Carro azul | La Purísima… Grilla - LJA Aguascalientes
23/07/2024

Hoy, hoy, hoy

Este lunes se reincorpora a la presidencia municipal de Aguascalientes Leonardo Montañez Castro, por el momento, lo que está en la mesa, como si fuera realmente importante, es en dónde va a quedar José Juan Sánchez Barba, alcalde suplente capitalino quien duró en el encargo apenas dos meses.

 

Somos amigos y ustedes amigos

No es que sea cosa menor el relevo de José Juan  Sánchez Barba al frente del municipio, finalmente, dicho por él mismo, tiene el futuro como servidor público asegurado, no necesariamente por su desempeño sino porque: “tanto Leonardo Montañez como Tere Jiménez son grandes amigos míos, y somos compañeros de hace muchos años, buscaré la manera de participar en alguna trinchera.”

 

Relevos australianos

Afortunadamente, para José Juan Sánchez Barba, su futuro en el servicio público, no depende de la evaluación de su desempeño como alcalde suplente sino de la amistad desarrollada con el presidente municipal y la gobernadora; y no es nada en contra del alcalde suplente que hoy le devuelve el cargo a Leonardo Montañez, es simplemente la normalidad de la vida política en el lunar azul de la República Mexicana, a eso nos han acostumbrado las administraciones blanquiazules, con especial énfasis desde el ascenso al poder de Teresa Jiménez Esquivel.

 


Costumbre

Leo Montañez regresa a la presidencia municipal en octubre, para iniciar su segundo periodo al frente de la administración, un regreso similar al que realizó, en dos ocasiones, la actual gobernadora, primero cuando en 2019 buscó la reelección como alcaldesa de la capital y, por unos meses, Miriam Rodríguez Tiscareño, le entró al quite supliéndola. Luego, en marzo del 2021, Cecilia López Ortiz rindió protesta como presidenta municipal de Aguascalientes, para que Teresa Jiménez pudiera irse a hacer campaña como diputada federal de representación proporcional por el PAN, ella duró un par de meses más en el cargo y fue quien realizó el proceso de entrega-recepción para el primer periodo de Montañez Castro.

 

Suavecito

Con su reelección, Leo Montañez asegura una transición sin contratiempos, sin pretextos que obstaculicen la entrega-recepción y con el compromiso de cumplir con las promesas de continuidad, de la misma manera que ocurrirá en los otros cuatro municipios donde con el PAN lograron reelegirse los alcaldes, en Asientos, con José Manuel González Mota; Calvillo, con Daniel Romo Urrutia; San Francisco de los Romo, con Margarita Gallegos Soto; y Tepezalá, Leticia Olivares Jiménez; con la diferencia de que el final del segundo periodo en la capital coincide con la siguiente elección de gobernador, en la que, de manera natural, el candidato a suceder a Teresa Jiménez Esquivel será Montañez Castro.

 

Arranque

Uno de los éxitos de la campaña de Leonardo Montañez es similar a lo que dicen que hizo ganar a Claudia Sheinbaum la presidencia: presentar de manera muy sencilla sus propuestas, promesas concretas traducidas a obras tangibles, la continuidad pues; a diferencia de municipios como Jesús María y Pabellón de Arteaga, que también ganaron los panistas pero tendrán que presentar un proyecto diferente al de los alcaldes anteriores, en el caso de Lucero Espinoza Vázquez no puede seguir la misma línea con que Humberto Ambriz administró Pabellón; el delfín de Antonio Arámbula en Jesús María, César Fernando Medina Cervantes, ya declaró que apenas está viendo cómo conformará su gabinete y pensando en quiénes se quedan y quiénes se van.

 

L +

Las propuestas de Leonardo Montañez en campaña eran lograr “más” para el municipio capital, esa es la continuidad a la que nos referimos, ahí está su plan, el trabajo a realizar será de convencimiento político, a lo que está acostumbrado, pues aunque tiene la mayoría del Cabildo, seguirá teniendo el reto de convencer a los regidores de oposición, lo que incluye tratar con quienes compitieron contra él, Karla Espinoza de Movimiento Ciudadano y Martha Márquez de Morena; los obstáculos para conseguir ser candidato del PAN a la gubernatura no estarán dentro del Cabildo sino dentro de su propio partido.

 

Trabas

De la administración de Felipe González a la de Martín Orozco, cada gobernador que ha querido imponer a su sucesor, ha fallado, o pierde su partido o no gana su favorito; Leonardo Montañez cuenta con la ventaja de ser bien visto por la gobernadora, pero ella estará ocupada en la continuidad de su propia carrera política; todo mundo sabe que al senador reelecto Antonio Martín del Campo se le queman las habas por esa candidatura, lo que se le hubiera facilitado si Xóchitl Gálvez hubiera ganado la presidencia, pero como no fue así, la opinión de la candidata prianrredista ya no cuenta; y todo indica que hay que hacer una enorme labor entre el panismo local y su dirigencia nacional. 

 

Empanizados

De lo anterior la importancia sobre el relevo de las dirigencias panistas, que deberán ser sí o sí en este año. Tanto Marko Cortés como Javier Luévano deberían dejar sus presidencias, por estatuto y, en el caso de Marko Cortés, por dignidad. Javier Luévano ya anunció que no descarta la idea de reelegirse, sobre todo por los resultados que, según él, entregó en la elección: carro completo en el Congresito y, hasta ahora porque falta la decisión final sobre Cosío, ocho municipios azules; el único problema que tiene Javier Luévano es que todo mundo sabe que no fue él quien iba al volante de la camioneta que arrasó en 18 distritos.

 

Escupir al cielo

Un paréntesis, en un medroso post en X, Javier Luévano aventó la piedra escribiendo: “Cómo dice la frase célebre popular, más pronto cae un hablador que un cojo, no puedes criticar al partido a nivel nacional, cuando ni siquiera participaste y no diste resultados en lo local. ¡Calladito te ves mejor! Como los valientes, mil gracias a los que se la jugaron, en Aguascalientes el PAN es de PRIMERA”, en obvia referencia a la petición del exgobernador Martín Orozco sobre el relevo en la dirigencia nacional; ah, caray, ¿qué significa en la lengua originaria de Javier Luévanotl la frase: calladito te ves mejor?, ¿a qué valor hará referencia en chicahualense eso de “valientes”?, porque si algo no puede presumir el dirigente estatal panista es haber estado con sus candidatos, durante toda la campaña Javier Luévano se mantuvo en las oficinas del partido, con esporádicas apariciones, siempre cargando a los fardos de Kendor Macías e Iván Sánchez Nájera; y presumir algo del “triunfo” de la candidata presidencial de la coalición en Aguascalientes, pues, es estirar mucho la liga, como tenía asegurada la suplencia en el Senado de Antonio Martín del Campo, dejó que el exalcalde capitalina cargara en sus hombros toda la chamba… La bravata de Javier Luévano en contra de Martín Orozco Sandoval no sólo es inútil, al exgobernador la oportunidad de contender por la dirigencia nacional de su partido se le fue hace mucho tiempo, y revivir pleitos en nombre de la gobernadora sólo demuestra la incapacidad de leer la lealtad de los panistas. Allá él

 

La del estribo

A los exgobernadores que exigen ya el relevo de Marko Cortés se sumó el fin de semana Adriana Dávila Fernández, quien realizó una serie de entrevistas en medios para posicionarse como posible relevo en la dirigencia nacional panista y, como los exgobernadores, a los que hay que sumar a Martín Orozco, pide que Acción Nacional atienda las voces que claman que el partido se abra a la ciudadanía y que se modifique el método de elección de la dirigencia; quizá lo más interesante de las ideas que plantó Adriana Dávila es que al PAN jamás lo ha dirigido una mujer y, quizá, ya es hora; lo mismo aplica para Aguascalientes.

 

 

@PurisimaGrilla


Show Full Content
Previous 7 de cada 10 homicidios ligados al narcomenudeo y más en LJA.MX, edición 17/6/2024
Next AMLO admite que elección popular de jueces y magistrados puede tener riesgos 
Close

NEXT STORY

Close

Aguascalientes, en espera de autorización para usar plasma como tratamiento para enfermos graves de Covid-19 

13/05/2020
Close