata de la coalición Fuerza y Corazón por México, afirmó que será una presidenta “daltónica” al referirse que ella está de acuerdo con los gobiernos de coalición porque México es un país plural. 

“Por supuesto que estoy de acuerdo con los gobiernos de coalición, y yo voy representar un gobierno de coalición, pero no sólo con lo partidos que me trajeron a la presidencia, yo sí me voy a sentar con todos, voy a ser una “presidenta daltónica”, con lo guindas, con lo rojos, con los verdes, con los amarillos, los naranjas, los azules, con todos, porque somos un país plural”, afirmó. 

La candidata opositora resaltó que México es un país que tiene que crear consensos, ya que es un país multiétnico y multicultural, donde hay diferentes pensamientos, por lo que aseguró que tendrá un gabinete plural y de coalición. 

“Yo creo que tenemos que ponerle fin a un presidente que habla y habla, para entrar a una presidenta que escucha, escucha y resuelve, por lo tanto, para mí la solución sí son los gobiernos de coalición”, afirmó.

Xóchitl ratifica acusaciones contra Morena; “Son ataques llenos de calumnias y mentiras”: Sheinbaum 

Jorge Álvarez Máynez adoptó una postura ecuánime respecto a los dos grandes bloques partidistas, a los que propinó tanto críticas como muestras de respeto 

Mathieu Tourliere 

Una vez concluido el tercer debate presidencial, Xóchitl Gálvez Ruiz reiteró sus acusaciones contra Morena y descartó la opción de una alianza con Movimiento Ciudadano; Claudia Sheinbaum Pardo calificó los ataques de su rival como “calumnias” y reiteró que ganará las elecciones del próximo 2 de junio de manera “contundente”, y Jorge Álvarez Máynez adoptó una postura ecuánime respecto a los dos grandes bloques partidistas, a los que propinó tanto críticas como muestras de respeto. 

Así como llegó primera al Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT) previo al debate esta tarde, Gálvez fue la primera en subirse al templete para dar a la prensa sus comentarios finales y proclamarse ganadora del ejercicio. Estuvo rodeada por Marko Cortés, Alejandro Moreno y Jesús Zambrano, los presidentes de los partidos de la coalición PAN-PRI-PRD, que la postula, así como por Santiago Taboada, el candidato de la coalición a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México. 

Gálvez hizo un breve repaso de los principales ataques que lanzó contra Sheinbaum -a la que refirió como “la mujer de las mentiras”- y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en el debate, especialmente en materia de inseguridad y de corrupción, pues insistió en que el gobierno de Estados Unidos está investigando a Mario Delgado Carrillo, el líder nacional de Morena, por el huachicoleo fiscal. 

Aunque dijo tener “mucho cariño” hacia Movimiento Ciudadano, Gálvez rechazó haber solicitado a Jorge Álvarez Máynez su declinación para presentar una candidatura única de oposición. 

La candidata opositora también respondió, a destiempo, a las acusaciones de Sheinbaum sobre la responsabilidad del régimen del PRI en la masacre de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968, pues recordó que el político que ordenó la represión era Javier García Paniagua, el abuelo de Omar García Harfuch, quien fuera secretario de Seguridad Ciudadana del gabinete de Sheinbaum y es candidato a senador por Morena.

“Gané por tercera vez”: Sheinbaum 

Sheinbaum se presentó ante la prensa poco después de la política hidalguense, flanqueada por una parte de su equipo de campaña y por Clara Brugada, la candidata de Morena al gobierno capitalino. La puntera en las encuestas afirmó que ganó “por tercera vez” el debate y confió en que las críticas de la oposición no cambiarán de “ninguna manera” las tendencias hacia su triunfo electoral. 

Sheinbaum se quejó de que “lo único” que tienen los integrantes de la oposición son “ataques llenos de calumnias y mentiras”; rechazó que el gobierno haya abandonado a las víctimas, y tachó de “absurdo” el planteamiento según el cual Morena implementa un régimen autoritario. “Siempre hemos estado al lado de la democracia”, dijo. 

Interrogada sobre la conformación de su eventual gabinete, Sheinbaum pidió paciencia, pues aseveró que “habrá tiempo” después de las elecciones del 2 de junio. Por mientras, recordó que realizará una gira en los estados para el cierre de campaña, la cual concluirá con una concentración en el Zócalo capitalino el próximo 29 de mayo, para “prepararnos al triunfo”. 

Álvarez Máynez, por su parte, rechazó tener una inclinación personal por el bloque oficialista o el opositor, pues si bien refrendó su “respeto” hacia Sheinbaum y Gálvez, acusó a Morena de no tener otra ideología que “el poder por el poder” -dijo que un partido de izquierda no debería estar a favor de la prisión preventiva oficiosa-, y deploró que la oposición haya incrustado el tema confesional en el debate, una referencia a las críticas de Gálvez contra Sheinbaum por ir al Vaticano con una estampa de la Virgen de Guadalupe sin ser creyente. 

El candidato de MC se dijo muy contento de su participación en el debate, y agregó que su partido está “mejor que nunca” en las encuestas desde que inició el proceso electoral. Por ello, aseveró que declinar a favor de Gálvez “nunca ha sido una opción” y que el tema no está en su agenda. 

Sobre la Marea Rosa, la manifestación multitudinaria convocada por la oposición el 19 de mayo en varias ciudades del país, incluyendo una conglomeración masiva en el Zócalo capitalino, Máynez señaló, con ironía, que él vio “mucho rojo, mucho azul y mucho amarillo” -los colores del PRI, PAN y PRD- en las manifestaciones y deploró que el origen “ciudadano” del movimiento de color rosa “se desvirtió mucho”. 

El diputado zacatecano recalcó por ejemplo que, en Monterrey, uno de los oradores de la mañana en la Marea Rosa fue el “pillo” de Adrián de la Garza, el candidato de la coalición opositora a la alcaldía de la capital regiomontana, quien intentó asumir la gubernatura en lugar de Samuel García a principios de año. 

La recuperación partidista de la Marea Rosa “es una traición a la esencia, a la causa democrática” del movimiento, aseveró, aunque inmediatamente después agregó que “todos los ciudadanos tienen mi respeto”, y comentó que el presidente López Obrador, con su 70% de aprobación, no tiene derecho a denostar al 30% restante.


Show Full Content
Previous Escaramuzas de Aguascalientes ganan dos medallas de oro en los CONADE 2024 
Next Sheinbaum: continuidad con ajustes, ante homicidios, secuestros, desapariciones, extorsiones… 
Close

NEXT STORY

Close

Faltó coordinación en el operativo sobre posible fosa clandestina: Seggob 

20/10/2020
Close