Tiro por la culata | La Purísima… Grilla - LJA Aguascalientes
18/06/2024

Mandibulín

Nadie me respeta, decía cada tanto una caricatura llamada Mandibulín, un gigantesco tiburón blanco que hablaba con voz infantil y era bastante bobalicón, condición que le ayudaba a, por error, atrapar a los villanos submarinos, que jamás lo respetaban a pesar de ser derrotados por él. Recordamos a Mandibulín como para que se den una idea de nuestra edad, condición que nos permite recordar esos dibujos y múltiples procesos electorales, varios de ellos presidenciales, y asegurar que jamás habíamos sido testigos de una falta de respeto tan acendrada hacia los candidatos presidenciales Jorge Álvarez Máynez, Xóchitl Gálvez y Claudia Sheinbaum.

 

Clásico

Recordamos como un clásico electoral y punto bajísimo el “Me ha llamado chaparro, me ha llamado mariquita, me ha dicho La Vestida, me ha dicho mandilón”, con que acusó en un debate Francisco Labastida Ochoa a Vicente Fox, de ahí pal real, pocas cosas nos asustan, pero cuando hablamos de respeto no nos referimos al intercambio de acusaciones entre candidatos, como el de Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez al intercambiar “candidata corrupta” y “narcocandidata”, sin una sola prueba y con el único afán de encender el ánimo de prender a sus huestes, digamos que eso ya es normal. El respeto que extrañamos es el que se tenía entre la comentocracia, los líderes de opinión y periodistas al tratar a los presidenciables, más allá de lo que los aspirantes se dijeran, siempre se les trataba con educación, pero hoy, cualquier hijo de vecino se siente con el derecho de pendejear al Máynez, la Xóchitl o la Sheinbaum, en ese nivel estamos.

 

Reclamos

Cualquier mono detrás de un micrófono puede coscorronear a Xóchitl Gálvez porque no fue suficientemente grosera o se puso huipil; cualquier cavernícola en la pantalla puede insultar a Claudia Sheinbaum acusándola de ser un títere; todo opinólogo que transmite en streaming desestima a Jorge Álvarez Máynez o lo llama esquirol; la falta de educación va más allá de intentar llevarse de piquete de ombligo para quedar bien, son insultos, agravios, que se sueltan a la menor provocación porque se compraron la idea de que el país está polarizado entre buenos y malos, fifís y pueblo. Se confunden los argumentos con la vejación, porque hoy cualquier imbécil puede grabar un podcast o subir un video y postular su opinión.

 


Reflejo

Pero la falta de respeto más grave no es de los medios y redes a los candidatos, es de la clase política en general hacia el electorado, que como cree que puede tratar como sus criados a los candidatos presidenciales, puede hacer lo mismo con el electorado, que fue lo que hizo ayer Alejandro Moreno Cárdenas, el dirigente nacional del Revolucionario Institucional al postular que “La única forma de tener un triunfo contundente en las elecciones del 2 de junio, es hacer un gran bloque opositor, por eso Jorge Álvarez Máynez debe declinar a favor de Xóchitl Gálvez” y para apuntalar su ideota antidemocrática, Alito Moreno apuntaló ofreciendo que si el de Movimiento Ciudadano declinaba, él dejaba la dirigencia del PRI y su candidatura plurinominal al Senado, a cambio también tendrían que ceder todos sus espacios publicitarios y dárselos a Xóchitl Gálvez.

 

Esas son puras mentiras

Los candidatos pueden renunciar a la candidatura en cualquier momento, están en su derecho, pero para que el partido que los postule pueda hacer un cambio, lo deben hacer 30 días antes de la elección, tiempo que ya pasó; si un candidato plurinominal renuncia, sólo se recorre el lugar en la lista; Alito Moreno no estaría perdiendo nada; hay más, en sus mentiras, después de la elección del 2 de junio, el dirigente se tiene que ir, porque al igual que Marko Cortés, dirigente del PAN, se le acaba el tiempo que con artimañas extendieron su tiempo en el cargo y habría que renovar las dirigencias. Ofrecer una “declinación” a Álvarez Máynez en este momento, no sirve absolutamente de nada, no abona a promover el voto, y mucho menos consolida una supuesta oposición a Claudia Sheinbaum.

 

Nieve de limón

“¿Y su nieve de qué la quiere, Alito? ¿De qué se la vamos a dar? -contestó Jorge Álvarez Máynez al dirigente- Alito, de entrada renuncia porque le has hecho mucho daño al país, renuncia a la dirigencia del PRI, ese espacio lo debería ocupar una gente seria de ideas, de congruencia como Beatriz Paredes. Renuncia al Senado, sé que estás viendo que legalmente ya no se va a poder, que eres muy mañoso, pero renuncia, hazte a un lado y con mucho gusto sumamos a perfiles serios, congruentes, un esfuerzo ciudadano, un esfuerzo que pueda construir un horizonte distinto para México, de entrada, hazte a un lado”; contundente el aspirante de Movimiento Ciudadano.

 

Engañabobos

A los haters de Jorge Álvarez Máynez no les costará dar la maroma necesaria para convertir a Alejandro Moreno un prócer de la democracia, su ignorancia se los permite, todo sea con tal de conseguir likes; y no verán que a Moreno Cárdenas le salió el tiro por la culata porque la respuesta del candidato de Movimiento Ciudadano planteó una salida a todos los priistas que después del 2 de junio se den cuenta que su dirigente sólo trabajó para conseguir, con la derrota, un lugar en el Senado y, ante la renovación de la dirigencia, una opción real de conformar un bloque opositor sea con el liderazgo de Beatriz Paredes. ¿Saba cuántos suspiros aliviados salieron de los pechos priistas cuando oyeron el nombre de la senadora?, a eso súmele que tras el desempeño de Xóchitl Gálvez como candidata prianrredista, no ha faltado quien asegure a toda voz que a la coalición les hubiera ido mejor si Enrique de la Madrid o Beatriz Paredes no se hubieran bajado para darle paso a la senadora con licencia. Alito Moreno, después de la elección y exhibido como plurinominal, tendrá que enfrentar la recomposición de un partido que ya es puras migajas, y Álvarez Máynez les mostró una mesa de negociación digna a los priistas arrepentidos. Ouch.

 

El demoledor

Las reacciones a la oferta de Alejandro Moreno, sobre todo en redes y las cientos de mesas de debate que se realizaron para analizar el intercambio propuesto a Jorge Álvarez Máynez será una anécdota menor ante la realización del tercer y último debate entre los candidatos presidenciales, no va a pasar a mayores será un chiste, como los muchos que hacen desde ya los de Morena, como Mario Delgado, que demanda que Alito Moreno no renuncie porque nadie mejor que él para acabar con el PRI; a lo que hay que sumar la andanada que están recibiendo por parte del morenaje las huestes de Claudio X. González al poner de tapete de los candidatos prianrredistas a la Marea rosa que alguna vez salió a defender al INE y hoy quieren llevar de acarreados para aplaudir a los aspirantes del PRIANRD. Otro tiro por la culata.

 

20 días

Los que dicen que le saben señalan que los debates no sirven para nada, y después de cada uno, se han movido las encuestas; los expertos agitan los simulacros universitarios sólo cuando salen a su favor; los sesudos analistas desestiman cualquier cosa que se haga en campaña, porque el arroz ya está cocido… Los que saben también aseguran que los electores deciden su voto días antes de la elección, incluso al momento de encontrarse con la boleta; cada vez está más cerca el 2 de junio y, aunque nosotros no sabemos, estamos convencidos de que el traspié de Alito Moreno, y el tercer debate no va a beneficiar a Xóchitl Gálvez y sí a Jorge Álvarez Máynez.

 

La del estribo

Claro que hay piso parejo, no podemos desmentir al presidente Andrés Manuel López Obrador, después de vivir todo su sexenio en Palacio Nacional es difícil que reconozca un terregal.

 

@PurisimaGrilla


Show Full Content
Previous Demandan congruencia en el debate y más en LJA.MX, edición 15/5/2024
Next Jorge Alvárez Máynez ofrece salario de 20 mil pesos a maestros en México